Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tendencias

La moda negra importa

El renacimiento que vive la cultura afrodescendiente tiene su réplica en la moda | Aquí brindamos un quién es quién de los diseñadores negros que están aportando nuevo nervio al sector

La moda negra importa

La moda negra importa

La inclusión ha empezado por las modelos. No hay campaña que no cuente con varias maniquís negras. Incluso una marca tan blanca como Zara ilustra su nueva colección con una gran foto en la web: una modelo negra con un gran pañuelo plateado en la cabeza anuncia la llegada de nuevos tiempos. La realidad obliga. Sobre todo en EEUU, en cuyas calles se ha gritado que las vidas negras importan, y donde las artes viven un renacimiento que recuerda al Harlem de los años 20 y 30, cuando la cultura afroamericana tuvo un momento de esplendor con el New Negro Movement, en lucha por los derechos civiles.

La poeta Amanda Gorman lo explica así en Time: “Vivimos un momento importante en el arte negro porque vivimos un momento importante en la vida negra. Lo vemos en la moda, el arte, la danza, la música. La experiencia negra participa en todas las formas de expresión. No puedo imaginar nada más emocionante”. Y en esa “emoción” entra también el redescubrimiento en todos los campos, también en la moda. Porque, a los nuevos diseñadores, les precedieron otros muchos. Como Willi Smith, pionero del streetwear en los 70. O Stephen Burrows, rey de la estética Studio 54 que vestía a Diana Ross.

También el recordado Patrick Kelly, primer americano admitido en la Cámara Francesa del Prêt-à-porter en 1988, modisto de Grace Jones, Madonna y Lady Di. Kelly estudió historia africana y usaba su marca contra el racismo, con símbolos como su logo: una cara negra que los americanos se negaban a comprar y sus familiares colocaron en su lápida cuando murió de sida en 1990. O Patrick Robinson, que trabajó con Kelly en París antes de volver a Nueva York como diseñador jefe de Gap y luego dirigir la firma sostenible Pashko. Con él cosió a su vez Victor Glemaud, conocido por sus coloridos jerséis de punto. También está Tracy Reese, célebre por sus estampados. Y, cómo no, Dapper Dan, un clásico de Harlem que ha dado forma al hip hop y los enormes logos. Dan volvió a lo grande en 2017, cuando Gucci eligió una bomber inspirada en su icónica versión de Vuitton de 1989.

Pero es que hubo otras antes: diseñadoras negras que vestían a la élite blanca como Anne Lowe o Elizabeth Keckley, modista de la primera dama Mary Todd Lincoln. Desde que Michelle Obama defendió el trabajo de los creadores negros, el empeño por contar que no fue la primera en vestirlos es cada vez mayor. Y el esfuerzo por mostrar un talento que desafía a la industria ha llegado para quedarse.

Kerby Jean-Raymond

Kerby Jean-Raymond

Kerby Jean-Raymond

Un siglo después de que Ann Lowe empezara su camino en la industria, llegó este neoyorquino que ha revolucionado la moda negra diseñando para los suyos. El fundador de Pyer Moss lo tiene claro: su marca se hizo un nombre en 2016, cuando mostró la brutalidad policial en un desfile para apoyar a Black Lives Matter. “Han ganado fortunas apropiándose de nuestra creatividad y nunca se han esforzado en representarnos”, dice el creador, que trabajó con Marchesa o Marc Jacobs antes de lanzar su firma, colaborar con Reebok y ganar el premio CFDA/Vogue Fashion Fund.

Virgil Abloh

Virgil Abloh

Virgil Abloh

En 2009 cambió la arquitectura por la moda como becario en Fendi, donde coincidió con Kanye West. Y en 2012 creó en Milán su gran proyecto, Off-White, “una plataforma creativa cuyo principal medio es la moda”, pero en la que cabe de todo. Streetwear, lujo, arte, música o viajes. Su éxito fue inmediato. Desde 2018 también dirige la colección de hombre de Louis Vuitton. Además de por sus colaboraciones con Nike o Ikea, es célebre por tender puentes entre el hip hop y la alta moda.

Telfar Clemens

Telfar Clemens

Telfar Clemens

Su marca, Telfar, nació en 2004 cuando aún era estudiante en Pace University y sus amigos empezaban a vestirse cruzando las fronteras de género. Por eso es unisex. “No es para ti, es para todo el mundo”, insiste, inspirado en la calle. También ganador del CFDA/Vogue Fashion Fund que apoya a creadores emergentes, invirtió el dinero en producir su pieza estrella: el bolso shopping en tres tamaños es su producto más vendido, bautizado como Bushwick Birkin (en referencia al barrio de Brooklyn y el bolso de Hermès) por convertirse en símbolo de la comunidad negra.

Fe Noel

Fe Noel

Fe Noel

La herencia caribeña de Fe Noel está muy presente en los diseños de su marca, en el barrio neoyorquino de Brooklyn. La diseñadora se estrenó en la industria a los 19 años con una tienda de ropa vintage desde la que fue dibujando su proyecto hasta hacerlo realidad, y al que ha añadido una fundación para ayudar a jóvenes emprendedoras. También su país de nacimiento, Nigeria, sirve de inspiración para los colores y estampados de Andrea Iyamah, otra diseñadora en ascenso que destaca especialmente en la moda de baño.

LaQuan Smith

LaQuan Smith

LaQuan Smith

Como Telfar, Smith nació en Queens. Empezó a hacer ropa cuando tenía 13 años, al heredar una máquina de coser de su abuela. Y aunque no lo admitieron en el Fashion Institute of Technology ni en Parsons, fue becario de la revista Blackbook y la estilista Elizabeth Sulcer. Así conoció la industria. Presentó la primera colección a los 21 en presencia de André Leon Talley, que entonces era la mano derecha de Anna Wintour, ahora archienemigos. Ha vestido a Beyoncé, Rihanna o Lady Gaga.

ChristopherJohn Rogers

ChristopherJohn Rogers

ChristopherJohn Rogers

Su trabajo es descrito como “bullicioso y dramático, la última obsesión de la industria de la moda”. Por sus vibrantes colores y rotundas siluetas. Nacido en Baton Rouge y graduado recientemente por el Savannah College of Art and Design, este creador afincado en Brooklyn que todavía diseña desde el salón de su casa ya colecciona unos cuantos éxitos: entre ellos, el premio CFDA/Vogue Fashion Fund en 2019 o vestir a Michelle Obama, Lizzo, Rihanna y Cardi B. Forbes lo ha incluido en su lista de los 30 más importantes menores de 30.

Ann Lowe

Ann Lowe

Ann Lowe, la pionera que vistió de novia a Jacqueline Kennedy

Clayton (Alabama), 1898. Aprendió el oficio de su madre y abuela. Vistió a la alta sociedad sureña, y a las Rockefeller, Roosevelt o Du Pont en Nueva York. Aunque fue la primera diseñadora negra con tienda en Madison Avenue, vivía en un bajo de Harlem y se arruinó muchas veces. Como cuando en 1953 creó el vestido de novia de Jackie Kennedy, sin crédito, y tuvo que rehacerlo por un accidente en su estudio. Corrió con todos los gastos sin quejarse, pero se negó a usar la entrada de servicio en aquella boda. Aun así, nunca se rebeló —”el secreto mejor guardado de las socialités”, decía de ella la prensa. “Soy una esnob”, declaró a Ebony en 1966. “No me interesa coser para escaladoras sociales, solo para las familias establecidas”.

Compartir el artículo

stats