Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sebastián Yatra | Protagonista de ‘Érase una vez... (pero ya no)’

El ‘príncipe’ de los ‘Tacones rojos’ que la lía en ‘La voz kids’

Sebastián Yatra. (L) | J. PÉREZ FARARDO

Desde que aterrizó en España en 2017 con Traicionera, canción que fue número 1 en nuestro país, el colombiano Sebastián Yatra (Medellín, 1984), uno de los máximos exponentes del reguetón y del pop latino, no ha parado de conquistar al público español, lo que le ha permitido hacerse con seis discos de platino más. El siguiente paso vendría al convertirse en 2020 en asesor del coach Pablo López en el talent de Antena 3 La voz kids, espacio en cuya presente edición ya ha ascendido a coach, junto a Aitana Ocaña, David Bisbal y López. Un papel, este, por lo demás, que ya había desempeñado entre 2018 y 2020 en su Colombia natal. Su querida Colombia natal.

Porque, aunque a los cinco años dejó atrás, con su familia, su país para irse a vivir a Miami, el cantante lleva el país del café en su corazón. Aunque aún le queda espacio para España, ya que sus orígenes se remontan a los judíos sefardís que tuvieron que abandonar la Península. Por lo que lleva por derecho en su bolsillo un recién estrenado pasaporte español (se lo dieron en 2021), además del cariño de muchos de sus habitantes.

A ello contribuye, sin duda, esa imagen de niño grande que proyecta a sus 27 años y que ha afianzado en La voz kids, donde protagoniza memorables momentos desapareciendo del plató y dejándose llevar por la emoción. Y también tiene algo que ver esa sonrisa que no abandona, pese a que por dentro todo no vaya bien. Como le pasó últimamente, que vivió un periodo en el que se le juntaron conflictos emocionales (¿tendrá algo que ver la ruptura con la cantante argentina Tini Stoessel, con la que protagonizó entre 2019 y 2020 una apasionada historia de amor, tras colaborar con ella en Ya no hay nadie que nos pare, en 2017, y Quiero volver, en 2018,?), la pandemia (en la que aportó su granito de arena leyendo libros para los niños en Instagram Live) y demás, lo que le hizo ponerse en manos de un psicólogo para poder gestionarlo.

Y de ese proceso psicológico y espiritual ha salido un álbum, Dharma, algo que tiene que ver con la aceptación de la realidad, de que podemos estar tristes, si así nos sentimos. Un trabajo que lleva en forma de concierto por 15 países ,

Su debut como actor

Entre disco y disco, el considerado por la revista People en español como uno de los 50 artistas latinoamericanos más bellos, se ha estrenado en la interpretación en España (aunque ya había debutado como actor en 2017 en la serie de Telemundo Guerra de Ídolos) bajo la dirección de Manolo Caro en la primera serie musical española de Netflix Érase una vez... (pero ya no), junto a las también debutantes Nia Correia y Mónica Maranillo. En ella da vida a un pescador romántico e ingenuo —un papel que alimenta esa imagen que el público tiene de él— que busca desesperadamente a su princesa para acabar con el hechizo que destruyó una bonita historia de amor. Una ficción con un tono naíf puesto al día, donde puede además cantar al más puro estilo Tacones rojos, esa canción que tras Adiós — que le supuso una nominación a los Grammy—, tantas alegrías le ha reportado. Ahora acaba de lanzar el single TV.

Asimismo, se ha adentrado en el doblaje (ha prestado su voz al personaje de Migo, en la película Pie pequeño, 2018) y en 2019 al personaje de Jesper en Klaus, de Netflix. Y ha grabado una canción en español, Dos Oruguitas (que está nominada a tres Globos de Oro), para la banda sonora de la película de Disney Encanto. Un sueño hecho realidad, trabajar para Disney, que tiene un plus. «Es una película sobre mi país y muestra lo mejor que tenemos para ofrecer, que es el amor, la familia y los milagros», señala el cantante, que siempre se ha mostrado como un ferviente católico. En sus oraciones, a Dios le debe de dar mucho las gracias. Porque las cosas no le van mal.

Compartir el artículo

stats