Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Cada día se vende algo de Harry Potter»

Los establecimientos especializados de Canarias se preparan para una nueva avalancha de pedidos ante el reestreno de la primera película en cines

Gara García

«Notamos un aumento de ventas con motivo del 20 aniversario de Harry Potter y la piedra filosofal pero realmente cada día se vende algún artículo relacionado con la saga», explica Carlos Villaplana, responsable de la tienda The Quest Arte Fantástico, en Las Palmas de Gran Canaria, un establecimiento que viene a ser algo así como el nirvana de los amantes del manga y la literatura juvenil en cuyas estanterías conviven un sinfín de artículos relacionados con el universo Potter, desde libros de conjuros y recetas a funkos, capas de invisibilidad o una amplísima gama de varitas mágicas.

La tienda especializada El Árbol Blanco, en La Laguna, es una de las pocas tiendas de Tenerife que vende tal cantidad de productos de la saga de Harry Potter. Aunque los ofrece desde hace años, en los últimos tiempos cuenta con una mayor variedad de artículos puesto que el estreno de la saga cinematográfica Animales fantásticos y la emisión de las películas de Harry Potter en televisión en prime time han dado forma a una nueva generación de seguidores de este universo mágico. «La gente ha vuelto a enamorarse de Harry Potter», resume la propietaria de la tienda, Águeda Ruiz de la Fuente, quien añade que uno de los productos estrella son las varitas.

Existen unos 35 modelos diferentes que corresponden a las varitas que los protagonistas de la saga empleaban en las películas y son las que más se venden, ahora y siempre, aunque últimamente también triunfan mucho los Funko pop. Ahora que se cumplen dos décadas del estreno de la primera de las películas del joven mago, «se ha notado un repunte en las ventas de estos artículos», afirma la empresaria quien recuerda que hace poco tiempo se lanzó un lote de las ocho películas en una edición coleccionista que se vendía dentro del Expreso de Hogwarts, el tren que lleva a los alumnos hasta la Escuela de Magia, y «a pesar de su elevado precio, no tardamos mucho en venderlos».

«La gente tiene ansias de hacerse con todos estos productos», a pesar de que la saga se puede ver a diario en plataformas como Netflix o HBO, «pero los verdaderos seguidores prefieren tener las películas en formato físico», declara Ruiz de la Fuente, quien añade que también el perfil de los compradores ha ido variando con el tiempo.

«Cuando se estrenó la saga en cines, los compradores potenciales eran jóvenes que ahora tienen algo más de 30 años pero en los últimos cinco años el público vuelve a renovarse y vuelve a ser joven», explica la propietaria de El Árbol Blanco quien celebra que jóvenes de unos 8 años estén ahora descubriendo la saga.

Por último, Carlos Villaplana destaca entre los seguidores de las novelas y películas de Harry Potter «su afinidad» con los villanos porque su personalidad está muy humanizada y bien desarrollada en las novelas. Todos tienen un buen argumento que lo justifica», concluye.

«Siempre me he sentido de Ravenclaw»

Gara García

36 años

Gara García descubrió la saga de Harry Potter con el segundo libro, en el verano de 1999, aunque reconoce que pronto abandonó su lectura. La retomó meses después con la primera parte y desde entonces no ha abandonado a los personajes, a los que incluso ha visto en Londres, en la obra de teatro Harry Potter and the Cursed Child. «El último libro lo leí ya como adulta, trabajando en seguridad cuando aprovechaba para leer a escondidas». Su libro favorito es Harry Potter y el Príncipe Mestizo pero se queda con la tercera película, El Prisionero de Azkaban. Recuerda el estreno de las cintas como «un momento familiar» porque se creó una tradición que perduró hasta que se lanzaron todas ellas. Ahora, explica que no acudirá al cine por el reestreno de la primera cinta porque «tengo ediciones en casa con escenas extendidas y amplios reportajes». Creció con estos personajes y, a través de ellos, «comprendí muchas cosas que me pasaban». Su personaje favorito es Hermione y concluye que «siempre me he sentido de Ravenclaw». 

