Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación y tecnología

La ECCA del confinamiento: una experiencia que aporta

Lucas López, que culmina esta semana sus 16 años de director general de Radio Ecca, reivindica, tras la labor en la pandemia, el legado del jesuita Francisco Villén como instrumento para la formación en la crisis

La ECCA del confinamiento: una experiencia que aporta

La ECCA del confinamiento: una experiencia que aporta

El 20 de julio, lunes, por medio de videoconferencia, tuvo lugar un evento singular: se celebró la orla del Graduado en Educación Secundaria del alumnado ECCA vinculado a la Fundación Secretariado Gitano FSG). Contamos con la presencia de ministra de Educación del Gobierno de España acompañada de su Secretario de Estado.

Isidro Rodríguez, director de la FSG, describió el panorama esperanzador pero difícil de la gente joven de la comunidad gitana ante los estudios. Valoró el esfuerzo hecho por los chicos y las chicas y agradeció el trabajo realizado por las personas de la Fundación Secretariado Gitano y de Radio ECCA Fundación Canaria. Verónica García, reconoció en nombre del alumnado, repartido por toda España, el trabajo de las instituciones y los éxitos obtenidos. Subrayó cómo "la conciliación no es nada fácil y, sin embargo, la posibilidad de estudiar online con ECCA ha sido provechosa, con una formación dinámica que se hace fácil". Nos anunció que ya prepara el nuevo curso, en el que va a hacer oposiciones.

Finalmente, intervino la ministra de Educación. Isabel Celaá insistió en que la educación debe ser un instrumento de inclusión social. Agradeció el trabajo realizado por la Fundación Secretariado Gitano y por ECCA: "este trabajo a distancia, online, modular, ha tenido un resultado grandioso". Señaló la preocupación por el excesivo abandono temprano y mostró cómo la alianza entre ECCA y FSG, con la propuesta online, "en la circunstancia de la pandemia, ha servido para avanzar mucho". De ese modo, el evento telemático hizo visible la alianza de más de diez años entre la Fundación Secretariado Gitano y Radio ECCA en ayuda de miles de personas. También mostró el trabajo llevado a cabo durante el confinamiento con un resultado más que aceptable.

Merece la pena que se conozca la experiencia ECCA y que se reflexiona sobre lo aprendido durante el confinamiento. En síntesis, las intuiciones básicas de Francisco Villén, el jesuita fundador de ECCA, siguen vigentes: una alianza por la educación y la tecnología de la comunicación y el aprendizaje con pedagogía propia.

Luz corta: la primera reacción

Aunque teníamos señales y nos estábamos preparando para la situación, la decisión del confinamiento ciudadano sacudió a los equipos y a las personas para las que trabaja ECCA: oyentes de la radio y participantes en nuestros proyectos socioeducativos. En aquellos primeros momentos, con alumnado repartido por las islas y 52 ciudades de la España peninsular, así como Senegal, Mauritania y Guinea Bissau, con más de un centenar de proyectos socioeducativos en marcha y la presencia de nuestra emisora en todos los hogares constatamos la necesidad de garantizar la salud de las personas sin hacer peligrar nuestra misión.

Salvo los equipos de radio en directo e imprenta, las cien personas que trabajan en la sede central, al igual que otras quinientas personas, que hacen su labor en las diferentes sedes territoriales, quedamos en casa sin contar con los equipos necesarios para sustituir la tecnología de nuestras oficinas. Además, constatamos que parte de nuestra formación y de nuestros proyectos sociales incluían aspectos presenciales que parecían inviables. Igualmente, nuestra cooperación exterior, con personas desplazadas en África Occidental se vio cuestionada por medidas similares tomadas por los diferentes gobiernos.

En resumen, como el conjunto de las personas de los sistemas de atención social, tuvimos que transformarnos en un fin de semana para que el martes siguiente la mayoría de nuestros proyectos socioeducativos pudieran estar en marcha. Se trataba de conducir con la luz corta, sin tener claro ni el hacia dónde ni él durante cuánto tiempo. Había que mantenerse en marcha sin que las circunstancias nos obligaran a parar.

