Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

arte e identidad

Cartografía del herreño

El fotógrafo Alexis W dedica una década a retratar los rostros de sus vecinos en un ambicioso proyecto artístico y antropológico con el que ayudar a archivar la historia de Canarias a comienzos del siglo XXI

En las cuatro  páginas de este reportaje, varios de los más de 1.100 retratos realizados por Alexis W a lo largo de los últimos nueve años en su estudio de Tacorón. (L)  | ALEXIS W

En las cuatro páginas de este reportaje, varios de los más de 1.100 retratos realizados por Alexis W a lo largo de los últimos nueve años en su estudio de Tacorón. (L) | ALEXIS W

Alexis W (El Hierro, 1972) tiene una única certeza y es que de su isla natal no lo mueve nadie. El fotógrafo ha vivido en la pequeña Isla del Meridiano y lo ha hecho también en la capital de España, pero sabe que su futuro está en los recónditos paisajes de la tierra herreña, en la que los colores de la naturaleza dibujan sus fotografías y donde un parpadeo le sirve a él para crear una obra de arte. El creador trabaja desde hace una década en un ambicioso proyecto artístico y antropológico que le ha llevado a fotografiar a más de un millar de vecinos herreños, con lo que no solo está logrando una amplia colección sino también garantizar un fiel archivo de las almas que poblaron la isla de El Hierro durante los primeros años del siglo XXI.

Cartografía del herreño

Tras dos décadas viviendo en Madrid, Alexis W regresó a su lugar de origen para “aportar mi pequeño granito de arena” a la historia reciente del Archipiélago. “He tomado conciencia de que nos encontramos en un tiempo nuevo, en un momento de cambio, no solo para el mundo sino también para las personas y su forma de relacionarse y, cómo no, todo eso también tiene consecuencias en El Hierro, que se encuentra inmerso en un proceso de cambio maravilloso”, relata el artista, quien ansía “una isla sostenible y que mantiene sus valores tradicionales en mitad de este proceso de cambio brutal”. 

Cartografía del herreño

Y el granito de arena de Alexis W ya se ha prolongado durante nueve años, en los que ha dado forma a una cartografía del herreño, y del canario por extensión, de principios de siglo XXI. Más de 1.100 personas han pasado por delante del objetivo de su cámara fotográfica para ayudar al artista a que el público reflexione “sobre la contemporaneidad del canario, del paisaje humano de las Islas, sus matices, el mestizaje, nuestros puertos de origen o nuestra historia”. Retratos individuales, en grupo, clanes familiares, con los ojos abiertos o los ojos cerrados son algunos de los ejemplos de su obra, que realiza en todos los casos en el estudio al aire libro del Charco de Tacorón, un protagonista más de su propuesta artística. Todo ello ha dado luego origen a diferentes discursos artísticos que le han permitido colaborar además con profesionales de dentro y fuera de España para ofrecer una propuesta mucho más rica que pasa también por la literatura o la música. 

Cartografía del herreño

Después de los más de 20 años que vivió en Madrid, Alexis W volvió a su tierra hace ya una década. En la capital de España vivió de una manera totalmente diferente a como es la vida en El Hierro: “Trabajaba de noche en un bar pero de manera paralela desarrollé mi faceta como artista a través del proyecto de La ventana indiscreta”. De este modo, cuando volvió a El Hierro, su vida cambió de extremo a extremo y decidió acercarse a la tierra que lo había visto nacer y a las personas que habitan su Isla para que su historia no caiga en el olvido. “Comencé a realizar esta cartografía porque era de esta forma como quería acercarme a la Isla”, explica el artista quien define el ejercicio de retratar como “una experiencia que me tomo con mucha responsabilidad porque ante mí y en mis manos tengo material sensible”. Por eso, define esta actividad como “una experiencia compartida a la que doy un gran valor porque se trata de un encuentro con otras personas, y eso es lo más importante para mí, más allá de la labor de archivo que conlleva”. 

Cartografía del herreño

Así, define este trabajo de cartografía como “un regalo” que, además está muy relacionado para él con sus vivencias de Madrid porque, como recuerda, “fue allí donde comencé a jugar con una lámpara y retraté a 800 personas en un estudio que monté en el bar donde trabajaba. Sonaba música, servía copas y sacaba fotos mientras los clientes eran espectadores de todo el proceso”.

Cartografía del herreño

En El Hierro, el estudio del Tacorón es el espacio elegido por Alexis W para dar forma a este ambicioso trabajo. En este charco “he descubierto una no luz que me ofrece un espacio íntimo para buscar el gesto esencial de las personas a las que retrato”, explica el artista, quien añade que “ya no podría trabajar en otro lugar”. De este modo, el trabajo se ha convertido para el artista en un momento de disfrute porque precisamente eso, disfrutar, es lo único que se exige cuando se pone ante la cámara y añade que “las piezas funcionan por sí solas, son autosuficientes”. 

