Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Valeria Castro, La Voz

La joven cantautora palmera, natural de Los Llanos de Aridane, revoluciona el panorama musical con su primer trabajo discográfico, un EP titulado ‘Chiquita’

Valeria Castro, durante el concierto que ofreció el pasado 22 de mayo en Fuerteventura.

Valeria Castro, durante el concierto que ofreció el pasado 22 de mayo en Fuerteventura. Gabriel Fuselli/Evention Bross Media

Valeria Castro, 22 años y natural de Los Llanos de Aridane, en la isla de La Palma. A priori, esta presentación podría ser la de cualquier joven de las Islas, pero más le vale a la industria y al público en general que memoricen este nombre. Si no lo han hecho ya. Valeria Castro es, de hecho, una joven y prometedora cantautora canaria que llega pisando fuerte después de arrasar en redes sociales con sus versiones de temas de Joaquín Sabina, Jarabe de Palo o Amaral, entre otros. Valeria Castro es magia y prueba de ello son los temas que publica en su primer EP. Se llama Chiquita y encierra un talento muy, muy grande.

«Puede ser que me haga daño, que pierda otro año, pero no sé cómo te voy a olvidar», canta la palmera en la última de las seis canciones que forman parte de su primer proyecto musical. El tema, titulado Cómo te voy a olvidar, llega acompañado de otras joyas musicales: Ay, amor, La corriente, Guerrera, Culpa y Cuídate. «Chiquita es el resultado de un largo proceso. Son canciones, si no recuerdo mal, que escribí hace unos dos años. La primera fue Ay, Amor. Esas seis canciones fueron las que elegí para compartir con la gente porque eran con las que más me sentía identificada y las que más tenía ganas de mostrar. Algunas son historias mías, otras son historias de gente que tengo a mi alrededor o simplemente son historias de realidades que me afectan por empatía. Pero al fin de cuentas son eso: historias que quiero contar».

Valeria Castro es un secreto a voces y –como ya empieza a ser habitual entre los artistas emergentes– sus primeros pasos tuvieron lugar en las redes sociales. Empezó subiendo covers a Youtube. Su talento hizo el resto y recibió, incluso, el espaldarazo de profesionales de artistas de la talla de Alejandro Sanz. Warner Music decidió apostar por ella y ni siquiera el coronavirus ha podido frenar su popularidad, que crece imparable conforme más y más gente se acerca a sus letras y melodías y a su especial forma de interpretarlas.

«Algunas canciones son historias mías, otras son historias de gente que tengo a mi alrededor o simplemente de realidades que me afectan por empatía»

decoration

Se confiesa una persona algo tímida y se le cuela cierto pudor en la voz cuando le piden que hable de sí misma. «La verdad es que no me gusta mucho ni definirme. Soy un poco vergonzosa. Supongo que soy una cantante de 22 años. He sacado hace poco mi primer proyecto propio y tengo mucha ilusión por ello. Ha sido un proceso muy largo pero muy bonito a la vez y creo que ya era hora de poder compartirlo con la gente, que es al final lo más bonito de este trabajo», resume a modo de presentación.

Valeria decidió que quería dedicarse a la música siendo aún muy pequeña, con apenas diez años. Empezó a formarse desde muy temprano, a los cuatro años, en las filas de la Escuela Insular de Música de La Palma. Allí aprendió piano, guitarra y formó parte de un coro. «En la Escuela aprendí música. Básicamente, fue donde me inculcaron este amor que tengo por mi trabajo a día de hoy. Ese amor ha ido creciendo con el paso del tiempo, se ha hecho más grande; pero la raíz de todo está ahí, en mi Isla», destacó la artista.

Allí, en La Palma, continuó formándose hasta los 18 años. Luego se trasladó a Madrid para continuar con sus estudios. Actualmente cursa la carrera de Biotecnología en la Universidad Politécnica de Madrid y, por el momento, no tiene intención de tomarse un descanso para dedicarse en exclusiva a su faceta como compositora y cantante. Mientras pueda, lo seguirá compatibilizando. «A veces es un poco complicado pero al final eso me ayuda también a tener un poco de sentido de responsabilidad, me recuerda que todo cuesta, que todo tiene un precio y que hay que esforzarse para conseguirlo. Estoy intentando mantener ambas cosas y en esas estoy. La verdad es que cuesta».