«Cada día se vende algo de Harry Potter» P. Ginovés/M. Ayala

«Hice mi propio horario en Hogwarts»

Carintia Dorta

31 años

Carintia Dorta descubrió el universo de Harry Potter cuando tenía 10 años: «Una compañera de mi madre, que escribe cuentos infantiles, le recomendó que me leyera el primer libro; ese verano me lo prestó y me lo leí mientras hacía un viaje con mis padres por Europa». Le gustó tanto que, cuando se lo terminó, «estaba desesperada por terminar el viaje para volver a España y comprar la segunda parte», rememora la joven quien adquirió la novela en cuanto cruzó la frontera y ese mismo verano se leyó las cuatro primeras entregas de la saga. Así, su libro y su película favorita es la tercera, «porque es donde más sale Sirius Black, que es mi favorito», explica y, como el personaje, asegura que ella pertenece a Gryffindor. Tiene muchos productos de Harry Potter, desde ropa hasta estuches y collares y su última adquisición fue un pijama que usó el pasado año para ver la saga completa. No obstante, una de las cosas a las que le tiene más cariño es un kit que creó ella misma cuando era pequeña y que contenía un horario de las clases que tendría en Hogwarts, una varita y una túnica. 

«Cada día se vende algo de Harry Potter»

«He visitado los sets de rodaje en Londres»

Jorge Ayora

30 años

«Aunque hayan pasado 20 años desde que se estrenó en cines Harry Potter y la piedra filosofal, nunca podré olvidar cómo fue aquella primera vez. Mis hermanos y yo pasamos las vacaciones navideñas en Madrid con unos familiares aquel fin de año del 2001», explica Jorge Ayora. Conquense residente en Gran Canaria, cuenta que «las luces de navidad, los adornos de colores por doquier y los mercados abarrotados engalanaban la ciudad como cada año por aquellas fechas. Mis tíos nos llevaron al cine a ver la primera entrega de Harry Potter y, a pesar de que habíamos visto anuncios en la tele, no podíamos imaginar lo que estaba por llegar. Palomitas, chuches, refrescos y acción. La magia estaba por comenzar. Disfrutamos de cada segundo del largometraje superando además todas las expectativas. No olvido que cuando terminó estaba tan emocionado que pensaba que podría comprar una escoba vieja y volar». Recuerda «con mucho cariño» escenas como la de «un profesor anciano apagando luces con un mechero, un gigante barbudo volando con un bebe en una moto, o incluso un colegio en el que enseñan magia y hechicería o una bonita amistad a tres, como tantas otras imágenes de esta primera parte». «Ahora desde la distancia de los años», añade Ayora, «puedo decir que en el terreno de lo personal me fascinó y cautivó. He de reconocer que después han sido innumerables las veces que he vuelto a ver la primera película además de las otras y leer los libros o visitar los sets de rodaje en Londres. La saga es una historia que no sólo trata de magia, sino también temas como el valor de la amistad o la lucha entre el bien y el mal.

«Cada día se vende algo de Harry Potter»

«Me gustaría una capa de invisibilidad»

Diego Sosvila

16 años

Diego Sosvilla descubrió Harry Potter en 2014, cuando tenía 11 años. Fue su padre quien lo animó, a pesar de que a él no le gustaba demasiado leer, y le prometió que, cuando terminara el libro, verían la película juntos. «Me gustó tanto que continué con el resto de la saga y también vi las películas», explica el joven a quien le enganchó todo de ese universo y, sobre todo, la Escuela de Magia y Hechicería: «Me hubiera encantado recibir la carta de ingreso». La gracia de los personajes y su diversidad también llamaron la atención del joven, cuyo libro favorito es La Orden del Fénix, y su película, la tercera. No tiene demasiados productos de la saga pero sí uno que le encanta: la varita de saúco. No obstante, reconoce que lo que de verdad le gustaría que existiera es la capa de invisibilidad. Gryffindor es su casa y su personaje favorito, Harry Potter. No ha visto las películas en el cine porque cuando se estrenaron era muy pequeño, o ni siquiera había nacido, así que ahora que se reestrena la primera parte le pedirá a sus padres ir a verla cuando termine la época de exámenes.