Pero es cierto que partíamos con tres ventajas: el Sistema ECCA, nuestro alumnado y las alianzas. El modo en el que hacemos nuestra misión, nuestro Sistema ECCA, es desde hace 55 años telemático; las personas a las que acompañamos, mayoritariamente adultas, tienen una mayor autonomía que los chicos y las chicas del sistema educativo ordinario; además, el trabajo con las diferentes alianzas públicas y privadas nos hizo fuertes para aguantar el primer impacto. Entre las alianzas públicas destacan los servicios sociales de los ayuntamientos, las consejerías de los Cabildos, las diferentes consejerías del Gobierno de Canarias o el Servicio Canario de Empleo. Entre las privadas, señalamos la Fundación Secretariado Gitano, la Fundación La Caixa, la Fundación Don Bosco, la red de Escuelas de Segunda Oportunidad o la red de los jesuitas. A esa ventaja sumamos una circunstancia que hemos vivido generalizada en los servicios sociales, educativos y sanitarios: la dedicación comprometida de las personas implicadas.

Luz media: misión socioeducativa

A pesar de las vacilaciones en la información que nos llegaba desde el Ministerio y las Consejerías de Educación (durante un tiempo se habló del retorno a las aulas antes de final de curso), poco a poco nos quedó suficientemente claro que la nueva situación se prolongaría hasta final de curso. Superado el primer impacto, nuestra tarea se centró en tres grandes líneas de trabajo:

Llegar a las personas de nuestros proyectos socioeducativos. Descubrimos las dificultades tecnológicas de buena parte del alumnado y cómo la desigualdad económica afecta a la brecha digital: las personas con menos recursos económicos encuentran más dificultades para acceder al mundo telemático. Así que un tercio de nuestra comunidad socioeducativa tuvo notables dificultades tecnológicas. Solo mediante su esfuerzo personal y de nuestros equipos garantizamos la continuidad de la mayoría. Validamos nuestra plataforma educativa, complementada con grupos de whatsapp, videoconferencias tutoriales, llamadas de teléfono o determinadas "app" encaminadas a conectar y motivar.

Garantizar el funcionamiento con muchas medidas organizativas, de equipamiento, tecnológicas, de recursos humanos y económicos. Por supuesto, nuestras cuentas se revisaron constatando el impacto de la crisis sobre la gente a la que servimos y sobre las instituciones que financian nuestra formación y proyectos. Los equipos de las diferentes áreas de administración, recursos humanos y servicios tecnológicos trabajaron sin parar.

Promover las alianzas. Nuestro modo habitual de trabajo en alianza con otras instituciones necesitó un cuidado especial. En el desconcierto inicial, alguna entidad mostró dudas sobre la viabilidad de los proyectos. Pero el trabajo fue rápidamente reconocido e incluso ampliado para responder a las nuevas demandas (por ejemplo,. en el campo de la formación turística para la gente de los ERTE). Abordamos la preparación de píldoras formativas sobre el uso de la plataforma digital para la Consejería de Educación y ofertamos talleres escolares que se impartieron en los centros de Canarias; generamos proyectos apropiados de la mano de muchos ayuntamientos; reorganizamos el 'CaixaProInfancia' de especial impacto entre las familias más desfavorecidas y emprendimos una colaboración transatlántica con Argentina y Perú. La radio, por su parte, hizo un esfuerzo por seguir a todas las instituciones con las que colaboramos, dando voz a sus gentes.

Cuidar a las personas. Nuestra oficina de recursos humanos puso todo su empeño en aplicar las medidas de prevención sanitaria. Acompañamos a nuestros cooperantes en el exterior en su peripecia hasta que se encontraron de vuelta en casa o a las personas desplazadas en Canarias desde otros países hasta su retorno. El apoyo psicosocial a quienes sufrían especial estrés por la situación de confinamiento fue tarea de un equipo psicológico creado específicamente. Por otro lado, nuestra radio, claramente orientada hacia la población adulta, proporcionó un acercamiento pedagógico, veraz y esperanzado a través de las ondas.

