Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Ellas también pintan (mucho y bien)

Reivindicar el importante papel de las creadoras es el objetivo de la muestra colectiva 'La cultura es femenina', donde 26 mujeres y 6 hombres buscan la igualdad en el mundo del arte

Un pecho de mujer no es apto en Instagram y en esa línea se mueve el discurso de la artista Kate Bortsova, autora de 'Censored'.

Un pecho de mujer no es apto en Instagram y en esa línea se mueve el discurso de la artista Kate Bortsova, autora de 'Censored'. LP/DLP

Los catastróficos datos que presentan las salas expositivas españolas donde la participación de mujeres en ellas son ridículos fueron la semilla de donde nace La cultura es femenina, un proyecto cultural privado, promovido por la asociación El Laboratorio, que dirige Dulce Xerach, y que tuvo la suerte de poder desarrollar sus principales acciones de este año 2020 justo antes de la entrada en vigor del Estado de Alarma, una iniciativa de las que a pesar de cuánto ha cambiado a todos la Covid 19 sigue teniendo vigencia por su implicación en un ideal universal: la persecución de la igualdad de oportunidades. Una selección de artistas nacionales e internacionales, compuesta por 26 mujeres y 6 hombres, protagonizan esta idea abordada en Santa Cruz de Tenerife desde diferentes disciplinas artísticas que fueron recogidas en una exposición multimedia proyectada en loop dentro de la sala principal del Tanque en la capital tinerfeña y que ahora cuenta con una publicación online y con un libro en inglés a punto de editarse.

"En alguna ocasión he notado que no se me ha tratado con suficiente profesionalidad solo por el hecho de ser mujer y es algo que me parece muy grave y que requiere una concienciación urgente", reconoce la artista Verónica MG, creadora incluida en esta propuesta comisariada por Alex Hernández de León y la propia Xerach.

"Para que tengamos igualdad los comisariados deberían tener una amplia visión de cada género", agrega la ex viceconsejera de Cultura del Gobierno de Canarias sobre La cultura es femenina, que cuenta con un 81% de participación mujeres, muchas de ellas creadoras originarias de distintas islas del Archipiélago que desarrollan su actividad creativa en áreas como la pintura, la vídeo creación o la literatura, entre otras disciplinas.

Este proyecto, que forma parte de uno más amplio llamado Por qué la cultura importa, es interdisciplinar y "pretende conocer, ordenar e interpretar datos objetivos que influyen en la cultura de manera creativa y difundir a través de acciones artísticas la interpretación de dichos datos que hacen que la cultura influya en la sociedad". Es una iniciativa "que pretende dar respuestas objetivas a la pregunta por qué la cultura es importante en igualdad desde diferentes puntos de vista y sectores, y busca también fomentar la velocidad a la hora de acercarnos a la paridad", explican los comisarios.

Participar en una muestra como esta "supone una oportunidad de aprender de otras artistas, eso lo primero", explica Xerach. "Lo segundo es que supone la posibilidad de aportar un granito de arena que nos acerque a la igualdad real y la tercera es ser parte de la gran revolución de este siglo XXI que a pesar del Covid sigue siendo la revolución pendiente, probablemente la que ayude a resolver los demás problemas de la humanidad, y si no miremos las diferencias de gestión de la pandemia entre hombres gobernantes y mujeres en puestos de poder".

La artista Miriam Durango dice que formar parte de una idea como La cultura es femenina supone "una posibilidad de contribuir a esclarecer los patrones erróneamente arraigados hasta ahora en nuestra sociedad respecto a las conductas estereotipadas de las que hemos sido víctimas las mujeres". "Para mí", añade por su parte Elvira Piedra, otra de las implicadas, "participar en este proyecto es muy importante por el hecho de que están dando visibilidad a mujeres en la cultura y el arte ya que a pesar de lo que se pueda creer, existen muchísimas mujeres que se han dedicado a ello a lo largo de la historia. Con esta idea están creando un espacio donde recuperar siglos que la historia del arte borró, eliminando la mitad de la historia, la mitad de las mujeres".

Además de la performance de la poetiza gallega Támara Andrés Padin y los textos de las escritoras canarias de novela negra Yanet Acosta y Dulce Xerach la muestra colectiva cuenta con la participación de Adrián Fresnada, Alissia María Penalva Leal, Ángel Moleiro Álvarez, Carolina Rosano, Cristi Pérez, Dictinio De-Castillo Elejabeytia Gómez, Elvira Piedra Vera, Emilie Bermúdez, Israel Castro, Jenifer Doann, Jodi Faber, Jon Ander, Kate Bortsova, Laura Pedizzi, Leia Goiria, Leticia Zapata, Magüi González, Lola Cáceres, Lulabox, Magüi Sánchez, Marina Valls, Miriam Durango, Noa Segovia, Nuria Tort, Ohiane de Felipe, Paula Calavera, Paz Barreiro, Raquel García Hernández, Rima Ciplyte, Shirley Ida, Verónica MG y Yana Kononova.

