Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eurobasket 2022

El remate de la generación de Rudy

El capitán del campeón de Europa se erige en una de las más grandes estrellas del deporte mallorquín que han hecho historia durante las últimas dos décadas

Rudy Fernández.o EP

El Eurobasket 2022 ha supuesto un antes y un después en la carrera de Rudy Fernández. Si a nivel de clubes el mallorquín ya lo ha ganado todo, con la selección se ha convertido en hombre récord, siendo, junto a Pau Gasol, el jugador con más metales en la historia del baloncesto masculino español, con once. 

Rudy redondea la que ha sido, con diferencia, la mejor generación de deportistas de la isla. Treintañeros, algunos de ellos ya retirados, que han llevado el nombre de Mallorca por todo el mundo. En disciplinas individuales, por equipos, en la década de los 2000, la del 2010 y todavía en la actual. Todos ellos han sido un ejemplo de competitividad, sacrificio y esfuerzo y han coleccionado, además, numerosos éxitos en sus años de carrera. 

Todos ellos comprenden una época dorada que arrancó en 2002 con una jovencísima Elena Gómez, quien se colgaba el primer oro de la gimnasia artística femenina española en un Mundial con tan solo 16 años. Su especialidad era el suelo, aparato con el que se proclamó número uno. Pero en el momento álgido de su carrera le llegó la hora de la retirada. La dureza de las competiciones le pasó factura y abandonó tras conseguir un diploma olímpico en Atenas 2004.

Tres años después de ese primer oro de Elena Gómez, era otro manacorí, Rafael Nadal, quien conquistaba su primer Roland Garros y, solo uno después, en 2006, un jovencísimo Jorge Lorenzo y un imberbe Rudy Fernández levantaban sus primeros Campeonatos del Mundo. El piloto mallorquín lo hacía en la categoría de 250 y, el alero palmesano, en Japón tras imponerse a Grecia en la gran final. Desde entonces sus éxitos han copado las portadas de los diarios deportivos de tirada nacional durante muchísimos años. Lorenzo cerró su palmarés con cinco Mundiales (dos en 250 y tres en MotoGP) y Rudy, con 37 años, todavía está por ver dónde pone su límite. 

Desde entonces no han cesado de proliferar deportistas mallorquines que, a lo largo de los últimos años, han sumado grandes logros al palmarés nacional, situándose Rafael Nadal en la cabeza destacada de la lista. Todo un ejemplo de espíritu deportivo que así se lo reconocieron con la obtención del Premio Príncipe de Asturias y es que, más allá de sumar 22 de los grandes, el tenista se ha colgado dos oros olímpicos, ha conquistado cinco Davis y ha sido distinguido, en tres ocasiones, con el Premio Nacional del deporte.  

A esta lista de laureados, cabe sumar las preseas conquistadas por Marga Crespí, ya retirada, en los numerosos Mundiales en los que participó de natación sincronizada, así como el bronce que se colgó en los Juegos de Londres 2012. Mario Mola, con 32 años, puede presumir también de haber impreso su nombre en la historia del triatlón nacional e internacional. El de Calvià ha sido tres veces campeón del mundo (2016, 2017 y 2018) y ha estado, de forma consecutiva, en el podio durante ocho (de 2012 a 2019). Ha participado además en tres Juegos Olímpicos, siendo diploma en Rio de Janeiro. 

Otra de las grandes destacadas de la generación de oro del deporte mallorquín ha sido Alba Torrens. La historia del baloncesto femenino está ligada a su nombre. La baloncestista de Binissalem cuenta con 9 ligas nacionales, ganadas con cada uno de los equipos en los que ha jugado. Como internacional con la absoluta ha sido bronce en dos Europeos y en los Mundiales de 2010 y 2018. Oro en los Europeos de 2013 y 2017 y plata en los juegos de Rio y en el Mundial de Turquía.

Compartir el artículo

stats