Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Gemma Medina y Odesa Campos

"Queda mucho para reconocer el trabajo de los viejos fotógrafos"

La Presidenta y Secretaria de la A.C. Axioma_Laboratorio de Mediación Artística explican que "el archivo de Fachico aporta una riqueza visual a Canarias por la gran variedad de temas que abordó y su movilidad entre las Islas"

Gemma Medina -izq.- y Odesa Campos de Axioma Laboratorio de Mediación Artística

Gemma Medina -izq.- y Odesa Campos de Axioma Laboratorio de Mediación Artística ) AZIOMA LMA

¿Qué aporta el material fotográfico de "Fachico" Rojas Fariñas al legado audiovisual de Canarias?

El archivo fotográfico de "Fachico" (1926-2007) es un tesoro de la historia cultural de Canarias que reclama ser recuperado y situado dentro del patrimonio nacional. Su archivo aporta una enorme riqueza visual al legado de la segunda mitad del siglo XX en Canarias debido a la gran variedad de temas que abordó con su fotografía y a su movilidad entre las Islas. Además, ofrece uno de los mejores fondos documentales sobre el ámbito artístico y cultural desde la década de los 60 y hasta los 90. A pesar de formar parte activa del grupo de renovación artística canaria, colaborando con artistas como Manrique, Millares, Dámaso, Chirino, Escobio, etcétera, y de haber sido ya reconocido a nivel nacional como uno de los fotógrafos de arquitectura moderna más destacados del periodo, especialmente a través del proyecto Fotografía de Arquitectura Moderna en España (FAME). La figura de Fachico no ha sido aún analizada en profundidad, más allá de algunos artículos monográficos y la tesis doctoral que presenté en 2012 [explica Gemma] y ¡aún está inédita!

¿Cuántas imágenes conforman este archivo y qué periodo abarca?

El archivo está formado por aproximadamente 249.000 imágenes que constituyen un fondo documental de valor artístico que ofrece un amplio recorrido visual por la historia cultural de las Islas desde finales de los años cincuenta (1957) hasta la primera década del siglo XXI (2007).

Las fotos se han cedido al archivo fotográfico de la FEDAC, en Gran Canaria, sin duda la mejor colección de imágenes antiguas de Canarias. ¿Qué papel juega Axioma, laboratorio de mediación artística, en la cesión de dicho material?

En octubre de 2019 se firmó el acuerdo de colaboración con el Cabildo de Gran Canaria (Consejería de Industria, Comercio y Artesanía) con la finalidad de custodiar el fondo Rojas Hernández y velar por la preservación del inmenso legado del fotógrafo. El Archivo de Fotografía Histórica de Canarias, dependiente de la Fedac, se está encargando también de la conservación química y la y la digitalización que facilitará su uso y puesta en valor. Axioma está colaborando en el proceso de catalogación de las imágenes. Desde el principio, tuvimos claro que para conservar un legado como el de Fachico era esencial contar con la colaboración de las instituciones públicas y otros agentes culturales de Canarias. En este sentido Axioma buscó la cooperación y generó sinergias con el Cabildo de Gran Canaria, tanto con la FEDAC como con el Gran Canaria Espacio Digital, que desde el principio, mostraron muchísimo interés por este fondo audiovisual y por favorecer su conservación y difusión. Entre las acciones que hemos desarrollado se ha tratado de dar a conocer la figura de Francisco Rojas a la nuevas generación de artistas y fotógrafos a través de charlas y encuentros con los estudiantes de la Escuela de Arte y Diseño de Gran Canaria (EADGC) así como colaborar con entidades como el CAAM o la Fundación César Manrique, por ejemplo, contribuyendo en las exposiciones de la celebración del aniversario del nacimiento de César Manrique.

Por otro lado, Axioma_laboratorio de mediación artística, ha creado el protocolo para cesión y reproducción de las fotografías de Fachico, lo que permite mejorar la gestión y velar por el buen uso de las mismas.

¿Cuándo y por qué nace Axioma?

