Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pergamino de Clío

Loba capitolina, ¿señora o prostituta?

Loba capitolina, ¿señora o prostituta?

Muchos conocemos la historia de Rómulo y Remo, pero nunca viene mal hacer memoria. En esencia, cuenta la leyenda que los gemelos Rómulo y Remo (771 a.C.) fundaron la ciudad de Roma no con poco drama de por medio. Plutarco, Estrabón o Tito Livio son algunas de las fuentes antiguas con las que contamos que narran el mito. Éste comienza con Eneas, príncipe de Dardania, que escapó de Troya heroicamente con su padre Anquises y su hijo Ascanio en torno al 1184 a.C. Ascanio fundó y reinó sobre Alba Longa. Cuatro siglos después, reinó sobre esta población Numitor, supuesto descendiente de Eneas.

Amulio, hermano de Numitor, lo derrocó, asesinó a todos sus hijos varones y convirtió a su única hija, Rea Silvia, en virgen con voto de castidad al culto de Vesta. No obstante, el dios Marte se enamoró de ella y la sedujo (o violó). De esta relación nacerían los gemelos Rómulo y Remo. Con este nacimiento, Amulio vio peligrar su soberanía y pronto ordenó el asesinato de los bebés, pero la persona a la que encomendó la tarea no la pudo llevar a cabo y los abandonó en el río Tíber a su suerte. Navegaron sin rumbo siendo llevados por la corriente hasta un lugar llamado Cermalus, en donde una loba llamada Luperca los encontró y los amamantó.

Más tarde se los encontró el pastor Fáustulo que los cuidó en secreto junto a su mujer Laurencia y les contó su historia cuando hubieron crecido. Ambos decidieron hacer justicia y mataron a Amulio, devolviéndole el trono a su abuelo. Pero el verdadero deseo de los gemelos era fundar su propia ciudad y comenzaron a discutir sobre su localización. Se apostaron la soberanía del futuro país en una competencia de avistamiento de buitres que ganó Rómulo. Remo, con rencor, transgredió las normas impuestas por su hermano y, tras una pelea, terminó pereciendo. Rómulo enterró a su hermano y fundó Roma el 21 de abril de 753 a.C.

Hasta aquí la fundación de Roma, pero ¿quién fue Luperca? Tenemos que entender que las leyendas antiguas fueron modificándose con el paso del tiempo. Se les añadió o retiró contenido en función de las necesidades de culto de cada época. En este contexto, hay historiadores como Tito Livio que especulan sobre la figura de Luperca y de Laurencia.

El analista romano, Valerio Antias (Siglo I a.C.), supuso que Laurencia era una cortesana prostituta que fue la que ayudó económicamente a Rómulo y a Remo. El escritor Sabino Masurio (Siglo I a.C.), escribió lo siguiente sobre ella: «Esta mujer, dice, tenía doce hijos varones; habiendo muerto uno de ellos, ocupó Rómulo su puesto, lactándole Acea Larencia». Por todo ello debemos concretar que Luperca y Laurencia pudieron haber sido en origen la misma persona, pero ¿por qué una loba? Loba procede del latín lupa. En este periodo se conocía a las prostitutas como lupas o lobas. Cabría preguntarse entonces si la personificación de la prostituta en una loba se convirtió, con el tiempo, en una imagen alegórica y poética sobre la persona que verdaderamente cuidó a los bebés en el mito original.

Compartir el artículo

stats