Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Superliga Masculina

Campeonar por la vía rápida

El Guaguas quiere sentenciar el título liguero en la primera de las dos opciones que tiene en la pista del Unicaja Almería, al que gana 2-0 (17.30 horas, Televisión Canaria)

Kukartsev, del Guaguas, intenta superar el bloqueo de Fornés y Colito, del Unicaja, en uno de los partidos de la final. | | LP/DLP

El CV Guaguas, con un asa del trofeo que corona al campeón de la Superliga Masculina de voleibol agarrada tras ganar como local los dos primeros partidos de la serie final frente al Unicaja Costa de Almería y ponerse con 2-0 a favor, pretende sostener hoy (17.30 horas, Televisión Canaria) la otra para levantar al cielo almeriense el que sería el sexto entorchado liguero en la historia del club y el primero del nuevo proyecto, que en la temporada de su regreso a la competición ya logró el de la Copa del Rey. Si no consigue esta tarde el triunfo, mañana a la misma hora tendrá una nueva ocasión también en la cancha andaluza.

La entidad grancanaria, 27 años después, se encuentra solo a un paso de retomar su hegemonía en el vóley nacional, como ya lo hizo en la década de los 90. Los amarillos tienen la estadística a su favor. Esta dicta que ningún equipo ha conseguido remontar un 2-0 en contra en una final de la Superliga.

Pero ojo, el Unicaja Costa de Almería se agarra a su actuaciones en cuartos y semifinales, donde lograba superar las eliminatorias volteando el resultado, aunque en ambas ocasiones las series eran al mejor de tres. A cinco encuentros la dificultad es mayor, pero no renuncian a intentar volver al Centro Insular de Deportes la próxima semana para el que sería definitivo duelo.

Pero en ese reto se topa con un Guaguas cuya intención primera es campeonar hoy, y a más tardar, mañana. El conjunto grancanario aterriza en Almería con las ideas muy claras y la filosofía que desde el arranque de la temporada ha proclamado su técnico Sergio Miguel Camarero: ir punto a punto.

Los grancanarios, invictos desde el mes de diciembre del año pasado, confían en la solidez de su bloque para completar una gran temporada con el doblete. Y lo hace con todos sus hombres al mejor nivel de juego para convertirse en un rival temible.

El Unicaja Costa de Almería, además de la presión que supone el no poder fallar, cuenta con otro déficit importante, la posible ausencia de uno de sus hombres clave. Augusto Colito ya no pudo jugar el pasado domingo el segundo encuentro en el Centro Insular de Deportes y es seria duda para hoy y mañana, si se disputase un cuarto partido. Pero la necesidad apremia a los almerienses y no es descartable que se le fuerce para que esté en cancha.

Si no llega Colito, el técnico Belenguer tiraría de su guardia pretoriana, liderada por Ignacio Sánchez y con el buen momento de Vigil, Fornés, Ferrera e Iribarne como principales argumentos para soñar como mínimo con forzar un duelo más.

El Unicaja, en su condición de grande de España en este deporte, llega tocado pero para nada hundido. Ya demostró ante el Teruel, en semifinales, su espíritu de lucha y un gen ganador que le hace sacar fuerzas de flaqueza en los momentos complicados.

Pero eso sí, esta vez no tendrá el apoyo de su público en el histórico Pabellón Moisés Ruiz, uno de los templos del vóley español. La ruidosa y numerosa afición almeriense, como ya le pasara al Guaguas en el Centro Insular Deportes, no podrá llevar en volandas a los suyos por las restricciones que conlleva la pandemia.

Sin duda, este factor resulta favorable a un equipo amarillo con jugadores curtidos en mil batallas. La que se les presenta hoy, de saldar con triunfo el tercer choque, les haría entrar en la historia de un club donde ya figuran auténticos mitos de este deporte en la primera etapa.

Compartir el artículo

stats