Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano

Adiós a Luisa Álvarez, pionera del “handball” desde Laviana

La lavianesa, apodada “Lángara” por su facilidad goleadora y que tuvo la primera licencia en España, muere a los 98 años

Luisa Álvarez, durante un homenaje en el polideportivo de Pola de Laviana en 2011.

El balonmano español está de luto por la muerte, a los 98 años, de Luisa Álvarez Iglesias, una de las pioneras de este deporte en España. Ella y Purina Zapico, fallecida en 2013, son reconocidas como las precursoras de este deporte, con el mérito añadido que lo hicieron no desde la capital ni desde una gran ciudad, sino desde una pequeña población asturiana como es Pola de Laviana.

Si Purina Zapico fue la que trajo el “handball” desde Alemania a Pola de Laviana, Luisa fue su principal y primera discípula y la que más trabajó por su divulgación y enseñanza. Luisa fue la elegida por Purina para liderar a un primer grupo de chicas que empezaban a practicar aquel novedoso deporte allá por el año 1938, cuando se jugaba en un campo de fútbol y once contra once. Tenía de aquella tan solo 15 años, pero ya desde el primer momento se convirtió en el alma máter de aquel grupo de incipientes jugadoras y también organizadoras de partidos e incluso de la búsqueda de dinero para poder jugar.

El primero once del que se tiene conocimiento oficial del equipo de Pola de Laviana estaba formado por: Amelia Cabrero, Lucila González, Ángeles Coto, Marina Laviana, Adela Álvarez, Encarna García, Pelita Martínez, Isabel Alonso, Ludi Alonso, Joaquina Concheso, Emi García, Ana Mari García y Luis Álvarez, que ya de aquella era la capitana.

Desde un principio destacó como goleadora, hasta el punto de que se le puso el apodo de “Lángara”, famoso futbolista y también gran goleador del momento. La popularidad lograda por Purina, Luisa y sus compañeras las llevó a salir en el No-Do, el obligado noticiario que se emitía antes de las películas en todos los cines de España. El balonmano a once era muy diferente al que luego evolucionó en sala y los resultados se asemejaban mucho a los de fútbol.

La suya fue la primera licencia oficial de balonmano tramitada en España, en 1939, y en su palmarés atesora tres títulos de campeona de España, dos con el equipo de Pola de Laviana (uno en 1943 en el balonmano a once y otro ya en sala en 1961) y el tercero también en el balonmano once en el año 1944, pero formando parte del equipo del Distrito Universitario de Oviedo. En Asturias tiene 22 títulos y con la selección regional una docena de medallas en competiciones nacionales. Su trayectoria se prolongó durante 23 temporadas, siendo todas ellas la capitana del equipo lavianés y de la selección asturiana. A los 38 años, y tras lograr el título en sala de 1961, Luisa Álvarez se retiró después de haber participado en todos los campeonatos de Asturias y de España que se celebraron desde 1939 hasta el 61. Para todas sus compañeras siempre fue la “gran capitana”.

A pesar de ser considerada como una de las mejores, Luisa no llegó nunca a ir con la selección española porque era una época en la que las jugadoras debían de pagar de su propio bolsillo desplazamientos y equipo y Luisa no podía hacerlo. Sin embargo, y en reconocimiento de sus méritos, la Federación Española le entregó una camiseta de la selección con su nombre.

Luisa Álvarez ha sido objeto de numerosos homenajes. Es insignia de oro de la Federación Asturiana y premio “Delfos”. También fue agasajada en su localidad natal, donde era muy popular y querida.

El funeral tendrá lugar a las cinco de la tarde de hoy en la iglesia parroquial de Santa María de Pola de Laviana, en cuyo cementerio será posteriormente enterrada.

Compartir el artículo

stats