‘Harry Potter y la piedra filosofal’ (2001)

Un generoso presupuesto de casi 110 millones de euros (el primer fin de semana de estreno en EEUU y Canadá ya había recuperado 80 millones) y un plantel clásico de relumbrón (Richard Harris, Maggie Smith, John Hurt) para arropar a los jovenzuelos Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint en Hogwarts. El mito empezaba a andar con fuerza.

‘Harry Potter y la cámara secreta’ (2002)

Dirigida, como la anterior, por Chris Columbus (Solo en casa) y escrita también por Steve Kloves (realizador de Los fabulosos Baker Boys), potencia más la mitomanía: el coche volador, la serpiente gigante denominada Basilisco, los aspectos más tenebrosos de la escuela de magia. Kenneth Branagh se suma al elenco como otro profesor.

‘Harry Potter y el prisionero de Azkaban’ (2004)

Nuevo director, el mexicano Alfonso Cuarón. Nueva mirada que, pese a respetar las convenciones de la serie, introduce una poética distinta con imágenes poderosas sobre licántropos y dementores rascando las ventanas enjuagadas en vaho del tren. Entra en escena Sirius Black (Gary Oldman), el gran rival de Lord Voldemort en la saga.

‘Harry Potter y el cáliz de fuego’ (2005)

Ya tenemos aquí la copa del Torneo de los Tres Magos, el gran torneo donde se elige a los tres mejores magos de cada escuela, solo reservado para mayores de 17 años. De forma excepcional, dejan jugar a Harry Potter. Y como Harry empieza a dejar de ser un crío, se enamora de Cho Chang. Sigue incombustible el guionista Kloves y debuta el director Mike Newell.

‘Harry Potter y la Orden del Fénix’ (2007)

Los protagonistas se hacen adultos y la serie se vuelve algo más solemne y sombría. Harry, Hermione y Ron son desprestigiados en Hogwarts. Aparece la orden del Fénix -fundada en secreto por Dumbledore para hacer frente a Voldemort-, y las brujas Dolores Umbridge y Bellatrix Lestrange. David Yates dirigirá todas las películas a partir de esta.

‘Harry Potter y el misterio del príncipe’ (2009)

La violencia desencadenada por Voldemort y sus mortífagos va en aumento, así que Dumbledore le da un curso acelerado a Harry porque sabe que queda poco tiempo para el enfrentamiento entre ambos. El espectáculo vence a la trama, pero personajes como Severus Snape, profesor de pociones y defensa contra las artes oscuras, ganan protagonismo.

‘Harry Potter y las reliquias de la muerte (I)’ (2010)

Coincidiendo con una huelga de guionistas se decidió dividir la última película de la serie en dos partes. Como si fueran los 12 trabajos de Hércules, Harry y sus amigos deben recorrer todo el país en busca de los fragmentos dispersos del alma de Voldemort. Empieza fulgurante, se estanca a la mitad y lo deja todo abierto con un ‘continuará...

‘Harry Potter y las reliquias de la muerte (II)’ (2011)

La batalla final. Un clímax esperado pero previsible. Épica a la vez que demasiado explicativa. La serie fue perdiendo encanto: menos aventura, más fantasía oscura; menos inocencia, más divagación. Con todo, los horrocruxes -objetos que contienen los fragmentos del alma tenebrosa- y la espada mágica de Gryffindor le dan empaque al cierre.

Compartir el artículo

stats