Axioma Laboratorio de Mediación artística cumple 3 años en septiembre. La asociación fue activada en Gran Canaria por Gemma Medina, Odesa Campos, Luis Sánchez y Ciano Martín con el apoyo y colaboración de la familia Rojas-Hernández. Axioma surge con el claro propósito de conservar y recuperar el legado y la figura de Fachico y por ello trabajamos para activar el archivo fotográfico desde diferentes perspectivas, así como rescatar la figura de Francisco Rojas "Fachico" dentro del panorama de la Historia del Arte y la cultura de Canarias. Para ello, nos hemos marcado la misión de preservar, investigar y difundir el archivo, así como generar proyectos relacionados con las prácticas artísticas contemporáneas.

Cada vez está más extendida la función que las imágenes antiguas tienen como herramienta para enriquecer el relato histórico de Canarias. Sin embargo, poco o nada se sabe de los autores. ¿Se les ha dado a esos profesionales el valor o la importancia que merecen?

Esa es una pregunta clave. Lo cierto es que aún no. Y queda mucho trabajo por hacer. Con algunas excepciones, la fotografía ha sido durante mucho tiempo considerada como la cenicienta de las artes, o por su carácter documental quedaba adscrita a otras disciplinas. En muchos casos, como con el trabajo de Fachico, a pesar de ser un fotógrafo reconocido por todos aquellos con los que colaboró dada la calidad de sus imágenes, su fotografía sigue siendo utilizada en múltiples ocasiones en prensa, en publicaciones, pero su nombre no siempre aparece mencionado, con lo que su figura se desdibuja. Esto ocurre muchas veces por desconocimiento y otras por la costumbre arraigada de no mencionar al autor. Para situar estas imágenes en la historia del arte hay que reconocer la autoría y dar visibilidad a su trabajo, solo así se valorará la importancia de su figura como uno de los mejores fotógrafos del periodo.

Las imágenes de Fachico abarcan distintas temáticas como la arquitectura popular y moderna tanto rural como urbana; los retratos, la etnografía, los oficios, el fotoperiodismo, la publicidad o el turismo. ¿A qué se debe que tocase tantos palos?

Fundamentalmente a su personalidad. Por una parte, fue un fotógrafo inquieto y autodidacta, con lo que disfrutaba con cada nuevo reto que se le planteaba. Además la fotografía fue permeando todos los ámbitos de su vida. Fue muy aficionado a los deportes: vela, natación, salto, submarinismo, carreras de coches y motociclismo. Le interesaba mucho la arquitectura y aunque no pudo entrar en la Escuela de Madrid, siempre mantuvo esa comprensión del espacio arquitectónico que se reflejaba en su fotografía. De hecho, comenzó en la fotografía profesional colaborando con Manuel de la Peña, con lo que se vinculó al desarrollo turístico de Gran Canaria y luego colaboró con los arquitectos más representativos del periodo. Anteriormente trabajó como representante comercial, así que dominaba el lenguaje publicitario. Desarrolló una línea etnográfica y de arquitectura vernácula que rescataba el genius loci de las islas y a la vez, por su vinculación con el grupo de renovación artística, reconocía los movimientos estéticos internacionales y de diseño? Además tenía una tendencia natural a generar colaboraciones y redes de trabajo, con lo que navegó todos los ámbitos posibles.

Por lo general, cuando hablamos de fotos antiguas tenemos en la mente material en blanco y negro pero el tiempo va corriendo y las imágenes en color de los años 60 en adelante también tienen un importante valor etnográfico. ¿Existe mucho contenido en color en los archivos? ¿Le presta el ciudadano de a pie la atención que merece a ese material en color que a veces se acumula en casa sin darle importancia?

En el archivo Rojas-Hernández hay una enorme cantidad de imágenes en color. De hecho, los únicos cursos de formación fotográfica que recibió Fachico fueron en torno al uso del color organizados por Agfa-Gevaert. En ese registro también se combinan algunas de las imágenes familiares del fotógrafo. Muchos de nosotros tenemos en casa, imágenes en color de los 70-80s a las que no prestamos demasiada atención considerando que no tienen ningún valor. Sin embargo, todas ellas acumulan ya ese valor axiomático de la fotografía que es su valor documental. Ya forman parte de la historia y pueden iniciar un diálogo con el presente. Todas ellas nos ofrecen información y una mirada concreta sobre ese momento, conformando nuestro imaginario sobre una época del pasado: tendencias, costumbres, lugares. Ahora que los 80s vuelven a estar tan de moda, les recomendamos revisitar el antiguo álbum familiar para que descubran cuán cercanos estábamos a lo que ahora se considera ser cool.

Compartir el artículo

stats