Luz larga: lo aprendido y el itinerario

Miramos ya hacia el futuro inmediato. Las buenas noticias llegadas de Europa nos llevan a esperar una estrategia diferente a la de recortes, pero no ignoramos la complejidad de la situación. Será dramática para quienes tienen menos recursos y para las instituciones que trabajan para las personas y grupos más vulnerables. Por eso, los aprendizajes realizados en los tiempos del confinamiento nos invita a reformular nuestras estrategias.

El primer aprendizaje nos lleva a valorar a las personas que hacen la misión de la Institución. Sin su dedicación y entrega, liderada con cabeza y corazón, no hubiéramos podido responder a la situación creada por el confinamiento y no seríamos capaces de proponer un futuro. El cuidado de nuestros equipos, su formación continuada y todo lo que hacemos para que vivan la misión institucional de la entidad es tarea imprescindible.

El segundo aprendizaje nos lleva a valorar la claridad en nuestra misión. Las personas y las sociedades, principalmente las más vulnerables, están en el centro de nuestra actividad. Para ellas actuamos de acuerdo a nuestra experticia: promover su desarrollo personal y social mediante la formación, la comunicación y el acompañamiento social, en nuestras islas, en el África cercana y América Latina y en los pueblos y ciudades del resto de España donde ya actuamos. Las tecnologías del aprendizaje y el empoderamiento son parte de nuestro 'adn' pedagógico, comunicativo y de educación social. No son un mero instrumento que podemos usar o no, sino como una cualidad determinante de nuestra identidad y misión institucional.

El tercer aprendizaje subraya una cualidad que tiene esta casa desde su fundación: ECCA ha sido, es y deberá seguir siendo una alianza. Su patronato, que incorpora al Gobierno de Canarias, a los Cabildos, a la Compañía de Jesús, a diversas entidades de la sociedad civil y a sus propios equipos profesionales, la dota de una especial capacidad para actuar en red. De hecho, durante el confinamiento, las actividades más exitosas fueron aquellas que se hacen en alianza con las administraciones y con las entidades del tercer sector. Por tanto, si queremos que en el futuro ECCA pueda seguir siendo una respuesta potente, como lo ha sido desde su nacimiento, nos toca reforzar la alianza.

Finalmente, el aprendizaje más importante es el que habla de la sociedad a la que servimos. Se han hecho más patentes las debilidades, desigualdades y fracturas sociales que ya conocíamos. Esas heridas atraen nuestra mirada. ECCA no nació para promover el mayor empoderamiento de los que ya, por cuna y entorno social, tienen más poder. Existimos para colaborar con el resto de la sociedad en la construcción de un mundo más justo, más humano, si quieren, en los términos de los jesuitas que la pusimos en marcha, más divino. Pero esa tarea no es posible si no reconocemos la fractura social creciente con la que nos encontramos: Nos toca afrontarla con una formación de calidad, un esfuerzo comunicativo que nos ayude a poner en el centro lo importante y un acompañamiento social responsabilizador.

María Reverón, de ECCA Tenerife, alumna de GES, mamá de un niño que estudia la ESO, hablaba de cómo el tiempo de confinamiento le había permitido estudiar más y mejor con ECCA y su plataforma. Añadía que también su hijo había repasado las lecciones con ella. Afirmaba: "¿Qué mejor que estudiar con ECCA? Es un centro educativo con muchísima experiencia y que no nos deja colgados ni en tiempo de pandemia". Quienes trabajamos en Radio ECCA sabemos que nuestra labor es importante, pero que son ellas y ellos, quienes después de un tiempo retoman los estudios, las verdaderas personas protagonistas de esta historia. Por eso, estas palabras van por ti, María, por ti y por las miles de personas que nos enseñan cada día, en tiempos de confinamiento, lo que es un trabajo bien hecho y una dedicación generosa y responsable. Ustedes hacen una ECCA que nos hace sentir el orgullo de algo bien hecho, desde nuestras islas, para el mundo.

Compartir el artículo

stats