Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gran semana de Eurovisión

Gofiovisión: 46 años de la participación del primer canario en Eurovisión

En los 66 años de historia del certamen, cinco isleños han acudido de forma oficial, pero no han sido los únicos vinculados al festival

La lejanía de Canarias, anclada en un rincón del Atlántico más cercano al continente africano que a Europa, no ha sido impedimento alguno para que el talento musical de los isleños haya estado representado hasta en cinco ocasiones a lo largo de los 66 años de vida del Festival de Eurovisión. Una presencia oficial que, de momento solo han disfrutado unos pocos, de la que han partido los intérpretes que han tenido el honor, o el deshonor —según cómo se mire— de representar a España en el concurso musical más importante y seguido del mundo. Este año, en que Chanel representará a España en Eurovisión en Turín este 14 de mayo, se cumplen 46 años desde que Braulio abrió la veda de la presencia canaria en el festival con su tema Sobran las palabras. Tras él tomaron el relevo otros cuatro grancanarios.

Entre batacazos, estilismos imposibles o canciones edulcoradas hasta el límite de un coma diabético, la historia de la presencia isleña en el certamen ha ido de forma paralela a la de España que sigue, 53 años después, sin alzarse con el micrófono de cristal.

El eurodrama canario más sonado hasta la fecha lo protagonizó la terorense Raquel del Rosario, hasta el momento la última canaria en acudir al festival, con su participación en 2013 junto a su extinta banda El sueño de Morfeo con la que interpretó el tema Contigo hasta el final en el certamen celebrado en Suecia.

Sin miedo a las supersticiones, la canaria optó por subirse al escenario de Malmö con un vestido amarillo, tentando a la suerte, y descalza, recordando a la memorable Remedios Amaya que no consiguió ni un punto en 1983 con su Quién maneja mi barca.

Del Rosario no llegó a caer tan bajo como Amaya, pero sí tuvo un sonoro batacazo con solo ocho puntos que la dejaron penúltima. De momento, es la canaria que peor ha quedado en el citado certamen. Después de eso su carrera musical entró en barrena.

En el otro extremo está José Vélez que sigue siendo el canario mejor clasificado con un noveno puesto (entre 20 participantes) en el certamen de 1978, celebrado en París.

Aunque de forma oficial solo cinco canarios han participado en Eurovisión la presencia de isleños en el certamen ha ido más allá. En 2007 el grupo D’Nash, con el tema I love you mi vida, representó a España en la edición que se celebró en Helsinki, entre sus componentes estaba el tinerfeño Miguel Mikel Hennet Sotomayor. Quedaron en la vigésima posición con 43 puntos.

Un ejemplo está en el año 2002 cuando la canaria y extriunfita Geno Machado formó parte del coro que acompañó a Rosa López y a su mítico Europe's living a celebration hasta Tallin (Estonia), donde la granadina se quedaría en séptima posición. Más reciente está la presencia de tres coristas canarios, Daniel Ortega, Daria Monzón y Héctor Artiles, que iban a acompañar a Blas Cantó hasta Róterdam en 2020 para su participación en el concurso musical con el tema Universo, con tan mala suerte de que la Covid-19 suspendió por primera vez en su historia Eurovisión dejándoles sin ir. Un año después, y con un certamen marcado por las restricciones, Cantó repitió con el tema Voy a quedarme, y el trío de coristas sí se subió a escena.

De sueños eurovisivos rotos también saben las canarias Ana Guerra y Cristina Ramos. La primera estuvo a punto de representar a España en 2018 junto a Aitana con el tema Lo malo, una canción que se convirtió en un éxito arrollador pero que TVE desechó por la balada Tu canción interpretada por Amaya y Alfred, que quedaron antepenúltimos. El último sueño roto, del que solo han pasado tres meses, lo protagonizó Cristina Ramos al participar en la preselección de San Marino para representarles en Eurovisión. La canaria ni siquiera logró colarse entre las diez canciones preferidas por el jurado, apuntándose otro batacazo.

De Braulio a Raquel del Rosario

Braulio García (Santa María de Guía, 1946) tiene el honor de haber sido el primer canario en participar en Eurovisión representando a España. El cantante acudió al certamen celebrado en 1976 en La Haya con el tema Sobran las palabras, una canción compuesta por él mismo. Se trataba de una balada setentera, de estilo romántico y almibarado que no pudo hacer frente al grupo británico Brotherhood of Man y su pegadiza Save your Kisses for Me, canción que sin duda se ha convertido en uno de los clásicos del Festival. Braulio pasó con más pena que gloria. El artista actuó en duodécima posición, y terminó alzándose en la votación final con once puntos que lo situaron en el puesto 16 de 18 países participantes.

