Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sesión cómplice de Kira y Ciro

Ciro Miró: “Hierro’ me llega en un momento muy interesante”

Ciro Miró con traje sastre de Dsquared2.  CHARLY CALDERÓN/WOMAN

Ciro Miró con traje sastre de Dsquared2. CHARLY CALDERÓN/WOMAN

¿El hábito hace al monje?

El vestir bien da una buena impresión pero soy partidario de que la elegancia y la clase se llevan por dentro. Hoy en día casi todo vale y la elegancia es más una cuestión de actitud.

¿Qué dice su armario de usted?

Últimamente tiro más por la comodidad que por la complejidad. Debe de ser por estos tiempos de pandemia que estamos viviendo. A veces también me gusta vestirme bien aunque sea para estar en casa, aunque luego lo combine con pantuflas.

¿Y chándal?

Todavía no. Ahí estoy anclado en lo clásico, en la vieja escuela y el chándal aún lo tengo para hacer deporte.

Un lago. ¿Quién de los dos hermanos se lanzaría a nadar y quién guardaría la ropa?

Los dos nos lanzaríamos a nadar. Somos canarios y nos pierde el agua. Yo soy aficionado a la natación en aguas abiertas y mi hermana es otra atrevida. En cuanto a la ropa… en Canarias, cuando vas solo a la playa, le dices al de al lado que le eche un vistacito y ya está.

Para un actor ¿hacer una sesión de moda es difícil o está chupado?

A mí me gusta. Me siento cómodo haciéndolo, es una forma de actuar y convertirme en un personaje que soy yo, al fin y al cabo… levantando más la barbilla cuando te lo dicen, eso sí. Tengo amigos de trabajo que lo pasan mal en estas sesiones porque se autojuzgan pero yo no lo pienso tanto.

Entre hermanos ¿quién farda más de quién?

Los dos. Presumo de lo constante y luchadora que es Kira. Ha sido una hormiguita. Trabajadora, trabajadora. Y muy disciplinada. Era de sobresalientes y yo, de raspados.

¿Y eso se lleva bien siendo el hermano mayor?

Por supuesto. He aprendido mucho de mi hermana, me ha enseñado a ser más constante. Yo he sido más de probar de aquí y e allá, y si algo no me llenaba, cambiaba; ella, si empieza algo, lo termina. Yo le he dado más la soltura y ella a mí, la disciplina.

¿Qué comparten por genes?

Dar las gracias por todo, todo el rato. Somos mucho de agradecer.

“Haber entrado en la nueva temporada de ‘Hierro’, con el aval que ya tenía de la primera, ha sido un regalazo del universo aunque ya me lo curré mucho para entrar desde el principio en la serie”

decoration

Los Premios Feroz mostraron su preocupación por el futuro de las salas de cine. ¿Qué futuro les ve?

Todo vuelve. Ir al cine, el olor a palomitas y a moqueta, y esa pantalla… eso es auténtico. Tal vez ahora el cine no atraviese su mejor momento por la pandemia pero cuando esto se relaje, será de nuevo una pasada y volverá a haber colas. Si no, vamos a terminar cada uno en nuestra casa, tomándonos la copa en el salón, y eso me da miedito. El cine tiene que resurgir igual que el vinilo.

¿Las plataformas son el salvavidas del cine o son el lastre?

Antes de que las plataformas se consolidaran, la mayoría de mis amigos y yo no trabajábamos todo lo que queríamos; desde que las plataformas se han instalado y están con la guerra de quién produce la mejor serie del año, estamos todos trabajando. Por ese lado creo que atravesamos en un momento dulce. El año pasado, solo en Madrid, en el primer semestre se rodaron 44 películas y 22 series. Ese boom de producción no lo había vivido jamás.

El actor con camisa y pantalón de la misma marca.   |

El actor con camisa y pantalón de la misma marca. |

Y ahora le vemos en la serie Hierro.

El rodaje de Hierro en la isla del Hierro es de las mejores experiencias que he tenido en mi vida. Aparte de que la isla y su gente es maravillosa, ha sido increíble la convivencia del equipo. Hay hasta un chat de WhatsApp con todos los actores y el equipo técnico mezclado. El nivel de hermandad ha sido increíble.

Después de tanto tiempo dedicado a la interpretación imagino que estará contento de su participación en la serie y especialmente porque se trata de una producción rodada en Canarias.

