Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paz Vega Actriz

Paz Vega: «En 'Mask singer' solo te piden que te diviertas, que seas tú»

Paz Vega

Paz Vega

Es una de nuestras estrellas internacionales, porque ha ido combinando sus trabajos en España con proyectos en Estados Unidos y Latinoamérica. Pero Paz Vega (Sevilla, 1976) no olvida lo que le debe a la tele desde que alcanzó la popularidad con la serie 7 vidas. Aunque papeles como el del filme Lucía y el sexo, que le valió un Goya, también contribuyeran. En la pequeña pantalla ha dado un paso más adentrándose en el entrenimiento. Quedó segunda en Masterchef celebrity y en la primera edición de Mask singer ganó con la máscara de Catrina. Ahora es investigadora en este talent. Y resulta que tras su glamur hay una frescura y cercanía la mar de deliciosas.

¿Participar en la pasada edición tras una máscara le ha servido?

Yo pensaba que sí, que me iba a ayudar haber estado al otro lado. Pero luego te das cuenta de que no tiene nada que ver a cómo se vive el programa en la mesa de investigadores. Porque es todo tan espectacular, que, al final, estás asistiendo a un gran un show con canciones fabulosas, con baile, con esas máscaras que se mueven, con fuego y confeti...

Cuesta estar por la labor, vamos.

Con los temazos que interpretan, te pones a bailar, porque te lo pide el cuerpo. Y es tal la distracción, que cuando acaba dices: pero ¿quién es?

Confiesa que le ha costado eso de trabajar sin guion.

Uf, estoy como un pez fuera del agua. Porque la sensación de no tener nada que te lleve... Eres tú, pero tú en circunstancias que no son normales. Porque estar entre Javier Ambrossi y José Mota no lo son. Y jugando a tope, emocionada siempre... Es que alucinas. Y eso hace que te vuelvas loca y digas lo primero que se te pase por la cabeza. Barbaridades.

¿Le ha contagiado Ambrossi su enorme competitividad?

A él se le va la vida en ello. Además, el premio, unos primáticos de oro —de oro del que cagó el moro, pero dorados— pone mucho. Y como los quieres ganar, luchas.

¿Le está cogiendo gusto a la televisión? Primero fue Masterchef celebrity y ahora Mask singer.

Yo empecé en la tele. Para mí es fundamental y le debo lo que soy. Cuando los actores no querían hacer tele porque era algo como de segunda categoría, a mí me ofendía. Porque yo salía de la tele y lo que a mí me dio 7 vidas y todo eso... Y he seguido haciendo series, no solo aquí, también en EEUU y en Latinoamérica. Para mí la tele es un medio más, que llega masivamente a la gente. Con lo que no tengo nada en contra.

Pero no hacía entretenimiento.

No, eso no. No había hecho un talent o entretenimiento de este calibre. Y lo estoy disfrutando muchísimo, porque solo te piden que te diviertas, que seas tú...

¿Y cómo fue eso de estar dentro de una máscara?

Maravilloso. Desde el primer momento, cuando en la sala de grabación empezamos a seleccionar las canciones. Eso de sentir que cantabas y que quedaba algo medianamente decente... Y cuando me recogían por la mañana, me metían en el coche, me ponían el casco de La Guerra de las Galaxias, llegaba, nadie me hablaba...Todo eso fue increíble. Luego, salir al escenario siendo Catrina y ver que con la máscara nadie sabía que era yo fue tan divertido...

Y le fue tan bien que ganó.

Pero lo de ganar te da igual. Eso fue la guinda, porque creo que jugué muy bien las pistas. Pero lo que vale es la experiencia, que fue preciosa. Yo se lo recomiendo a mis compañeros. Les digo que si les llaman, que se lancen de cabeza. Van a disfrutar. No se sentirán incómodos ni que su imagen se deteriora o se quema. Porque solo se te ve un minuto: al quitar la máscara. Para mí ha sido un gran regalo.

Compartir el artículo

stats