Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ideador e impulsor del cambio económico y social

Todos quienes conocieron a Alejandro del Castillo coinciden en destacar su carácter amable y, sobre todo, su contribución al cambio socioeconómico que experimentaron las Islas de la mano del turismo

Ideador e impulsor del cambio económico y social

Ideador e impulsor del cambio económico y social

El mundo político y empresarial canario recordó ayer la figura de Alejandro del Castillo como la del precursor que fue de la transformación turística del sur de Gran Canaria desde los años 60 del pasado siglo. Dotado de una gran generosidad y discreción, impulsó el cambio que llevó a una amplia zona agrícola a convertirse en el emporio turístico que ha llegado a ser Maspalomas. Esa apertura de puertas a la actividad que sostiene -pandemia aparte- casi el 35% del producto interior bruto (PIB) es una constante que ponen en valor todos quienes le conocieron.

Esa decisión permitió a muchos ciudadanos de las Islas instalarse en un sector servicios con el que nunca habían soñado y, de la mano del crecimiento de la economía, ampliar el mercado laboral e incentivar la emergencia de unas clases medias que, a su vez, dinamizaron mediante su consumo la actividad comercial. Incluso en muchos casos, los propios grancanarios bebieron del beneficio que dejaba el sector trs invertir en pequeñas propiedades, los apartamentos, que vieron la luz al calor de ese desarrollo promovido por la familia Del Castillo.

Eso en la parte de la oferta. La de la demanda se tradujo en la llegada de volúmenes cada vez mayores de visitantes que dejaban en el Archipiélago el presupuesto destinado a sus vacaciones. Mirado desde este ángulo, puede decirse que la decisión de Alejandro del Castillo amplió intensamente el capítulo de las exportaciones de la economía de las Islas.

La consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, lo describió como "un gran visionario" y destacó el rol que desempeñó "como artífice del proyecto Maspalomas-Costa Canaria, que impulsó en los terrenos de su propiedad". Esa decisión propició el "desarrollo económico y social" de Gran Canaria y de Canarias en su conjunto."Con el paso de los años, eso nos situó como uno de los principales destinos turísticos del mundo", relató la integrante del Gabinete de Ángel Víctor Torres.

En la misma línea se manifestó el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo:"Estimuló de forma considerable la economía y la realidad socioeconómica de Gran Canaria, una contribución solo equiparable a la que realizaron los hermanos León y Castillo en el siglo XIX con la construcción del Puerto de la Luz. Sin duda, cambió el signo del desarrollo en las Islas", expuso.

Hijo Predilecto

A través de un comunicado, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria lamentó profundamente el fallecimiento de Alejandro del Castillo y Bravo de Laguna, Hijo Predilecto de la capital grancanaria. Hidalgo destacó el importante papel que tuvieron el conde de la Vega Grande y su familia para la llegada del turismo moderno a la Isla a través del concurso de ideas Maspalomas-Costa Canaria. Además, el regidor mostró su pésame en nombre de la Corporación municipal en su conjunto.

Quien tuvo oportunidad de conocerle de cerca y durante muchos años es Fernando Fraile, quien estuvo 23 años al frente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas. Mucho antes de entonces, desde el inicio de la década de los 70, ya tomó contacto con Alejandro del Castillo, pero fue a raíz de un viaje organizado por el Skal Internacional a Manila, "debía ser en 1980", rememora, con posterior prórroga por Japón, China y otros países, donde trabaron amistad.

El dictador filipino Ferdinand Marcos abordaba por entonces una imposible operaciónde blanqueo de su imagen ante la opinión pública internacional y puso toda la carne en el asador para agasajar a los expertos turísticos de todo el mundo que se desplazaron hasta el archipiélago asiático. "Éramos los más jóvenes de aquel viaje", señaló ayer Fraile, que citó entre los integrantes de la expedición al fallecido o al también desaparecido Juan Marrero Portugués, por ejemplo.