La verdad es que sí. Haber entrado en el proyecto, con el aval que ya tenía de la primera temporada ha sido un regalazo del universo aunque, bueno, también me lo curré mucho para entrar desde la primera temporada y para la segunda hice bastantes castings y me lo peleé mucho. De hecho, en el último momento pensé que ya no me lo habían dado y me afeité la barba. Entonces me llamaron y me dijeron que el papel era mío.

¿Había presión, conociendo ya todos ustedes el éxito nacional e internacional de la primera temporada?

Pues sí. El éxito de la primera supertemporada claro que pesaba.

¿Qué experiencia le queda de este rodaje?

Una de las más románticas es que el Ciro niño siempre soñaba con bajar los barrancos con el palo, el salto del pastor, y por fin, después de contactar con Petróleo, la persona que me enseñó para el personaje de Alfredo a moverme con la lanza, es una de las experiencias que me quedo además de aprender de pastoreo o de practicar lucha canaria.

¿Qué repercusión ha tenido la serie en su recorrido profesional?

No soy de ese tipo de actor que le guste aferrarse a las críticas, tanto a las positivas como a las negativas, porque pienso que ambas te hacen el mismo daño. En mi caso lo importante es que uno cuando se vaya a dormir tenga la sensación de que ha dado todo por el proyecto. Claro que estoy satisfecho por mi entrega y el desarrollo de Hierro y también por el trabajo del equipo: todos, desde la A a la Z, nos hemos dejado la piel.

¿Qué relación se ha creado con las actrices de la serie, en especial con las niñas?

Muy buena. Yo a Aroha Hafez (Lucía) e Iris Díaz (sargento Cruz) ya las conocía porque llevamos muchos años en esto y por ejemplo con Iris coincidí en El Comisario. Y con Naira Lleó (Ágata) y Helena Sempere (Dácil) se creó un vínculo muy bonito, en especial con Naira que era la peque y nos la llevábamos a todos lados con su padre o su hermana, pero es un terremoto [risas].

¿En el mundo de la interpretación es importante la formación? Se lo pregunto porque recuerdo que hace muchos años me sorprendió enterarme que usted estaba recibiendo clases de esgrima y espada en Las Palmas de Gran Canaria por ampliar su registro y a mí, desde mi humilde opinión, aquello me pareció una modernidad.

Yo soy superpartidario de que un actor debe estar formándose constantemente y no dejar nunca de estudiar. Estamos en continua evolución, haciendo cursos de reciclaje, probando nuevas técnicas... Cuando decidí que quería estudiar arte dramático no existía la Escuela de Actores de Canarias y la única opción era irse fuera a formarte. Cuando aterricé en Madrid me fui a la escuela de Cristina Rota y luego cuando terminé me fui a La Barraca, que era otra escuela de teatro fabulosa. De ahí pasé a Fernando Piernas, más tarde a la escuela de cine... Pienso que mientras más formado esté un actor o una actriz, más herramientas tendrá para expresarse.

“No soy de esos actores que se aferra a las críticas, ni a las positivas ni a las negativas, porque ambas te hacen el mismo daño. Para mi lo importante es ir a dormir con la sensación de haberlo dado todo”

decoration

¿Le ha llegado en un buen momento profesional el personaje de Alfredo en Hierro?

Bueno, todo llega cuando tiene que llegar. La cosa es que cuando uno lleva tantos años en esta profesión, luchando, ya está acostumbrado a tratar de meter la cabeza en proyectos que al final no salen o que tienen un papel muy pequeño o que, incluso, el personaje muere en la edición... Eso te va frustrando. Por eso es tan importante para mí lo que ha surgido con Hierro porque creo que además me llega en un momento interesante de formación. Como le decía al principio, ha llegado cuando tenía que llegar.

Como espectador, ¿qué series ve?

Tengo unas cuantas series que siempre recomiendo: Perros de Berlín, Muertos para mí o Killing Eve, además de Hierro.

Igualdad en el mundo del cine. ¿Un sistema de cuotas ayuda, como proponen otros sectores?

Es verdad que a la hora de solicitar ayudas para el cine se dan más puntos si los equipos están formados por mujeres. Es un debate muy amplio. Soy consciente de que vivimos en un país machista y la historia es machista. En el cine lo hemos visto con mi madre: era directora de producción y hemos visto sus dificultades. En mi mundo mágico lo ideal sería que no tuviéramos que estar distinguiéndonos por ser hombre, mujer, hetero, gay, trans, intersexual…

Compartir el artículo

stats