Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los barcos hundidos en aguas de Lanzarote

Restos de barcos hundidos pueden verse con facilidad en Puerto del Carmen y en Arrecife.

Restos de barcos hundidos pueden verse con facilidad en Puerto del Carmen y en Arrecife. RAFAEL MESA (WWW.BLUEWORLDFOTOS.COM)

Los buceadores profesionales que habitualmente hacen sus inmersiones en aguas de Lanzarote disponen de puntos estratégicos en el que poder observar con relativa facilidad imponentes barcos hundidos, conocidos como pecios. En Puerto del Carmen se llegan a localizar hasta siete viejas embarcaciones de pesca, algunas situadas entre los 25 y los 40 metros. Estos pecios siempre aparecen rodeados de una abundante fauna marina con bancos de barracudas, chuchos, galanas, sargos, fulas y hasta tiburones ángel. Por esta zona también hay que destacar la existencia de un coral naranja, así como numerosas cuevas en las que se refugian gran cantidad de meros y camarones. Sin olvidar a las morenas.

Ya en el barranco del Quíquere aparecen tres sardinales más, algunos de ellos hundidos a una profundidad de unos 30 metros.

La mayor presencia de embarcaciones en estas aguas no ha sido algo casual. La realidad es que en los años 80 la flota artesanal de Lanzarote se enfrentaba a una reconversión y los pesqueros ya sólo esperaban en puerto el momento de quedar convertidos en pecios en cotas muy profundas.

Un grupo de buceadores del club Avalon propuso que lo mejor sería hundir los sardinales en cotas asequibles para el buceo recreativo. Una vez obtenidos los permisos y liberado a los barcos de sustancias contaminantes se procedió a su hundimiento, creando importantes arrecifes artificiales. La zona elegida fue Puerto del Carmen.

También en Papagayo pueden verse algunos restos de viejos artesanales, así como en la mari- na de Arrecife, donde se mantiene la silueta del pesquero Rabat y del carguero de 136 metros Temple Hall.

Compartir el artículo

stats