Intensa actividad hasta el final

A Fraile la incesante actividad del fallecido nunca le dejó tomar conciencia de los años que les separaban. Ayer mismo cuando supo el año de nacimiento del conde de la Vega Grande se sorprendió. La resolución con que abordaba la vida, últimamente también en las redes sociales, le impidió pararse a preguntar por la diferencia de edad.

Esa incesante actividad se mantuvo hasta la pasada semana. "Hace solo unos días contesté a una publicación suya en Facebook", relata el hoy presidente de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) de Las Palmas. Notable acuarelista, gustaba de subir sus trabajos a la mencionada red social y después, "sorteaba el cuadro entre los que le daban me gusta", continúa Fernando Fraile. Era su manera de regalar lo que realizaba por el puro gusto de mantenerse activo y cerca del arte, una de sus grandes pasiones.

Corrió entre los amigos el temor a que el fallecimiento de su mujer, María del Carmen Benítez de Lugo y Massieu, acaecido en enero de 2018, le llevara a apagarse. Sin embargo, hasta el último momento se mantuvo "tremendamente lúcido", confirmó Fraile.

El Sur antes de Del Castillo era "una playa extraordinaria y un terreno con un enorme potencial", recuerda el expresidente de la FEHT. En el acceso a las parcelas se colocaban "unas cadenas" que indicaban el inicio de una propiedad privada, en su mayor parte eriales salpicados por pequeñas construcciones que daban servicio, y a veces cobijo, a quienes se dedicaban a la aparcería.

Se trata del suelo que hoy ocupan los inmuebles turísticos de San Agustín o Playa del Inglés, por ejemplo. A juicio de Fraile, que todos esos terrenos estuvieran en unas solas manos permitió acometer un desarrollo más racional que en otros destinos. "Aparecías con una iniciativa y te apoyaba para desarrollarla y sacarla adelante, fue un poco el padre de todos nosotros, ¿a quién no ha ayudado?", detalla sobre la faceta más humana del ayer fallecido.

En opinión de Fernando Fraile, "todos los grancanarios" le deben "un reconocimiento grande", porque su carácter "visionario" permitió dar un empleo a muchos de los habitantes de la Isla. Eso cuando no directamente participar del negocio mediante la adquisición de apartamentos que posteriormente se ponían en explotación y les reportaban beneficios. Como detalle del carácter "humilde" del que hacía gala, destacú su negativa a la colocación de un monumento en su honor en el Sur de la Isla.

Buen ejemplo de ese acceso a la actividad alojativa de la mano del conde de la Vega Grande lo constituye la familia Mañaricua. Si hoy se dedican al turismo en el sur de Gran Canaria, es gracias al fallecido. Así lo recuerda José María Mañaricua, sucesor de Fraile y,por tanto, hoy presidente de la patronal del sector alojativo de la provincia de Las Palmas. Su padre, Estanislao Mañaricua, fundó el grupo turístico que encabeza él actualmente tras la invitación que le hizo Del Castillo para que construyera el conocido centro comercial Yumbo.

"Hoy estamos en el sector turístico porque Alejandro del Castillo nos invitó a participar en la construcción del Yumbo Centrum y nos metió en ese mundo. Mi padre le tenía en gran estima, y siempre le mostró gran cariño y respeto por su generosidad", recordó ayer el presidente de la FEHT.

El empresario de origen vasco señaló que el conde de la Vega Grande "fue un precursor de ideas y transformó Maspalomas. Hizo pasar esta zona de una sociedad agrícola a una sociedad turística, dio ese paso económico en la zona sur de Gran Canaria y debido a esa transformación mejoró la renta per cápita de buena parte de la población, lo que permitió que mucha gente dejara de emigrar a otras zonas y lugares", añadió.