"Creo que hemos avanzado bastante, ya que prácticamente hay un movimiento de la mujer enorme en cuanto a profesiones artísticas en pleno siglo XXI a las se les está dando el reconocimiento merecido", asegura Elvira Piedra, que reconoce haber recibido "siempre un trato profesional tanto de organizaciones como de comisarios donde se ha valorado mi trabajo y su mensaje, no mi género, por lo que estoy bastante orgullosa. Por otro lado", continúa esta creadora cuya obra ocupa la portada de este Dominical, "no cabe duda de que aún hay una desigualdad tremenda en cuanto a nuestra cultura e historia ya que si nos fijamos en los museos prácticamente no se exponen obras de mujeres o exposiciones dedicadas en solitario a una mujer. En los libros de historia del arte o historia en general no hay rastro alguno de las mujeres que marcaron un antes y un después en nuestro periplo vital. Creo que podemos actuar y que está en nuestras manos sacar a la luz a todas esas artistas que se quedaron en el olvido. Por mi parte intento difundir el trabajo de esas mujeres artistas y que se dedicaron a la cultura en mis redes sociales como proyecto personal".

Dulce Xerach insiste en que es el momento de cambiar los patrones establecidos en el mundo del arte de cara a potenciar y recuperar a las mujeres creativas, aunque ella ha sufrido en sus propias carnes el machismo imperante de la sociedad actual, como otras tantas mujeres profesionales. "Me he tropezado con múltiples techos de cristal desde que cumplí 18 años; algunos conseguí romperlos pero otros me rompieron a mi y tuve que cambiar de camino", cuenta esta apasionada canaria, columna vertebral del proyecto La cultura es femenina, que se sostiene además con unos galardones anuales a la mejor cultura en igualdad, nueve en total para diferentes categorías donde destaca la lucha de la igualdad y el feminismo.

La Asociación El Laboratorio de Investigación e Innovación en Arquitectura, Urbanismo, Diseño y Turismo Avanzado premió este año a la artista Cristi Pérez; el dúo artístico Aline Machado & Lara Estévez Mora; la música y artivista experimental Maia Koenig y la periodista y escritora de novela negra Yanet Acosta; el periódico El País, en su corresponsalía de género; el festival Her, en su directora Alejandra Galo; La Regenta; la arquitecta Magüi González y la editora portuguesa Clara Capitão.

Inspiración

El trabajo de las mujeres artistas se nutre, en muchas ocasiones, de ellas mismas como fuente de inspiración. "Para mí la mujer es fuente de inspiración", explica Elvira Piedra, "y mi obra siempre gira en torno a la mujer y su papel en diferentes sectores. Estas piezas en concreto de la muestra La cultura es femenina forman parte de una obra que titulé Cómic y feminismo, creadas en 2018, dando un papel principal a mujeres con súper poderes liderando sus propias historias, lo que actualmente significa una presencia de la mujer más importante y realista".

En esa línea de poner al sexo femenino en el lugar que corresponde como fuente de creatividad para otras artistas. "Como escritora de novela negra mi fuente de inspiración son todas las escritoras que se han enfrentado a este género antes que yo", admite Xerach Pérez. "Son casi como parte de mi familia. Las considero mis mentoras y sus libros me enseñan mucho en cada relectura".

Como ejemplo pone a P. D. James ("como la echo de menos", dice Dulce Xerach), Alicia Giménez Barlett y su inspectora de la Policía Nacional, Petra Delicado. La maravillosa y delicada Assa Larsson, la isleña ("como yo", añade orgullosa) Mari Jungsted, "y, por supuesto, la inolvidable y ya un clásico universal, Agatha Christie. En Canarias, mi inspiración y con quien puedo conversar de colega a colega es con mi querida Yanet Acosta", reconoce sobre la autora canaria, su compañera y cómplice en muchas aventuras profesionales.

Con esa actitud y camaradería El Laboratorio suma no sólo talento femenino de dentro y fuera de las islas Canarias sino que ha abierto una vía para nuevas maneras de expresión artística, como es el caso de Miriam Durango, que ha realizado para La cultura femenina una pieza sonora, Contadora se llama, con cortes de diálogos de películas interpretados por mujeres -y algún hombre-.

Lo que en principio puede resultar curioso o divertido se convierte en un potentísimo ejercicio/alegato que recoge la realidad de la mujer con frases machistas o de sumisión, e incluso vejatorias, con las cuales hemos vivido durante décadas con la convicción que ofrece la normalidad, de ahí la importancia de esta propuesta. "Me interesa la posibilidad de contribuir a esclarecer los patrones erróneamente arraigados hasta ahora en nuestra sociedad respecto a las conductas estereotipadas de las que hemos sido víctimas las mujeres", explica Durango. Como casi todas, reconoce haber recibido un trato profesional diferente por ser mujer. "Siempre fueron puestas en duda mis actuaciones y menoscabadas mis actitudes a la hora de tomar decisiones", añade antes de pasar a explicar que el proyecto sonoro Contadora también se inspira en las mujeres a través de las conductas estereotipadas femeninas plasmadas en el cine. En el textual Te quiero linda", cuenta sobre otro proyecto para La cultura es femenina, "las frases están recogidas de las pintadas de protesta callejera realizadas por distintos colectivos feministas de Latinoamérica".

Miriam Durango coincide con sus compañeras en que "actualmente ha habido una gran incorporación de mujeres al sector del arte lo que conlleva mayor peso en el énfasis de su relevancia. No obstante", opina, "sigo echando en falta la igualdad de criterios a la hora de poder actuar de forma individualizada".

Dulce Xerach no sólo refrenda suteoría sino que afirma que la igualdad en el arte "aún no existe ni se acerca al ideal", de ahí su lucha desde El Laboratorio para que la mujer creadora reciba el lugar que durante siglos se le ha negado. "Es una reivindicación necesaria", concluye Verónica MG.

Compartir el artículo

stats