Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La locura del descenso

Vuelta 2022: con los puntos y la calculadora en la mano

La ronda española tendrá otra lucha: evitar caer a la Segunda División | Dos equipos se condenarán. El Movistar está en riesgo. Y en Segunda, Tour y Vuelta no están asegurados en 2023

El conjunto del Movistar (que vestirá de blanco en homenaje a Valverde), en un canal de Utrecht, en la presentación de equipos de la Vuelta. MOVISTAR TEAM

Hasta ahora muy pocos se habían percatado de que las victorias en ciclismo dan puntos a los equipos. De repente, se ha desatado la locura y muchas escuadras han decidido prescindir de algún corredor en la Vuelta (y lo mismo ocurrió en el Tour) para llevarlo a pruebas menos importantes, que puntúen y evitar de este modo el nuevo invento de la Unión Ciclista Internacional (UCI). Este año hay descenso a Segunda División para los dos peores equipos de la categoría principal, la UCIWorld Tour, lo que implica, como principal daño, que en 2023 no los inviten a las principales carreras, entre ellas el Tour, la Vuelta y el Giro.

Los equipos que apostaron por centrar toda la temporada en las tres grandes, caso del Movistar, ahora están pagando las consecuencias, a la hora que rezan para que Álex Aranburu, al que no han traído a la Vuelta, llene el saco del equipo en el Tour del Lemosín, gane la prueba francesa y aporte 125 puntos al conjunto español, que está asfixiado. Son los que cierran el descenso, donde ahora están condenados el Lotto (que ha venido a la ronda española con un equipo de risa) y el Israel, el único que parece totalmente condenado a Segunda. Por eludir el descenso pelean conjuntos como el Cofidis, el EF, el Movistar y el Lotto. La pérdida de categoría implica menos proyección mediática a sus marcas y estar todo el año pendiente no solo de que te inviten a las tres grandes, sino a carreras como la París-Niza, la Volta, la París-Roubaix o el Tour de Flandes.

La queja de Valverde

"La pelea por los puntos te descentra totalmente a nivel deportivo", se quejó este jueves Alejandro Valverde, que nunca ha corrido pensando que su equipo podría descender. Lo cierto es que el reparto de puntos es una auténtica aberración. Por ejemplo, beneficia más adjudicarse el Gran Premio de Andratx (125 puntos) que una etapa del Tour (120).

Y si se ganan las dos carreras canadienses que se disputan el último fin de semana de la Vuelta se suman los mismos puntos que una victoria en París. Un sinsentido, aunque el sistema está en vigencia desde 2016 y los equipos solo se han quejado ahora cuando han visto el peligro.

Así, por ejemplo, las desgracias de Enric Mas que lo atormentan esta temporada le han hecho perder al Movistar al menos 750 puntos. En la Vuelta se puede dar la circunstancia, en una escapada, que un equipo se ponga a tirar por detrás porque va fugado un corredor que los puede condenar a Segunda y desentenderse de la general.  

Compartir el artículo

stats