Esa transformación tuvo un efecto tractor sobre otros sectores, como el de la construcción. También al calor de la edificación de los inmuebles que posteriormente albergaron a los visitantes se consolidaron no pocas empresas. Y, de nuevo, la consiguiente demanda de mano de obra permitió a un gran número de isleños continuar viviendo en su tierra sin tener que hacer la maleta y optar por la emigración en busca de una prosperidad que Canarias no les permitía alcanzar.

"El futuro de Canarias"

Tras conocer su fallecimiento, la presidenta de los empresarios constructores y promotores de Las Palmas, Salud Gil, explicó que Del Castillo "era una persona que formaba parte de la estirpe de aquellos que en su momento vaticinaron el futuro de Canarias, que fueron visionarios y tuvieron la capacidad de vislumbrar" lo que hoy son la economía y la sociedad "de Gran Canaria y en Canarias". En opinión de Gil, esto no es poca cosa dentro de la biografía, mucho más amplia, de alguien "muy importante" por el legado que ha dejado a las Islas.

Por su parte, el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) y miembro del Círculo de Empresarios de Gran Canaria, Agustín Manrique de Lara, describió a Alejandro del Castillo como una figura "que ha condicionado quizá sin quererlo la evolución económica del Archipiélago en la segunda mitad del siglo XX".

Manrique rememoró que Del Castillo vivía en una economía en la que no había presencia del negocio alojativo, y con mucha "creatividad" y "generosidad" creó un modelo turístico participativo que es el que tiene hoy Gran Canaria, único en el mundo. Franquear la puerta de entrada al negocio a gran parte de ciudadanos "propició una clase media muy potente y esa también es una fortaleza para la sociedad". Para el dirigente empresarial, el legado de Alejandro del Castillo es "impagable" y por eso ha sido unánime el reconocimiento a su figura.

"Una buena persona"

Manrique de Lara destacó la bondad y generosidad que jalonaron la trayectoria del desaparecido. "Él quería que le recordásemos como una buena persona y sin duda lo haremos, él vivió un turismo cero y ahora se ha ido también con un cierre de la actividad turística, lo que tenemos por delante es el reto de también ser generosos, creativos y tener la dosis de humanidad suficiente para tratar de recuperar el pulso económico de Canarias. Sin duda lo tenemos más fácil de lo que lo tuvo él en los años 50 y 60 del siglo pasado", añadió.

Mario Romero Mur, presidente del Círculo de Empresarios de Gran Canaria y también empresario turístico, consideró que los canarios deben "mucho" a Alejandro del Castillo porque "su iniciativa y su creatividad han puesto a Canarias como destino turístico en el mapa mundial. Somos un referente gracias a su impulso".

"Canarias no sería lo mismo si no hubiese impulsado al destino turístico del sur de Gran Canaria con una gran visión de futuro", destacó Romero Mur, que también resaltó que "su participación, mecenazgo y generosidad en el mundo de la cultura dejaron una huella importante". Alejandro del Castillo "es de esas personalidades que pasan de una manera discreta y sencilla pero que dejan una huella muy profunda. Por eso debemos estarle agradecidos los grancanarios", resaltó.

"Se ha marchado una persona tremendamente erudita y sensible con el desarrollo de su Isla", afirmó el vicepresidente de la FEHT, Tom Smulders. Del legado que deja destacó también de manera especial, como varios de los consultados, la oportunidad que dio a los canarios "de ser partícipes de su propio desarrollo". Desde su puesto al frente del sector extrahotelero -apartamentos y bungalós-, Smulders comprueba cada día la cantidad de propietarios locales que continúan en el negocio alojativo muchos años después de iniciarse el desarrollo del destino por la acción de Alejandro del Castillo.

Este modelo es "unico en el mundo", expuso Smulders. "Espero que el próximo invierno nos dé la opción de demostrarle que no equivocó su apuesta", señaló en referencia a la superación de la actual situación de cierre a la que ha obligado la expansión de la pandemia del coronavirus.

Compartir el artículo

stats