Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ligue 1

Arde el PSG: guerra de celos entre Neymar y Mbappé

Sus discrepancias por lanzar los penaltis reflejan las malas relaciones entre el brasileño y el francés

Mbappé cuchichea con Neymar durante un partido. EP

Dispararse una bala en el pie cuando todo parecía que “aquest any sí”. Es la especialidad del París Saint-Germain y esta temporada no podía ser una excepción. Los celos entre Neymar y Mbappé por lanzar los penaltis han lastrado el buen inicio de temporada del conjunto parisino, que ganó con contundencia la Supercopa de Francia y los dos primeros partidos de la Ligue 1.

La goleada del sábado 5-2 contra el Montpellier quedó eclipsada por la enésima polémica de vestuario entre los galácticos del equipo propiedad de Catar. El brasileño y el francés discutieron brevemente sobre el césped del Parque de los Príncipes para ver quién lanzaba una segunda pena máxima, después de que Mbappé fallara una primera. Todo hubiera quedado en una anécdota… si no hubiera sido por el comportamiento en las redes sociales de Neymar, quien en 2017 protagonizó una polémica parecida con Cavani.

El “10” del PSG le dio a “Me gusta” a dos tuits de fanes suyos que cuestionaron que no fuera el encargado preferencial de las penas máximas. “Ahora es oficial. Mbappé es el lanzador de penaltis. Claramente, se trata de una cosa del contrato, ya que en ningún equipo del mundo Neymar sería el segundo lanzador, en ninguno”, aseguraba uno de los incondicionales del brasileño en la red social del pajarito.

“Neymar marcó y humilló al portero (otra vez más). En cambio, Mbappé disparó muy mal y falló”, escribió otro internauta que tachó de “absurdo” el hecho de que el goleador de Bondy lance los penaltis. Un rol en el equipo, confirmado el sábado por el entrenador Christophe Galtier, que consiguió tras su renovación astronómica en mayo, lo que evitó su fichaje por el Real Madrid.

La frustración de Mbappé

Pese a su condición de jugador franquicia (y mejor pagado) desde entonces, a Mbappé no se le ve feliz en este arranque del curso. Mientras sus compañeros en el tridente de ataque, Neymar y Messi, brillaron con luz propia, sobre todo el brasileño con un doblete, el francés destacó por su pobre rendimiento y su mal compañerismo en su debut liguero, tras haberse perdido la primera jornada por unas molestas en los abductores.

Además del llamado 'penalty gate', el 9 del PSG expresó su frustración varias veces durante el encuentro y echó una bronca al joven portugués Vitinha por no haberle pasado un balón. Según el diario L’Équipe, al francés ya se le había visto cabizbajo en los entrenamientos durante la semana pasada.

El principal rotativo deportivo galo apunta que esta actitud se debió a unos “problemas personales”, de los que no da más detalles. Sin embargo, Mbappé también puede sentirse frustrado al no haberse cumplido algunas de las promesas que le hicieron cuando renovó. Aunque el club aportó nuevos aires al proyecto con las incorporaciones de Galtier y de Luis Campos —el padrino del goleador francés en el Mónaco— como secretario técnico, la ansiada operación salida se encuentra encallada, cuando faltan poco más de dos semanas para el cierre del mercado. Allí siguen en el vestuario los Icardi, Ander Herrera, Rafinha, Gana Gueye…

Neymar y la petición de traspaso

Cuando en junio se filtró la lista de bajas deseada por Mbappé, un nombre destacaba por encima del resto: el de Neymar. Según el periodista francés Romain Molina, el brasileño no le perdona al francés que pidiera su traspaso. “No se trata de un problema de lanzador de penaltis, sino del malestar provocado por un jugador que pidió a la dirección la venta de un compañero (creyendo que este último no se enteraría)”, explicó este reportero, muy bien informado sobre las entrañas del PSG.

“Aunque Mbappé no lo pidió, no se hubiera opuesto a la marcha de Neymar”, añade este lunes L’Équipe. Este diario recuerda que el brasileño y el francés “nunca fueron buenos amigos” y que al '9' le molestó la falta de disciplina del '10', muy criticado por los aficionados parisinos. Pese a los rumores en junio y julio, Neymar continuará una temporada más en el Parque de los Príncipes, salvo una sorpresa mayúscula.

Quizás picado por haber sido relegado al rol de escudero del francés, y sobre todo consciente de que el Mundial de Catar está a la vuelta de la esquina, el brasileño empezó la temporada demostrando su mejor nivel. Hasta el punto que en los despachos del club parisino prefieren ver el vaso medio lleno ante la pelea de gallos entre dos de sus principales estrellas: “Preferimos a competidores que tienen hambre, en lugar de jugadores que pierden partidos y no le dan ninguna importancia”, declararon fuentes internas a la prensa gala.

Compartir el artículo

stats