La joven prefiere dar pasos pequeños pero seguros. Por eso agradece la calma cuando tiene unos días para seguir componiendo y considera en parte una suerte haber podido dedicarle tanto tiempo a su primer EP antes de lanzarse a hacer conciertos. Hasta ahora la situación derivada del covid le ha impedido a hacer algunos de los que tenía programados, como el que estaba previsto en su isla natal el pasado 18 de julio y que tuvo que ser pospuesto a la espera de una mejora en los datos de contagios.

«Ese amor por la música ha ido creciendo con el paso del tiempo, se ha hecho más grande; pero < la raíz de todo está ahí, en mi Isla»

decoration

Recientemente ha actuado en formatos muy reducidos en lugares como Palencia y Toledo. «Estamos presentando Chiquita en distintas ciudades. Me gustaría poder hacerlo por toda España», confía. Compartir sus creaciones a través de las distintas plataformas musicales está bien, pero hacerlo en directo es otra cosa. «Es una experiencia muy bonita. Me gusta ver la cara de la gente, ver si se emociona. No se trata solo de que ellos disfruten con lo que canto sino de disfrutar yo por verlos a ellos y ellas disfrutando», reflexiona.

Está decidida a mirar hacia el futuro pero recuerda con cariño sus primeros pasos. «Empecé subiendo covers entre 2015 y 2016, no recuerdo bien el año. Poco a poco, por el boca a boca o por esos famosos algoritmos de las redes, la gente me fue conociendo. Quizás les debo la posición que tengo ahora mismo pero hemos llegado al punto en el que tengo música propia y ganas de contar mis historias», detalla. Así que todo apunta a que pronto habrá más canciones firmadas e interpretadas por esta magnífica voz criada en los paisajes de La Palma. Las versiones que tan populares le hicieron en las redes son, por lo tanto, cosa del pasado. «Ha habido un punto y aparte, ahora estoy centrada en componer y contar mis cosas».

El éxito que cosecha en todos los escenarios que pisa no le obsesiona, como tampoco lo hacen las cifras de reproducciones que acumulan sus canciones y que no paran de crecer. «Intento verlo todo pasito a pasito y así me da menos vértigo». «Al final, lo que hay que tener claro es que nada llega gratis. Es fruto de todo el trabajo que requiere un proyecto como este y eso es lo que me hace tener los pies en la tierra. O al menos eso es lo que intento hacer todo el tiempo: dar pasitos y ofrecer todo mi esfuerzo».

Sin etiquetas

Definir el estilo de Castro en palabras es prácticamente imposible. Su voz, su personal manera de interpretar, los colores y sus ritmos son muy especiales. A ella tampoco le gusta buscar etiquetas, es un trabajo que prefiere que haga el público. «No me gusta nada definirme musicalmente. Al contrario, me gusta ver qué es lo que dice la gente. Yo hago música. Lo comento bastante últimamente con varias personas: hago la música que a mí me suena bien y con la que me emociono. No me gusta encuadrarme en un estilo porque sería como encerrarme en una cajita y decir ‘esto lo que soy, ya está’. Eso no va conmigo. Hago música con mucho sentimiento, o al menos es lo que intento, porque es lo que más me gusta. No sé si quepo en algún estilo musical o no. Y si es así, que sea la gente la que lo diga».

Trabajo es la palabra clave para ella. «Al final no creo que se termine nunca de trabajar, para seguir avanzando hay que seguir haciéndolo. Si no para sacar cosas nuevas, sí para llegar al camino de esas futuras cosas», avanza sobre su situación actual. Está ocupada en medio de las grabaciones de sus vídeos y sesiones de composición que apuntan, quizás, a un futuro disco. No obstante, este es el tiempo de Chiquita y ella lo reivindica así: «Todo tiene un proceso. Quizás hay que componer cosas que no te gustan para llegar a aquellas que sí. Compongo todo el día pero ahora mismo solo pienso en disfrutar de este momento y de la sensación de haber sacado mi primer EP».

