Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

"No es descabellado pensar que el destino es abandonar la Tierra"

"En un mundo globalizado la fuga de talentos es inevitable, pero España tiene que fortalecer los sistemas para recaptar a los más cualificados", destaca Simón Díaz García

"No es descabellado pensar que el destino es abandonar la Tierra"

Simón García, de 29 años, doctor en Astrofísica e investigador en la Universidad de Oulu, en Finlandia, es un cazador de galaxias. Este astrónomo observacional está especializado en el estudio de esas colecciones de millones o billones de estrellas que com-ponen los "ladrillos básicos" del Universo. "En concreto, me centro en galaxias cercanas, con distancias menores a 150 millones de años luz", precisa este buen conocedor de los telescopio punteros de Canarias, donde ha realizado buena parte de sus investigaciones. El estudio de este joven licenciado en Matemáticas en la Complutense de Madrid -además de máster en Física y Matemática en la Universidad de Granada y otro en Educación en Oviedo- también se centra en la cantidad de materia oscura que albergan las galaxias.

¿Qué es la materia oscura, para qué sirve?

No tengo ni idea de lo que es, ni creo que exista astrofísico que lo sepa. Pero sí sé para qué sirve. Fundamentalmente, nos permite entender la dinámica de las galaxias. Uno de los descubrimientos más enigmáticos de las segunda mitad del siglo XX es nuestra incapacidad de explicar la velocidad a la que rotan cierto tipo de galaxias basándonos exclusivamente en las luminosidades medidas y en las leyes de la Física. Tampoco podemos explicar los movimientos de las galaxias cuando se agrupan formando cúmulos. La explicación más extendida es la de la existencia de materia que actúa gravitacionalmente, pero no emite ninguna luz. Esta masa invisible es comúnmente llamada materia oscura.

¿Cómo sabemos que realmente existe?

No lo sabemos a ciencia cierta, y existen reputados astrónomos que mantienen que la materia oscura es un cuento chino. El premio Nobel de Física de 2011 fue concedido a los astrónomos Perlmutter, Schmidt y Riess por probar la expansión acelerada del universo mediante la observación supernovas (explosiones estelares) en galaxias lejanas. Para explicar esta expansión acelerada es necesario invocar la energía oscura, que actúa como fuerza repulsiva. De lo contrario, uno esperaría una deceleración de la expansión del universo a medida que el impulso del Big Bang, el gran estallido que dio origen al cosmos, se atenúa.

Hay expertos que dudan de su existencia. El último, el físico teórico holandés Erik Verlinde, experto en teoría de cuerdas.

Verlinde propone una teoría física de la gravedad actualizada, invocando la llamada fuerza entrópica. Cuestiona la validez de la famosa ley de la gravitación universal de Newton en las regiones del universo donde la gravedad es débil. Verlinde no es el primero en descartar la existencia de materia oscura, y en proclamar la inexactitud de los modelo físicos de gravedad newtonianos al nivel de galaxias y cúmulos de galaxias.

¿Le interesa la búsqueda de nuevos planetas fuera de nuestro sistema solar?

Estoy fascinado por la caza de exoplanetas y la búsqueda de vida extraterrestre, así como por la exploración espacial. Sin embargo, el problema que más me preocupa es el hecho de que atentemos diariamente contra nuestra raza y planeta. Suscribo la frase de que no tiene sentido buscar vida inteligente fuera de la Tierra si no la encontramos en nuestro propio planeta.

Esta semana la NASA anunció el hallazgo de un nuevo sistema, a 40 años luz, con siete planetas del tamaño de la Tierra y tres en el área donde podría haber vida. ¿Es realmente tan importante?

Quiero aclarar que no soy un experto en exoplanetas pero es una noticia francamente interesante, aunque en la NASA siempre son un poco peliculeros con los anuncios. Nos es tan frecuente encontrar planetas en estrellas cercanas, por eso el descubrimiento de tres exoplanetas candidatos a albergar vida es realmente impactante. La distancia de estos planetas a la estrella posibilita la existencia de agua en forma líquida. Son, además, candidatos perfectos para estudiar sus atmósferas en detalle. Esta investigación se llevó a cabo con telescopios terrestres en todas las partes del mundo, incluyendo Canarias, y con el telescopio espacial Spitzer, que yo utilicé para mi tesis doctoral sobre galaxias.

¿Tendremos que acostumbrarnos un "goteo" continuo de exoplanetas candidatos a tener vida?

Sin duda. Desde los años noventa, con la mejora en las prestaciones de los telescopios, el descubrimiento de exoplanetas no ha hecho más que crecer. El futuro es prometedor, máxime con la llegada de la nueva generación de telescopios en tierra, como el telescopio de 30-m TMT (Thirty Meter Telescope), y en el espacio, como el James Webb Telescope. Éste último estará operativo a partir del próximo año. El TMT dispondrá de un espejo primario de 30 metros. Revolucionará la astronomía. Por comparación, el mayor telescopio óptico del mundo hoy es el Gran Telescopio de Canarias, cuyo espejo mide 10 metros. El TMT estaba planificado en la montaña de Mauna Kea, en Hawai. Al ser una montaña sagrada, los nativos protestaron y consiguieron cancelar el proyecto. Como alternativa se eligió la isla de La Palma, así que ¡benditos sean los dioses hawaianos!

Una cosa es localizar planetas candidatos a contener vida pero eso, a la postre, no quiere decir que pueda haber un "contacto" con otra vida. Como poco, las distancias de años luz lo impiden. ¿Hasta qué punto estamos "infectados" por la ciencia ficción en ese punto?

