Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Curiosity' dará paso a recogedores de basuras

Los científicos deben tener una cualidad que los convierte en seres singulares: su inagotable paciencia. Mientras la mayoría busca resultados objetivos, certezas, ellos se mueven en analogías, en teorías cuánticas, en agujeros negros

La ficción está plagada de historias sublimes sobre la conquista del espacio, sobre robots que hablan o sobre humanos que son capaces de adaptarse y vivir en la barriga de otro, como sucedía en la película Desafío Total. En el despacho del profesor Rodríguez Frías en la Facultad de Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid, hay varias cosas que llaman la atención, un cartel gigante que recuerda el primer viaje a la Luna y una copia a gran tamaño del famoso droide de La Guerra de las Galaxias, R2-D2. Además de una bola del mundo, en tonos lilas, que en realidad es la bola de Marte.

Al final, este largo proceso de trabajo meticuloso los lleva a superar las tramas de cine. Cada vez hay más tipos de robots que se parecen a los que triunfan en las películas. Rodríguez Frías apunta que también llegará el día que al espacio se mande recogedores de basura, ya que este problema empieza a resultar preocupante. Y así, Walle dejará de ser un objeto de ficción para actuar sobre la realidad. Como dijo el profesor Rodríguez Losada, para la ciencia 10.000 años son apenas un fogonazo en el tiempo. Mientras pasa este destello, tal vez el hombre ya estará pisando Marte.

Compartir el artículo

stats