Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sejourner Truth (1797/1800-1883)

Llevó a juicio a un blanco... y ganó

Llevó a juicio a un blanco... y ganó

Llevó a juicio a un blanco... y ganó

Junto a unos acres de tierra, caballos y cabezas de ganado, Isabella Baumfree (su fervor religioso la llevaría a cambiarse el nombre por el de Sojourner Truth) formaba parte de las propiedades de un militar en el norte de Nueva York. Sus diez hermanos ya habían sido vendidos cuando ella fue subastada con varios animales. Tenía 9 años y el lote alcanzó los 100 dólares. Volvió a ser vendida en varias ocasiones y fue víctima de abusos sexuales: "Si contara todo lo que me pasó, a la gente le parecería tan irracional que nadie me creería", explicó en 'The narrative of Sojourner Truth', las memorias que dictó en 1850. El abuso sexual sistemático a las mujeres esclavas era un secreto a voces. En 1826 escapó, con su hijo pequeño en una mano y un hatillo en la otra, dejando a los mayores atrás. Trabó amistad con una familia abolicionista blanca y entró a trabajar como empleada en su casa. Allí se enteró de que su antiguo dueño había vendido a su hijo Peter, de cinco años, a una plantación de Alabama.

La ley prohibía la venta de esclavos fuera del estado de Nueva York, pero nadie esperaba que una mujer negra e iletrada iniciara un proceso judicial contra todo un terrateniente blanco. Al principio, fue el hazmerreír de los funcionarios, pero ella sentía, según reveló, que "tenía toda la fuerza de una nación conmigo". En el año 1828 fue la primera mujer afroamericana en ganarle un juicio a un blanco. Empezó a dar conferencias en un lenguaje popular y directo que conectaba con las comunidades. Uno de sus discursos más famosos es el conocido como '¿Acaso no soy una mujer?', que pronunció en la Convención de los Derechos de la Mujer de Ohio en 1851 y en el que reclamaba la igualdad de derechos para las mujeres. "Hemos sido muy afortunadas de haber acabado con la esclavitud, parcialmente (?) -dijo Sojouner Truth en una ocasión-. El hombre de color ha conseguido sus derechos, pero ¿lo ha hecho la mujer de color? Vaya, el hombre de color será dueño de la mujer y estaremos tan mal como antes".

Compartir el artículo

stats