El salto interestelar a velocidades supralumínicas sigue siendo parte de la ciencia ficción. Viajar a velocidades superiores a la de la luz es imposible de acuerdo a las leyes de la Física. Pero creo que fue Julio Verne el que dijo aquello de que "No hay obstáculos imposibles; sólo hay voluntades fuertes y débiles".

¿Es usted aficionado al género? ¿Ha imaginado cómo puede ser uno de esos contactos con alienígenas ?

Sí, soy aficionado a la ciencia-ficción. Este año releí la trilogía Fundación de Isaac Asimov, y no dejé de sorprenderme sobre los paralelismos entre la sociedad galáctica del futuro atisbada por el autor y los atributos hoy de la nuestra. Si contactáramos con civilizaciones extraterrestre a corto plazo sería porque ellos lo propiciasen, usando una tecnología muy superior a la nuestra. Por otra parte, no parece descabellado pensar que el destino de la humanidad es abandonar la Tierra, más aún si tenemos en cuenta el maltrato al que sometemos a nuestro planeta diariamente. El sistema solar se formó hace unos 4.500 millones de años y desde la Revolución Industrial ya hemos logrado cargarnos una parte de la capa de ozono. Aprovecho para decir que yo no creo en "expedientes X" ni en contactos previos con alienígenas, que parecen tener cierto crédito en una pequeña fracción de la sociedad.

No hay pruebas científicas, claro.

He coincidido con cientos de astrónomos en conferencias internacionales que observan el cielo día y noche en todas las longitudes de onda, desde rayos gamma y X, pasando por la luz ultravioleta y visible, terminando en el infrarrojo, las microondas y la emisión de radio. Ninguno de ellos ha visto en su vida un UFO o un extraterrestre, pero en todo los pueblos de España y del mundo parece haber testigos.

Tiene razón, nunca faltan.

Hace no tanto vi un vídeo del presidente de la Asociación de Abducidos de Santiago de Compostela diciendo que había tomado orujo de hierbas con los aliens y que eran bellísimas personas. Yo preferiría tomar sidra con ellos, que históricamente ha sido el método de dar saltos cósmicos desde Asturias a los confines del Universo.

Investigar fuera de España ¿Es un privilegio o una condena para usted?

Ambas cosas. Las condiciones para la investigación en España son malas comparadas con el muchos centros en el extranjero, aunque la crisis de la ciencia es a nivel mundial. Hasta los propios investigadores nos hemos vuelto tolerantes con la precariedad laboral del científico, independientemente del país de acogida. Un número cada vez mayor de astrónomos trabajan gratis entre contrato y contrato. Cuando yo me fui de España, había centros del CSIC que no tenían para pagar la luz. Y compañeros míos tardaron meses en cobrar su primer sueldo. A pesar de que fue una decisión difícil para mí y mi familia, vivir en Finlandia ha sido una experiencia enriquecedora. Y yo tengo la suerte de ir a casa de la familia con frecuencia. Aún así, te entristece comprobar que los jóvenes estamos abocados a la emigración, seamos astrónomos, periodistas, marineros o afiladores.

¿Fabricamos talentos para luego "regalárselos" a universidades de otros países?

Hemos escuchado a políticos mostrando indiferencia hacia la fuga de cerebros en España. Argumentaban que es enriquecedor para la juventud emigrante vivir fuera de nuestras fronteras. Mi sensación es que muchos de nosotros nunca volveremos, una vez asentados en otro país. Puede ser mi caso. Y eso que me fui con novia, que es de Murcia. Imagínese si la pareja del investigador es extranjera.

Pero la movilidad internacional parece ya un dogma vital.

Acepto que en un mundo globalizado cierta fuga de talentos es inevitable, e incluso provechosa. No deberíamos poner trabas a la movilidad internacional de talentos. Pero sí parece lógico fortalecer los sistemas de recaptación de profesionales en el extranjero a medio y largo plazo, e intentar seducir a los más cualificados para que vuelvan. Por otra parte, también vemos que jóvenes con otro tipo de talentos también están empezando a abandonar el país, como es el caso de la Infanta Cristina, con destino a Suiza, donde por cierto hay muy buenos observatorios astronómicos.

Finlandia. ¿Qué está aprendiendo usted de los finlan- deses?

La cualidad que más aprecio de ellos es su honradez. Y eso me facilita la vida por que soy una persona tremendamente despistada. Así que en Oulu siempre encuentro las cosas donde las olvido, léase un ordenador portátil abierto toda la noche en medio de un parque. La gente en Finlandia es mucho menos habladora que en España, para lo bueno y lo malo. Aquí adquieres un mayor respeto por el silencio. Eso sí, casi todo el mundo habla inglés.

¿Cómo es el carácter local?

Son un país con gente sorprendentemente humilde, a pesar del alto nivel educativo de la ciudadanía y de la solidez económica e industrial. Rara vez te encuentras a gente arrogante. Son muy trabajadores por regla general. El sistema educativo es francamente avanzado. Muchos medios de comunicación en España tienden a la exageración cuando lo describen. Gran parte del éxito académico de los estudiantes viene motivado por la buena labor de los padres. No obstante, he de reconocer que cada vez que vuelvo a mi tierra y un amigo me da un abrazo o un manotazo en la espalda me pongo sensiblón. En Finlandia el medio metro de distancia que hay que mantener con el prójimo es sagrado. También es admirable su adaptación a la climatología adversa. ¡Se pasa más frío en España que en el Ártico! Deberíamos aprender de sus sistemas de aislamiento y aprovechamiento de la energía. Ah, y deberíamos importar sus saunas y ponerlas en todas las cabañas de montaña.

Compartir el artículo

stats