José Vélez (Telde, 1951) fue el segundo canario en acudir al certamen musical justo dos años después del guiense Braulio, en 1978. En esta ocasión el festival se celebró en París y Vélez fue dispuesto a conquistar al público europeo con el tema Bailemos un Vals, compuesto por el Dúo Dinámico, los mismos que once años antes habían compuesto el mítico La, la, la con el que Massiel se hizo con la primera victoria española en el certamen. Unas expectativas muy altas que no se cumplieron del todo. La canción interpretada por un José Vélez impecablemente vestido de blanco, y cuyo vídeo se grabó en varios rincones de Gran Canaria, obtuvo 65 puntos quedando en una más que meritoria novena posición. Es hasta la fecha el canario que mejor ha quedado en el festival de la canción. Vestido con un traje blanco impoluto, estuvo acompañado en escena por el famoso Trío La-la-la. Pese a no conseguir el ansiado micrófono de cristal, la canción se convirtió en todo un hit de la época logrando el Disco de Oro en Canadá, Disco de Platino en Bélgica, y Triple Disco de Platino en España. Fue traducida a varios idiomas, incluido el japonés, y le abrió el camino a Vélez para una larga y fructífera carrera, sobre todo en Latinoamérica donde sigue siendo un fenómeno.

Patricia Kraus (Milán, 1964) aunque nacida en Italia la hija del célebre y querido tenor grancanario Alfredo Kraus, tiene el honor de haber sido la tercera canaria en participar en Eurovisión representando a España y la primera mujer en hacerlo. Lo hizo en el certamen de 1987, que se celebró en Bruselas, con el tema No estás solo. La artista solo consiguió diez puntos en el certamen quedando en una más que discreta decimonovena posición, es decir la cuarta por la cola, un resultado que ha sido la tónica de España en los últimos años.

Ramón del Castillo (Las Palmas de Gran Canaria, 1985) se convirtió en 2004 en el cuarto canario en representar a España en el Festival de Eurovisión. Tras un exitoso paso por el concurso musical de talentos Operación Triunfo en TVE, la cadena lo eligió como su representante para la edición que se celebraba en Estambul. Para la ocasión eligieron el tema Para llenarme de ti, una pegadiza canción de aires latinos cuyo videoclip incluía imágenes de los rincones más espectaculares y señeros de Gran Canaria. El cantante isleño fue el encargado de abrir esa edición del festival visiblemente nervioso. Actuó en primer lugar y firmó una discreta décima plaza final, su participación parece estar marcada por varios «últimos». Ramón recibió puntos de 18 de los países participantes en esa edición alzándose con un más que meritorio décimo puesto, casi igualando el mejor resultado de un canario en el festival conseguido en 1978 por José Vélez. En total se hizo con 87 puntos. De momento Canarias no ha vuelto a colocar a un solista entre los representantes del festival. Tras su paso por el concurso musical el cantante siguió su carrera musical durante un tiempo.

Raquel del Rosario (Teror, 1982) es hasta la fecha la última canaria en participar en el certamen de Eurovisión, en concreto en el año 2013 en la edición que se celebró en la ciudad sueca de Malmö, junto a El Sueño de Morfeo, su banda por aquel entonces. El tema fue elegido de forma directa en una gala presentada por Carolina Ferre y que estuvo protagonizada por el grupo musical El Sueño de Morfeo, que fue designado por TVE en diciembre de 2012 de forma interna como representante. La joven interpretó el tema Contigo hasta el final en quinta posición en la final del certamen firmando el que es hasta el momento el peor puesto de los representantes canarios que han acudido al festival quedando en el puesto 25 de 26 países participantes. Obtuvo solo ocho puntos, seis por parte de la delegación y el voto popular de Albania y dos por parte de Italia. Ni Portugal, que siempre suele dar algún voto a España por vecindad, tuvo compasión del tema que llevó al concurso. Tal fue el desastre eurovisivo que, una vez acabada su etapa en Eurovisión, la vocalista Raquel del Rosario paró su carrera durante un tiempo y regresa con un concierto benéfico en favor de La Palma.

Compartir el artículo

stats