Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Harriets Jacobs (1820/22-1913)

Denunció el abuso sexual sistemático

Denunció el abuso sexual sistemático

Nacida en una finca de Carolina del Norte, fue la primera mujer que escribió una autobiografía sobre su vida como esclava y la primera que se atrevió a narrar en primera persona la tiranía sexual a la que estaban sometidas las afroamericanas por parte de los propietarios blancos. Incidents in the life of a slave girl (1860) se publicó bajo el pseudónimo de Linda Brent y resultó tan incómodo para las abolicionistas y sufragistas blancas de clase alta que lo dejaron caer en el olvido. El florecimiento de los estudios sobre mujeres en los años 60 y 70 logró desempolvarlo y descubrir que bajo el pseudónimo se ocultaba Harriet Jacobs. "De niña viví tan protegida que nunca me di cuenta de que era una mercancía", escribió. Su ama blanca le enseñó a leer y a coser hasta los 12 años pero tras su muerte Harriet pasó a manos de un hombre que durante años la acosó sexualmente. En su desesperación, buscó refugio en un abogado blanco, con quien tuvo dos hijos. Pensaba que el propietario, indignado, la vendería, pero en cambio siguió acosándola. Años más tarde, se defendería de las críticas por su decisión: "Una esclava no debería ser juzgada bajo el mismo estándar que una mujer libre. La moralidad de la mujer blanca tiene poca relevancia ética cuando se aplica a las mujeres negras esclavizadas en el sur".

En 1835 decidió escapar y vivió siete años escondida en un zulo bajo el techo de la casa de su abuela. En 1842 zarpó rumbo a Filadelfia y pudo reunirse en Nueva York con su hija, que trabajaba de sirvienta en la ciudad.

Allí contactó con círculos abolicionistas, hasta que una amiga compró su libertad y pudo establecerse con sus hijos. En 1863 fundó una escuela para afroamericanos y luchó para que los maestros fueran negros. Su argumento era aplastante: las personas que habían sido criadas "para mirar a la raza blanca como sus superiores naturales" tenían que aprender a desarrollar un respeto "por su propia raza". Pasó el resto de su vida ayudando a los esclavos liberados.

Compartir el artículo

stats