Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

3 jornadas, 0 minutos

El 'invisible' Piqué, quinto y último central del Barça

Tres jornadas de Liga, 270 minutos de competición y ni uno solo en el campo

Alba y Piqué, en el banquillo del Camp Nou durante el Barça-Valladolid. Jordi Cotrina

Acabado el partido, tras una excitante goleada del Barça al Valladolid en un Camp Nou enloquecido, el balón no dejó de rodar sobre el césped. Se fueron los titulares al vestuario y se quedaron los suplentes participando en una larga sesión de entrenamiento. Duró una hora. Ahí estaban sudando Piqué, Alba y Sergi Roberto, tres de los cuatro capitanes, a quienes Xavi ha otorgado un rol secundario.

Aunque ninguno tan elocuente como el del central, que ha desaparecido abruptamente del once inicial. El lateral zurdo empezó siendo titular ante el Rayo, estuvo en los minutos finales de la goleada en Anoeta y ni pisó el césped frente al Valladolid. Sergi Roberto, en cambio, juega siempre, integrado en la zona noble de la segunda unidad del equipo que ha diseñado Xavi.

Piqué, en cambio, no figura en ninguna lista. Ni en la primera, donde solo hay lugar para los elegidos (Busquets es el único capitán que mantiene su brazalete, influencia e importancia en el Barça), ni en la segunda donde hay un batallón de suplentes peleando por entrar.

Xavi ya le advirtió

Piqué es invisible. Tres jornadas de Liga, 270 minutos de competición y ni uno solo en el campo. Ni siquiera sale a calentar, enclaustrado como queda en el banquillo, digiriendo el nuevo paisaje que le auguró el técnico.

"Antes de irnos de vacaciones hablé con Gerard. Fui bastante claro. Le dije que nos reforzaríamos en esa posición y que no le sería fácil porque habría mucha competencia. Es un jugador que nos puede ayudar en otro tipo de rol, veremos cómo va, depende de él", advirtió Xavi.

No eran palabras huecas. Mensaje rotundo del técnico y hechos más rotundos. Cuatro de los cinco centrales que posee Xavi en la plantilla ya han jugado. Él, no. Eric, con 270 minutos (100%), es el que encabeza ese ranking. "Es un profesional de la hostia. Con 21 años podría ser capitán", llegó a decir el entrenador sobre el exjugador del City tras su espectacular partido contra el Valladolid en una reflexión que afecta directamente a uno de los cuatro dueños del brazalete.

Eric lo ha jugado todo (270 minutos de 270), Araujo es el segundo, con 261, Christensen es el tercero de la lista (150) y Koundé, nada más ser inscrito, completó sus primeros 90 minutos.

decoration

Araujo, con 261 minutos (89%), es el segundo ya que le sirve a Xavi tanto de lateral derecho como de central diestro. Christensen, que padecía el domingo "un proceso febril" que le hizo ser baja, lleva 150 minutos de Liga (55%), mientras Koundé fue titular horas después de ser inscrito en la Liga (90 minutos, 100%) después de perderse las dos primeras jornadas por el encaje del ‘fair play’ salarial.

Piqué y Alba, en el banquillo antes de empezar el Barça-Valladolid. Jordi Cotrina

Perfil extremadamente bajo

¿Y Piqué? Nada. Cero minutos en los 270 de competición. Invisible y silencioso anda el capitán, sumergido, además, en una compleja tormenta perfecta porque ha coincidido con la separación de Shakira. Ni juega, ni habla en el mundo real, ni tampoco en el virtual.

Su último mensaje en Twitter data del pasado 9 de junio, una eternidad para alguien como él, acostumbrado a la sobreexposición mediática. Piqué tiene ahora un perfil bajo, extremadamente bajo, que entra en conflicto con su tradicional forma de ser.

"No podemos decir que Jordi Alba o Piqué son suplentes. En algún momento pueden ser titulares y jugarán"

Xavi - Técnico del Barça

decoration

La transición sin las 'vacas sagradas'

Con 35 años y contrato hasta el 2027, ha entrado en un nuevo rol, quizá similar al que le encomendó Luis Enrique a Xavi en su última temporada (14-15) en el Camp Nou. Era el suplente de Rakitic.

Pero el asturiano jamás dejó al centrocampista tres veces de forma consecutiva en el banquillo. Y menos en el inicio cuando el mensaje resulta más poderoso porque sirve de frontera para delimitar las nuevas jerarquías, con Lewandowski asumiendo ya el papel de líder.

Aquel curso arrancó y terminó el entonces capitán con el chándal de suplente. Como Piqué ahora, por mucho que el técnico intente dulcificar que la transición de las ‘vacas sagradas’ no está cerrada del todo. Aunque Xavi impone ahora la "meritocracia" porque tiene recursos en el vestuario para ejecutarla.

Xavi observa una jugada de Koundé ante Gavi en el Barça-Valladolid del Camp Nou. Jordi Cotrina

Con el fichaje de dos centrales se ha acotado el espacio vital para el capitán azulgrana

decoration

Ha fichado a dos centrales (Koundé, por 50 millones, y Christensen, a coste cero) que han ido acotando el espacio vital de Piqué. "Balde juega porque se lo merece, es su momento”, subrayó el entrenador, quien luego reveló que “también habrá momentos para Jordi y Gerard". 

Esperando las "rotaciones"

Esos momentos no llegan, aunque a partir del próximo sábado, coincidiendo con la visita al Sánchez Pizjuán para enfrentarse al Sevilla, comenzarán "las rotaciones".

Pero Piqué parte desde muy atrás. Es el quinto y último central. Dueño, eso sí, de una inacabable alma competitiva que le ha hecho mantenerse en la elite azulgrana durante casi tres lustros, ofreciendo siempre un excelente rendimiento.

De momento, su rol es otro. "No podemos decir que Jordi Alba o Piqué son suplentes. En algún momento, pueden ser titulares y jugarán", sostuvo Xavi, apelando a la "competencia directa" que puede manejar ahora mismo en la plantilla.

"Están aceptando con mucha humildad esta situación, pero la tienen que cambiar. Pueden ser muy importantes, muy importantes"

Xavi - Técnico del Barça

decoration

"Van a jugar, van a jugar. Son los capitanes, están liderando el vestuario", reveló Xavi, indicando que "están aceptando con mucha humildad esta situación, pero la tienen que cambiar. Pueden ser muy importantes, muy importantes".

Y Piqué, entretanto, calla. Solo hablan los demás de Piqué, que vive una encrucijada que jamás vio venir. "Lo está pasando mal, hay que ayudarle. No hagáis caso de esas noticias que quieren dejar al futbolista como un frívolo y sin sentimientos", llegó a decir Laporta hace más de dos meses sobre el central que ha desaparecido del Barça.

Piqué calla, pero se resiste a claudicar.

Compartir el artículo

stats