Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los secretos de la pequeña talla de San Juan de la Rambla

Talla de la Virgen del Pino, en San Juan de la Rambla.

La iglesia de San Juan de La Rambla (Tenerife) guarda algunos secretos y también mantiene abiertas varias incógnitas, como las letras y números que una de sus imágenes tiene grabadas en la parte derecha del pecho. Se trata de una talla de unos 28 centímetros de la virgen del Pino que se guarda dentro de una hornacina en la sacristía de la ermita. Consideran que es tan valiosa que temen que alguien pueda dañar esta pequeña joya de su historia.

El responsable de Patrimonio del Ayuntamiento, Cayetano Silva, explica que esta Virgen probablemente llegó al municipio a través de un grupo de grancanarios, que después de la Conquista decidieron instalarse en esta localidad, "existe una zona en San Juan que se llama los canarios y es probable que fueran ellos los que trajeron esta talla".

La Virgen como la describen los historiadores Manuel Ángel Alloza y Manuel Rodríguez Mesa es el de una "diminuta imagen, colocada sobre una peana, bellísima obra en alabastro policromado y dorado. Aparece de pie, vestida con una túnica blanca, y un manto azul recogido delante de la cintura, sosteniendo en su brazo izquierdo al niño Jesús. El pelo rubio le cae sobre la espalda en menudas ondas. Lucen sendas coronas de imperio en plata, con piedras de colores rematadas en cruces. Ramos de flores doradas decoran las vestiduras de María, mientras que las del Niño están recubiertas por ondas irregulares en oro. En el lado derecho del pecho de la Virgen figura una inscripción de la que desconocemos su significado".

Al igual que ocurre con otras imágenes marianas, la aparición de determinadas letras, la mayoría de procedencia latina, pero que se entiende que se emplearon como abreviaturas, supone un reto para los expertos que tratan de descifrar estos enigmas. Como apunta, en tono jocoso, Cayetano Silva, "si alguien averigua el significado de esas letras, tendremos que darles un premio". De momento, en San Juan de la Rambla consideran que tienen en su poder una pequeña joya, de procedencia incierta y también con algunas particularidades que envuelven su hallazgo en una nebulosa de gran misterio.

La realidad es que la existencia de esta diminuta talla ha llamado la atención de muchos vecinos, y también de grupos de grancanarios que suelen acudir con regularidad hasta esta ermita tratando de contemplar esta pequeña talla de 28 centímetros de alto, hecho en alabastro policromado.

Otro de los datos que aportan Alloza y Rodríguez y que resulta de enorme interés es el año el que llegó la imagen a San Juan de la Rambla, nada menos que en 1547 ya se encontraba esta talla en esta localidad tinerfeña.

Aunque durante años estuvo expuesta en la iglesia, entre el retablo de las Ánimas y el de la Virgen del Carmen, sobre una repisa en la pared, había una pequeña hornacina decorada con motivos florales en relieve, y en su interior podía verse la pequeña talla. Hace tiempo que se optó por trasladar la imagen a otras zonas menos expuestas de la ermita.

Compartir el artículo

stats