Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tamaraceite - Sevilla Atlético (1-1): A Eros se le apaga la luz

El delantero del Tamaraceite malogra dos clarísimas ocasiones en el último minuto y el cuadro de Chus Trujillo empata ante el Sevilla Atlético | Héctor Marrero, goleador isleño

48

Segunda B: Tamaraceite - Sevilla Atlético Andrés Cruz

La piedad de Eros. El ‘9’ que se pudo vestir de héroe. El atacante de la UD Tamaraceite malogró dos clarísimas ocasiones, la segunda bajo palos, y la formación de Chus Trujillo no pasó el empate ante el Sevilla Atlético (1-1) en la penúltima jornada. El ‘Támara’ se jugará el ascenso a Primera RFEF en la última fecha liguera y en La Condomina. No depende de sí mismo, pero el curso es de sobresaliente.

De Chus Trujillo a Asdrúbal Padrón -que ayer compitió con una protección en la cabeza-, al desenfreno de talento de David González, el cielo le debe una a esta legión de forajidos de la casta. Valentino adelantó al filial del conjunto de Nervión y Héctor Marrero, al filo del descenso, hizo el 1-1.

Alberto se retiró lesionado y el ‘Támara’ dijo adiós de forma encomiable de local a un curso que deja cierto sabor agridulce. La Primera RFEF parece una quimera, para un escudo que llegó a coquetear con la LaLiga SmartBank. Muchas emociones, quizás demasiadas, para el equipo del pueblo. El Juan Guedes vibró con los gladiadores de Trujillo que lucieron sus deficiencias en el remate. Eros y Fajir tuvieron en sus botas tres opciones para machacar al Sevilla Atlético y besar la última jornada con el ascenso en la mano. El lastre de los empates. El primer acto fue tenso, repleto de imprecisiones y de juego subterráneo. Quintero vio la amarilla en el primer estornudo (9’) y Luismi completó el primer disparo ante el Nauzet.

Adrián Peral le robó el esférico al ‘Moco’ y el disparo rozó el palo. Enorme cabalgada de Jordan, el mejor del primer tiempo, y el tiro de Toni Segura llevaba muchísimo peligro. Desde los costados, el Támara dinamitó la resistencia de un Sevilla Atlético con fisuras. A la media, Alberto tuvo que dejar su puesto a Héctor Marrero. El cambio de guardia en la muralla agitó el pulso. Llegaron los mejores minutos locales con dos disparos del Búfalo Asdrúbal Padrón. A los 40 minutos, en un envío lateral, y tras un gravísimo error de marca, Valentino firmó el 0-1. Remate inapelable y sin oposición.

Sin margen para lamentaciones, llegó el 1-1. David González y Jordan impusieron precisión velocidad y sorpresa. Fotograma a fotograma, el empate evidencia la raza y el empuje de los grancanarios. El nervio de Héctor Marrero valía la igualada a centro del lateral. Justicia poética y descanso.

En el 53’, lanzamiento de Aythami y Eros salta por un gris Quintero. Dos intervenciones prodigiosas de David García evitaron el 1-2. La entrega del eterno. Lluvia de cambios y mano clamorosa en el área del Sevilla Atlético que mereció el penalti. Tres remates a lo Julio Salinas en el Mundial de Estados Unidos 1994 echaron el resto. Eros, junto al palo y sin oposición, no dio con la fórmula de la gloria.

Compartir el artículo

stats