«Intento aplicar a mi música el cariño que le tengo al folclore canario. No escribo una isa, pero al menos sí que creo que lo llevo en el corazón»

decoration

Hay muchas ganas de escuchar a Valeria Castro, especialmente en Canarias. Pese a que no puede adelantar fechas, sí que confirma que habrá visita en el futuro. «Estaré en alguna que otra isla en unos meses».

La autora de Culpa reconoce que su tierra forma parte de su forma de concebir la música. No puede evitar —y tampoco quiere hacerlo— que el folclore canario tenga un papel importante en su carrera. «No considero que tenga todos los conocimientos necesarios sobre la música canaria, me falta todavía aprender muchísimo pero sí que vengo de ahí, evidentemente. Desde pequeña he estado escuchando parrandas y toda esa música que forma parte de todos nosotros. Al final, eso se queda en tu imaginario. Cuando hago música intento tirar mucho de eso, de lo que está en mi imaginario y de las cosas con las que he crecido. Creo que ese cariño que le tengo al folclore de las Islas lo intento también aplicar a mi música. Evidentemente, no escribo una isa canaria pero sí que creo que al menos lo trato de llevar en el corazón. Ese sentimiento que yo tenía de pequeña cuando escuchaba esas canciones quiero que se plasme también en las mías».

Vogue y Madrid

Hace unas semanas, esta joven llanense apareció en la icónica revista Vogue. La publicación le hizo una entrevista asegurando que su música iba a sonar mucho a partir de ahora. «Combina una propuesta sólida y de marcado carácter folk con unas letras tan sensibles y dulces como potentes», aseguraron. Esta misma semana ofreció un concierto en el Teatro Lara de Madrid. «Ayer, probablemente, fue uno de lo días más bonitos de mi vida hasta la fecha. Gracias por tanto cariño y por tanto amor, por llenar así como lo hicieron el Teatro Lara y por hacerme tan feliz. Gracuas a toda la gente que lo hizo posible, lo que viví ayer me lo llevo en el corazón para siempre», escribió sobre el recital en sus redes sociales.

Esas butacas llenas, esas ganas que hay de conocer y escuchar a Castro, son la prueba de que está generando un cambio. Sus palabras son el eco de esa forma de ser marcada en ocasiones por la timidez pero siempre dispuesta a disfrutarlo todo al máximo. «Creo que en ocasiones tengo un poco de miedo a no saber si estoy haciendo las cosas bien o no. Todo se basa en tratar de mantener el equilibrio entre disfrutar de esto que está pasando y ser prudente». Sus encuentros con el público son cercanos, especiales. Ella se atreve con el piano y la guitarra pero también se lanza en ocasiones a hacer pinitos con la percusión. Sobre sus referentes musicales, confiesa que disfruta mucho descubriendo nuevas canciones pero que hay artistas a los que «recurre frecuentemente». Son Silvia Pérez Cruz, Silvana Estrada, Jorge Drexler y Natalia Lafourcade. «Tienen un toque casi folclórico y muchos del ámbito latinoamericano. Me gustan mucho».

‘Chiquita’, la sorpresa de este verano

Chiquita es el nombre de ese pequeño gran tesoro en el que se ha convertido, en pocas semanas, el primer EP de la artista palmera Valeria Castro. Salió a la luz el pasado 18 de junio y, en su día, su autora lo definió como «una recopilación de los temas que han ido saliendo hasta ahora y unos pocos más que me muero por compartir». «Estas canciones son mis primeros pasos en este mundillo. Las he hecho con todo el cariño del mundo que conozco, que es el que me han enseñado en casa, porque siempre parto desde ahí, desde chiquita», añadió.

Este primer EP incluye seis temas y todos ellos son imprescindibles: Ay, amor, La corriente, Guerrera, Culpa, Cuídate y Cómo te voy a olvidar. «Este tiempo de pausa me ha venido bien para afrontar también lo que se viene. No he tenido que hacerlo todo a la vez y he podido trabajar primero bien la música antes de empezar con los directos. Aunque ha sido muy trágico lo que ha pasado con la pandemia, supongo que hay que intentar ver el lado positivo y yo he intentado disfrutar de esta pequeña calma», explicó la artista esta semana sobre el proceso de creación de Chiquita.

Compartir el artículo

stats