Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

Magic Johnson: 30 años de un anuncio que cambió la historia del sida

"Si hubiera sabido lo que sé hoy, no me habría retirado", aseguraba el base de los Lakers | "Demostró que pese a ser portador del virus se podía seguir jugando", explica Andrés Jiménez, que jugó contra él cuando regresó con el 'dream team'

Earvin Magic Johnson, del equipo americano de baloncesto en la ceremonia de entrega de medallas.

El 7 de noviembre de 1991 el mundo del deporte se quedó en 'shock' cuando Magic Johnson anunció que se retiraba porque era portador del virus del VIH. "Si hubiera sabido lo que sé hoy, no me habría retirado. Pero no lo sabía. Nadie lo sabía. Así que sólo me quedaba apechugar", explicaría tiempo después. "Hasta entonces pensaba que lo más duro que había hecho en mi vida era jugar ante Jordan o Bird, pero ese día empecé la lucha de mi vida". Uno de los mejores jugadores de todos los tiempos aprovechó su proyección pública para convertirse en portavoz de la lucha contra el sida. El genial base de los Lakers contribuyó a desestigmatizarla al disputar los Juegos Olímpicos de Barcelona-92 al año siguiente.  

Magic había visitado Barcelona en 1990 para anotar la primera canasta del Palau Sant Jordi y aprovechó para entrenar con el Barça, entre los que estaba Andrés Jiménez. El exbarcelonista se quedó de piedra al escuchar el anuncio del mito de la NBA. "Fue un impacto muy fuerte, en ese momento no se conocía el alcance de esa enfermedad. Al no conocer el caso mucha gente tuvo mucho miedo del contagio -comenta 'Jimix'-. A nivel de básquet se pusieron medidas de no compartir bebidas y había cierta histeria y miedo de lo que podía pasar. No se sabía cómo se contagiaba al principio. Gracias a Magic la mayoría de la gente descubrió que te contagiabas no por hablar o jugar con una persona o por tocar su sudor sino por relaciones sexuales". 

Magic Johnson dejó las canchas hace 25 años pero sigue siendo un referente.

Primer partido oficial en Badalona

Después de anunciar su retirada, Magic disputó tres meses después el All Star de 1992, pero el primer partido oficial que disputó fue en el Olímpic de Badalona. Que volviera a jugar, y además en el gran escaparate olímpico con el 'dream team', fue un mensaje potentísimo. "Sirvió para tranquilizar a mucho a deportistas que podían tener un cierto riego de estar unas situación como esta. Demostró que pese a ser portador del virus se podía seguir jugando. Fue muy impotente que fuera una figura tan carismática y que lo gestionara tan bien", comenta Jiménez, que anotó 23 puntos en el duelo con el 'dream team', en el que Magic se mostró en Badalona tan jovial como dos años antes. 

"Pude ver el miedo en sus rostros. Era suficiente", dijo tras sufrir un arañazo en un amistoso

decoration

Tras la gloria olímpica, llegó a hacer la pretemporada con los Lakers pero colgó las botas de nuevo ante las dudas que jugadores como Karl Malone expresaron pública y privadamente y al ver lo que sucedía al sufrir un arañazo en un amistoso contra los Cavaliers. "Pude ver el miedo en sus rostros. Era suficiente". Pero cuatro años después volvió a las pistas. "Es momento de volver. Quiero que mi hijo y mi hija me vean jugar. No me fui como quería irme antes y este es el motivo de mi vuelta".

Regreso cuatro años después

En febrero de 1996, con 36 años y unos kilos de más, tuvo un retorno de película: el base pasó a jugar de ala-pívot, rememorando aquel primer anillo que ganó, siendo un 'rookie' de 20 años, decidiendo en la pintura como pívot improvisado ante la lesión de Kareem Abdul-Jabbar. Con 36 años, en una edad en la que la mayoría de jugadores se retiraban y en una posición que no era la suya, promedió en 36 partidos 14,6 puntos, 6,9 asistencias y 5,7 rebotes. Pero más allá de los números demostró que ni ser portador del VIH ni la edad le no había arrebatado la magia.

Un estigma que aún pervive

"Hubo dos puntos de inflexión en la lucha contra el sida: cuando Rock Hudson sale doblemente del armario diciendo que tenía sida y era gay y cuando Magic anuncia que se ha contagiado por vía heterosexual", sentencia Bonaventura Clotet, presidente y fundador de la Fundación Lucha contra el Sida. "Sirvió para visibilizar y normalizar. Ayudó a difundir las vías de transmisión de esta enfermedad. Ni sudor, ni aliento ni aire, aunque mucha gente no quisiera jugar con él y lo rechazara".

Uno de los referentes mundiales en la lucha contra esta enfermedad explica como la "ignorancia y el miedo se vehículan a través del estigma y la distancia". "Ha sido y sigue siendo una enfermedad muy estigmatizada. Aún hay mucha gente que no lo comunica por miedo al estigma. Afortunadamente la esperanza de vida es normal si se empieza el tratamiento muy precozmente y con solo una píldora ya se puede cronificar", comenta Clotet. 30 años después del anuncio de Magic hay 1,2 millones de contagios y 800.000 muertes anuales, sobre todo en el África subsahariana por la falta de uso de preservativos, que se podrían prevenir con "terapias de preexposición". "El día que todo el mundo se trate con el tratamiento correcto no habrá más crecimiento de infecciones".

Compartir el artículo

stats