Cartografía del herreño

Son nueve los años que ha dedicado ya Alexis W a conformar este archivo y tiene claro que aún le queda mucho trabajo por delante. “Cuando retratas con la cercanía con que yo lo hago, cada imagen es una experiencia artística nueva y, por tanto, nunca te aburres porque cada rostro es una vida”, afirma el artista, quien desea “dar cuota de presencia a todas las personas y sus peculiaridades que, en nuestra encrucijada histórica, han conformado esa cartografía herreña que, por extensión, es también la del canario”. 

Cartografía del herreño

Con todo, es inevitable que este isleño cree lazos con las personas a las que fotografía. Así, explica: “Cuando retrato a alguien lo hago desplazarse a mi estudio de Tacorón y luego, si quiere tener la foto, le pido que venga a mi casa, le invito a tomar algo, y entre los dos seleccionamos el material”. El fotografiado adquiere la imagen en formato físico, reivindicando de este modo la tradición clásica del fotógrafo y con el objetivo de salvaguardar “el ritual del posado”. Todo ello hace que “se prolongue la experiencia, tanto para el artista como para el retratado, entre los que se crea una relación única”.

Cartografía del herreño

A todo ello se une otro momento único para el creador. “Algunos familiares acuden a mí cuando el retratado fallece para conseguir algunas imágenes y poseer ese momento congelado y para mí es una situación muy dura y hermosa al mismo tiempo”, reconoce Alexis W, quien explica que en esos momentos cobran más relevancia que nunca las imágenes que hace de los herreños con los ojos cerrados: “Se crea una relación curiosa entre los espectadores y los retratados porque logro sembrarles una pregunta en la cabeza y que además cada uno interprete esta fotografía de una manera diferente”. Todo ello, en el momento de despedirse de un ser querido, crea una reacción al mismo tiempo “curiosa y muy dura” por parte de los familiares que acuden a Alexis W para llevarse un último recuerdo de sus seres queridos. 

Cartografía del herreño

El herreño sabe que su propuesta artística no termina al disparar la foto. “Me interesa mucho lo que ocurre después porque es algo que no me pertenece”, afirma. Y de ahí que trate de facilitar la experiencia al público otorgándole a sus imágenes la escala que se merecen: “Es algo muy importante para mí y trato de presentarlas a escala real para crear una relación íntima entre el retratado y el espectador”. Es en este punto en el que Alexis W destaca el valor de archivo que terminará teniendo la cartografía del herreño que viene realizando desde hace ya nueve años. “El valor que puede llegar a tener mi trabajo se comprobará en el futuro, cuando alguien encuentre estas fotografías y sepa interpretar todos esos matices que ofrece este recorrido, que le permitirá saber cómo era el herreño de principios del siglo XXI”, afirma.

Cartografía del herreño

De manera paralela a estos relatos, Alexis W ha ido “pervirtiendo” el archivo hasta dar forma a diferentes discursos que no solo han contado con la colaboración de diferentes artistas sino que también han permitido que esta cartografía viaje por todo el mundo. Es en este punto en el que el herreño destaca la “diferencia entre el fotógrafo y el artista que emplea el medio fotográfico para generar su obra”. Es así precisamente como surgió “el discurso del nosotros y sobre la identidad canaria contemporánea” y el deseo del herreño de configurar un mapa sobre los orígenes, los viajes, la historia y el aprendizaje del Archipiélago, que ha girado alrededor del origen africano, la culturalización europea y el viaje de ida y vuelta de los isleños a América. En esta labor cuenta con la colaboración del creativo herreño Juan Matías Padrón. 

Cartografía del herreño

Para ello, Alexis W solicitó a 200 personas a las que ya había retratado su autorización para usar su identidad y construir máscaras con las que viajar a diferentes rincones del planeta. “He hecho un viaje simbólico a los tres continentes que han tenido influencia en nuestra historia: Recorrí Cuba con esos 200 retratos y grabé las interacciones de estas con la población local, y allí los repentistas cubanos compusieron música para el proyecto”, relata el artista herreño, quien también viajó a Madrid para colaborar con el músico Javier Álvarez en esta misma línea. Por último, se desplazó hasta los campos de refugiados de Tinduf para repetir la acción con Aziza Brahim. También el guitarrista de origen alemán y asentado en El Hierro Torsten de Winkel participará en esta experiencia creativa compartida en la que Alexis W también ha querido contar con las letras de los cantantes Arístides Moreno y Bejo que reformularán el Arroró Herreño de Valentina la de Sabinosa. Una propuesta que aglutina todos los géneros con el último objetivo de realizar una rica radiografía del herreño actual. 

Cartografía del herreño

Compartir el artículo

stats