Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los otros trabajos del sector cinematográfico

Los chicos del limbo juegan con películas

Limbo Kids realiza desde Canarias proyectos para el cine más internacional - Daniel Fumero y su equipo se encargan del diseño de cartelería, créditos y subtítulos entre su variada oferta de servicios

Los chicos del limbo juegan con películas

Los chicos del limbo juegan con películas

Los chicos del limbo hacen magia para el cine desde una modesta oficina de La Laguna. Limbo Kids es el nombre de la empresa tinerfeña de Daniel Fumero que desde hace años elabora carteles de cine y créditos para películas de toda la geografía mundial y que se encarga además del diseño y la comunicación especializada en productos audiovisuales y de entretenimiento también para televisión, videojuegos y espectáculos, entre otras muchas actividades. La cinta de Álex es uno de los últimos proyectos para los que ha trabajado esta empresa para la que la insularidad no supone ningún problema. Y aunque la crisis generada por la expansión del coronavirus en el mundo ha provocado el retraso hasta verano del estreno de esta cinta -programado para el pasado 8 de abril-, el cartel creado por Limbo Kids ya puede disfrutarse como adelanto.

Alexandra (Rocío Yanguas) es una adolescente que se reencuentra con su padre (Fernando Gil) tras una larga separación. Él es un comerciante que ha pasado varios años en la cárcel acusado de terrorismo por error y cuando sale de prisión, ambos se embarcan en un viaje a la India, donde Álex intentará rehacer su negocio y reconstruir la relación que tiene con su hija. Una vez allí, una explosión amenaza con volver a separarlos para siempre y solo la joven tendrá las claves para salvar a su padre. Esta es la sinopsis de La cinta de Álex, una película en la que también participa Aitana Sánchez-Gijón y que es la ópera prima de la escritora y cineasta Irene Zoe Alameda. Esta producción independiente del cine español realizada en Estados Unidos e India ha apostado por el talento canario para elaborar su carta de presentación, un cartel que se puede ver incluso antes que el tráiler del largometraje y que por tanto se convierte en el mayor reclamo entre el público potencial.

El diseñador y codirector de Limbo Kids, Daniel Fumero, explica que "el cartel es la cara visible de la película cuando los espectadores van a elegir qué quieren ver; llega para ellos incluso antes que el tráiler, porque no es necesario entrar en las salas para ver el póster". Es por ello que se trata de un trabajo que ha de hacerse con cariño y talento y que, explica el creador, "en algunas ocasiones es una tarea muy exigente y hay que hilar muy fino".

El equipo de Limbo Kids tuvo la suerte de ver La cinta de Álex para poder llevar a cabo el cartel de la película, pero no siempre tienen esa posibilidad y hay ocasiones en las que deben trabajar a ciegas. Daniel Fumero indica que ese encargo llegó a la empresa canaria gracias a las recomendaciones y las buenas reseñas de las que disfrutan dentro del sector audiovisual internacional. "Para nosotros, es un producto muy curioso porque es una película realizada entre España, Estados Unidos y la India", reconoce el creador, quien relata que "uno de los productores se puso en contacto con nosotros porque nos habían recomendado varias de las personas que estaban trabajando en la película; nos llamaron desde Estados Unidos y nos encargan este proyecto muy concreto". De este modo, Limbo Kids se ha puesto al frente de la imagen promocional de esta historia internacional de una niña que cuenta con actores conocidos para el público español.

Se trata de una "película de acción que destila mucha ternura; un viaje por carretera familiar de reencuentros y de conexión entre dos mundos alejados", afirma la directora Irene Zoe Alameda. Y eso es lo que el equipo canario ha querido reflejar con su trabajo. "La productora únicamente nos encargó una imagen para hacer aún más atractiva la película", explica Fumero. Y eso es lo que han hecho. La cinta ya ha sido presentada en el Festival Internacional de Cine de Almería y ha pasado por los festivales de Louisiana, Bucharest, Chipre o Jaipur.

Daniel Fumero explica que, "en este caso, nos llegó todo muy claro: era una película rodada en escenarios exóticos, con actores conocidos, hay una parte de drama y con otra de acción y todo eso debía quedar reflejado en el cartel". "Hay veces que tenemos que hacer una propuesta en tan solo diez minutos y tiramos mucho de oficio, pero en este caso pudimos hablar con la productora, con los distribuidores y con el departamento de prensa que llevará la comunicación de la cinta, y todos ellos han intervenido en la propuesta". Y con todo ello, este cartel posee unas 20 versiones diferentes que tienen como objetivo "contar la historia pero sin desvelar los giros de la película".

No obstante, este no es el último trabajo que ha realizado Limbo Kids para el cine. Uno de los últimos proyectos que destaca Fumero -que no deja de trabajar en nuevas cosas mientras enumera una larga lista de encargos- es el cartel para Dreamland, una coproducción entre Canadá, Luxemburgo y Bélgica protagonizada por Juliette Lewis. Y es que la trayectoria de la empresa tinerfeña es larga.

