20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ana Locking | Jurado de ‘Drag race’

«Encajo porque la moda tiene mucho de performático»

«Encajo porque  la moda tiene mucho  de performático»

«Encajo porque la moda tiene mucho de performático»

Conectada desde hace años con la cultura transgresora y transformista como medio para transformar también la sociedad, la diseñadora se estrena ahora en su faceta televisiva ejerciendo de jurado en Drag race y de entrevistadora. Y se la ve tan suelta como entre bocetos y telas. Este es su primer programa de televisión, en el que ejerce de jurado con Los Javis, pero también de presentadora del espacio Tras la carrera, donde entrevista a la reina expulsada. Pero Ana Locking (Toledo, 1970) lleva 20 años dedicada a la moda. Una moda comprometida, como reconocía en el 2020 el Premio Nacional de Diseño de Moda, que valoraba que con sus colecciones «amplía los cánones de belleza y refleja la cuestión de género y la diversidad del ser humano». ¿A alguien se le ocurre alguien mejor como jurado de Drag race?

Como a Los Javis, este programa le va como anillo al dedo.

Ha sido un reto maravilloso para todos. Porque la cultura drag va mucho más allá de lo íntimamente relacionado con el espectáculo. Y evoluciona con el tiempo, con la sociedad, con el pensamiento... Todo eso se ve en el programa y nosotros también teníamos que canalizarlo, empaparnos de ello, sentirlo, analizarlo y hacer una crítica constructiva. Nos va como anillo al dedo a todos. Yo encajo, porque la moda tiene mucho de perfomático. Ha sido un gran reto y un gran aprendizaje.

De hecho se ha premiado su apuesta por la diversidad. ¿Cómo ha influido el movimiento drag en sus colecciones y en sus desfiles?

Desde el 2001, año de mi comienzo, en todos mis desfiles he sido muy inclusiva, cuando aún no se hablaba de inclusión. Modelos negras, orientales... Porque me parece que es un fiel reflejo de la sociedad y tenemos que hacer que abra la mente. Pero hay un punto de inflexión en mi carrera: el desfile Realness, que dedico a la cultura ballroom, de la cual me enamoro a través de una exposición organizada por Manuel Segade en el museo contemporáneo CA2M de Madrid. En ella se ve lo que significa esa cultura a nivel social y político, y cómo ayuda a personas que están apartadas y son criticadas a empoderarse y a tener voz propia.

Interesante.

El desfile fue una fiesta de libertad. Trajimos a algunos de los bailarines más relevantes de la escena europea de Vouguing, y mezclamos a drag queens con las modelos. Fue como una liberación total y desde entonces mis colecciones tienen un espíritu más alegre. Es fundamental ser quien quieres ser. Cuanto más te acercas a ello, más feliz eres. Ese el punto de inflexión para hacer… lo que me diera la gana un poco (ríe).

¿Y cómo contribuirá Drag race?

Permitirá conocer la gran cultura drag que existe y cómo va evolucionando. Mucha gente que no es cercana a la cultura drag por sus propias circunstancias, y que considera que es solo entretenimiento, se dará cuenta de la gran riqueza que hay detrás. En este país tenemos una gran diversidad cultural y eso se refleja muy bien en el casting de Drag race. Desde un drag más de comedia, uno más clásico, de vanguardia, más estético, más político, reivindicativo o más de identidad. Todo eso se verá y el público entenderá lo que significa hoy en día ser drag.

Ustedes también se han liberado con una estética próxima al drag.

Hemos jugado con nuestra imagen y reivindicado el poder de la transformación con nuestros looks y ouftits. Mi maquilladora me decía: «¿Te pongo más aquí?» Y yo: «Sí, tú pon, tú pon. Sube, sube». (ríe)

¿Tienen alma de drag?

Cada uno de nosotros nos vamos creando múltiples identidades, lo que pasa es que no las sacas a la luz, pero aquí es: ¿por qué no vamos a jugar con nuestra identidad o con la multiplicidad de identidades, si nos apetece? Ha sido muy liberador. Todo en este programa es tremendamente positivo. Y ha ayudado a entendernos a nosotros mismos en nuestra esencia. Si cala su mensaje, seremos todos más felices.

Compartir el artículo

stats