Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piloto de rallys y parcipante de la Extreme-E

Christine Giampaoli «Vamos a llegar a todo el mundo para concienciar sobre el cambio climático»

Christine Giampaoli. | | LP/DLP

Christine Giampaoli. | | LP/DLP

Se considera una “mujer del mundo”. En sus redes sociales le podemos ver cada semana prácticamente en cualquier destino geográfico que se le antoje o al que le lleve alguna de las tantas competiciones en las que corre. ¿Cuál es su bandera?

Pues siempre digo que mi corazón es italo-canario. Tengo a mi familia repartida por las islas y cuando vengo a casa no paro de visitar a todos los amigos y gente del motor. A ver, nací en India, viví muy poco tiempo en Italia y cuando tenía 14 años decidimos venirnos a un sitio más caluroso y acabamos aquí. Recuerdo que cuando llegué no hablaba apenas inglés ni español y fue un poco complicado al principio, pero mira hacía olé [mueve sus manos al estilo sevillana] y me comunicaba con todo el mundo, me encantaba. Es verdad que ahora no paro de viajar pero siempre que puedo venir siento el relax de estar en casa.

Para los que estén perdidos todavía, Canarias es su casa...

¡Claro! Te pongo el ejemplo. Cuando aterrizo con el avión en una ciudad distinta siempre me despierta la curiosidad de saber lo que hay, conocer el sitio y tal. Pero cuando llego aquí es como que siento la Isla, es la paz de estar en casa [resopla].

Giampaoli Zonca, su palmarés está ahí para el que quiera descubrir su talento al volante. Pero ahora le llega una oportunidad en un nuevo mundo del Extreme-E. ¿Cómo convence al aficionado medio de que se pegue a la televisión para verla?

Lo primero que puedo decir es que este tipo de carreras no se ha visto nunca hasta ahora y por eso merece la pena el formato de competición. Lo guay de todo esto es que vamos en parejas y encima somos mixtos. Eso en lo competitivo, pero hay que tener en cuenta el tema de verdad de esta competición que es el movimiento de salvar el planeta que estamos llevando a cabo.

¿Cree que el futuro de las competiciones automovilísticas pasan por los vehículos electricos?

A ver, a todos nos encanta el ruido del motor, pero salvo ese sacrificio, creo que debemos concienciarnos y seguir por este camino hacia el futuro.

¿Qué hay de diferente con los coches tradicionales?

Al principio es muy raro, no te guías por esa información del ruido del motor, pero te vienen otros muchos ruidos que te hacen sentir el coche de otra forma. Te conectas con él, por así decirlo. Y bueno, la potencia que tienen es una salvajada. ¡Son 550 caballos! Es un poco pesado y grande, pero con un potencia brutal. Parece que tienes un interruptor en el que dices on-off y venga, a volar [estira el cuerpo describiendo gran velocidad]. El primer día que probé tenía un chicle en la boca y no fue la mejor idea [ríe].

¿Puede ampliar un poco más la idea de “salvar el mundo” al que se refería antes?

El Extreme-E va a cinco localizaciones de las más recónditas del mundo y tenemos una obligación: dejarlo mejor de lo que nos lo encontramos. Nunca se ha corrido en los parajes a los que vamos a ir y vamos a demostrar que con el deporte podemos mejorar la situación de estos sitios. Y con la repercusión que hubo en la primera carrera vamos a llegar a todos el mundo para concienciar sobre el cambio climático. ¿Quién no quiere ver competir a Carlos Sainz, Sebastian Loeb, Johan Kristoffersson, que para mí es algo sobrenatural en esta disciplina? Y después, ¿por qué iban a meterse los campeones del mundo de F1, Hamilton, Rosberg, o Button, que encima corre? Chicos y chicas, aquí está el futuro.

Ha soltado aquí una retahíla de nombres que le suenan hasta el menos amante del mundo del motor. Con este cartel, ¿qué siente al competir contra ellos?

Muchos nervios al principio, pero creo que los he sabido reconvertir y proponerme retos para ser mejor que ellos. Es una responsabilidad a la vez, porque tengo que estar a la altura. Siento que me adapta bien a este tipo de circunstancias. En la primera carrera decidí que salía a correr con los chicos, fui la única mujer que lo hizo y es que cuando me bajo la visera... ahí estamos el coche y yo y me da igual quien está a mi lado.

Háblenos de ese debut a principios de abril en Arabia Saudí.

Pues había mucha incertidumbre. Vas a un sitio que no conoces, pero a la vez estás pensando, guau, voy a correr en mitad de la nada entre los cañones del desierto. Pasamos por unos arcos súper bonitos y vino un chico y me dice: “Ah sí, eso son las tumbas de no se quién”. ¿Cómo iba a ocurrir eso sin los coches ecológicos? Es un privilegio formar parte de este campeonato del que aprender un montón.

Permítame que le cuestione sobre si tiene algún referente en la parrilla

Sí, lo tengo claro. Sebastian Loeb.

Discúlpeme por la siguiente pregunta entonces. Ha contestado con el nombre de un hombre. Entonces, para el futuro. ¿Le gustaría que algún día alguna mujer conteste a otro periodista que su referente es Christine Giampaoli?

Vaya, sí. Pues ojalá pueda suceder esto algún día. El motor es un mundo dominado por hombres y sería un sueño cumplido si puedo abrir camino para que haya mayor número de mujeres corriendo. Aun así, cada vez somos más y lo estamos logrando. Al final por mucho que haya participación femenina, todo lo marca un crono. Cuando me preguntan otras chicas, siempre digo: “si lo tienes claro, ve a por ello porque todas podemos”. Yo misma he salido de un taller en medio de las dunas [ríe].

El formato de Extreme E también ayuda a visibilizar a las grandes pilotos

Es que claro, ahora no es solo una competición en la que solo corran mujeres, que cuando ganas, destacas, pero es contradictorio a la vez. Aquí 50%-50% y el tiempo se suma. Hubo un poco de incertiumbre al principio, pero quedó demostrado que podemos hacer mejores marcas que los chicos. Al menos yo fui más rápida que mi compañero [ríe]. Mira si hemos sido visibles que hasta mi abuela que nunca ve nada de carreras me escribió porque me vio en la tele. Es brutal esto.

Compartir el artículo

stats