Trabajo constante

Trabajo constante

Limbo Kids abrió sus puertas en el 2014 y en la actualidad está compuesta por dos trabajadores a los que se van sumando diferentes colaboradores dependiendo de los encargos. Daniel Fumero es el fundador de este proyecto que toma de su nombre del famoso concurso de baile que consiste en pasar por debajo de un palo mientras suena la música. "Elegimos ese nombre porque, al igual que en el juego infantil, nuestros trabajos son cada vez más exigentes; el palito va bajando cada vez más y nuestros proyectos son más complicados", relata el canario quien añade: "Nuestra filosofía es la de irnos superando cada día un poco más y trabajar en cada proyecto de mejor manera que en la anterior".

Daniel Fumero estudió Bellas Artes en la Universidad de La Laguna y se especializó en imagen digital, realidad virtual, 3D e ilustración en Madrid, donde le surgió la oportunidad de trabajar en el sector web como diseñador de interfaz. Limbo Kids abrió sus puertas en el año 2014, aunque el equipo ya contaba con una amplia trayectoria profesional puesto que entre 1999 y 2000 Fumero estuvo trabajando en el sector de las páginas web. Sin embargo, desde que trasladó su actividad profesional a Canarias se ha centrado principalmente en el sector audiovisual para ofrecer diferentes tipos de servicios.

Daniel Fumero volvió a la tierra que lo vio nacer y fue en ese momento cuando se centró en la parte editorial y audiovisual. "Desde que comenzamos esta aventura con Limbo Kids hemos tenido la oportunidad de hacer muchas cosas diferentes para cine pero también para televisión", relata el creador, quien precisa que uno de sus últimos trabajos ha sido un encargo de Televisión Canaria para el programa de humor Ríete Tú. Y es que la empresa radicada en La Laguna no solo se encarga de la imagen de la cadena sino también de este programa en particular.

A pesar de que Limbo Kids ofrece servicios desde el año 2014, el equipo ya trabajaba junto en 2008, cuando llegó una de sus grandes oportunidades en el mundo del cine y ha sido uno de los motivos por los que en la actualidad cuentan con tan buena fama alrededor de todo el globo. Fue en ese momento cuando se encargaron de elaborar la imagen para la película Óscar. Una pasión surrealista. Esta película, basada en la vida del pintor canario Óscar Domínguez, estuvo protagonizada por grandes nombres del panorama nacional como Silvia Abril o Emma Suárez y fue "un revulsivo para nuestro trabajo", sostiene Fumero, quien recuerda que esta producción "fue algo inédito para Canarias en ese momento". "La película tuvo un importante recorrido internacional y fue una confirmación para nosotros porque demostró que desde un estudio del Archipiélago se podían hacer grandes cosas que llegaran a todo el mundo", reconoce satisfecho.

Otro de los momentos importantes de Limbo Kids llegó en el año 2015 de la mano de la película española Vampyres. Dirigida por Víctor Matellano, "nos permitió entrar en contacto con empresas del sector de diferentes países, como Francia o Estados Unidos, puesto que fue una producción que llamó mucho la atención", explica Fumero quien recuerda que en aquel momento se encargaron de parte de la preproducción de la película, con la realización del cartel y el dossier de prensa, y también de la imagen final de la cinta. La empresa de La Laguna continúa ahora trabajando con aquellos que los contrataron en 2015, que se han convertido en clientes habituales.

" Vampyres ha sido uno de los proyectos en los que más me ha gustado participar", afirma el creador audiovisual, quien también destaca el trabajo realizado en 2016 para la película malaya Interchange: "Se estrenó como una gran superproducción en Malasia e Indonesia y fue el segundo paso importante que pudimos dar desde La Laguna. Se demostró que desde la calle Carrera se podía llegar a todo el mundo con una buena conexión a internet, con buenos contactos y con mucho trabajo".

Limbo Kids es una empresa que ofrece una amplia oferta de servicios. El cine es una parte importante del trabajo que realizan y que precisamente les permite enfrentarse a encargos "de muy cerca y de muy lejos". Pósters, efectos visuales o créditos son algunos de los proyectos que les llegan desde el sector del cine, aunque también se suelen enfrentar a dar forma a la imagen corporativa adaptada a la película. No obstante, Daniel Fumero indica que "lo mismo podemos estar preparando un cartel para una película de Malasia que haciendo la imagen de un festival o diseñando el embalaje alimentario para alguna empresa".

En la actualidad, Limbo Kids también trabaja de manera regular con diferentes cadenas nacionales, como es el caso de Fox o Disney y con sus departamentos digitales. De hecho, durante las últimas semanas se han encargado de realizar los subtítulos para diferentes materiales que se emitirán próximamente. De este modo, la empresa demuestra que la insularidad para ellos no supone ningún problema.

"Lo importante es llegar a ser conocido en el sector y, cuando eso pasa, la insularidad deja de importar", relata Fumero quien recuerda que Limbo Kids ha viajado mucho para llegar al punto en el que se encuentra en la actualidad. "Hemos acudido a foros y festivales, hemos conocido a las personas adecuadas y hemos unido los puntos para alcanzar este momento de nuestra carrera en el que disponemos de muchos contactos", explica el tinerfeño quien recuerda que "todo eso hace que la insularidad no solo no sea un problema sino que se llega a convertir en una ventaja porque nuestros clientes valoran mucho que los horarios sean flexibles y esa hora menos que tenemos es una ventaja para ellos y para nosotros". Fumero también destaca la importancia de las buenas conexiones a internet que existen en Canarias y con las que "enviar archivos de mucho peso no supone ni siquiera tiempo".

Compartir el artículo

stats