Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando la ficción se rinde al horror

Los abusos sufridos por homosexuales en la Colonia Agrícola Penitenciaria de Tefía inspiran proyectos literarios, audiovisuales y teatrales [] «Es un referente para la memoria de la disidencia sexogenérica», dice Víctor Ramírez

El modelo Marcos García, en una de las imágenes donde se reconstruye el trato que los homosexuales detenidos recibían por parte de los funcionarios durante la dictadura. | ISMAEL MARTÍN

La historia de Canarias tiene en Fuerteventura una de sus páginas más vergonzosas. Durante doce años, entre febrero de 1954 y julio de 1966, alrededor de 400 presos cumplieron condena en la Colonia Agrícola Penitenciaria de Tefía, una versión patria de campo de concentración creado en plena dictadura franquista, por el que pasaron numerosos homosexuales. Las historias de abusos, hambre, soledad, trabajos forzados y vergüenza protagonizadas por aquellos hombres se han convertido, a día de hoy, en fuente de inspiración para diversos proyectos audiovisuales, teatrales y literarios que, moviéndose entre la realidad y la ficción, pretenden trasladar al gran público qué sucedió en aquel rincón remoto de nuestro país.

«Tefía se ha convertido en un lugar especial para la memoria de la disidencia sexogenérica y un símbolo destacado en la historia de la comunidad LGTBIQ+», asegura Víctor Ramírez, director general de Diversidad del Gobierno canario y autor del libro Peligrosas y revolucionarias. Las disidencias sexuales en Canarias durante el franquismo y la transición, una obra que el abogado y activista LGTBIQ+ ha convertido en un guión teatral que una productora grancanaria estudia con el objetivo de llevarlo a las tablas.

>>

También el cine y la televisión se han interesado por trasladar a las pantallas la historia de la colonia agrícola. Un guion cinematográfico inspirado en la novela Viaje al centro de la infama, de Miguel Ángel Sosa, no llegó a producirse, y actualmente está en marcha otro proyecto, dirigido por un prestigioso cineasta español, para llevar a los cines un relato sobre Tefía que adaptaría otra obra de ficción basada en los hechos acaecidos en el campo de trabajo majorero.

Cuando la ficción se rinde al horror

«La novela gráfica se ha interesado, asimismo, por este tema», explica Víctor Ramírez. «El Violeta, con guión de Juan Sepúlveda Sanchíz y Antonio Santos Merchero e ilustrada por Marina Cochet», añade, «narra la historia de un homosexual valenciano que acaba recluído en Tefía, relato inspirado en las experiencias contadas por Octavio García», uno de los presos supervivientes de aquel campo de trabajo. Él y Juan Curbelo Oramas, más conocido como Juanito El Pionero, personaje imprescindible del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria fallecido en 2004, son de los pocos canarios que, hasta ahora, se atrevieron a relatar su terrorífica estancia en la prisión.

Juan Curbelo, ya septuagenario, lloraba y temblaba de miedo cuando accedió a contar por primera vez en un reportaje publicado en el suplemento Dominical de LA PROVINCIA en el 2000 aquel episodio de su vida —«no me metas en ese lío», rogaba entre sollozos—. Pero fue gracias a su testimonio y el de Octavio García que se empezaron a conocer las barbaridades cometidas contra las personas homosexuales en Canarias enviadas a Tefía por «conducta antisocial», argumento en el cual se basaba principalmente la Ley de Vagos y Maleantes, normativa de 1933 aprobada para castigar a «mendigos, proxenetas, rufianes y vagos habituales», que la dictadura franquista modificó en 1954 incluyendo a homosexuales.

La televisión toma ventaja

Más allá de la literatura, en materia audiovisual es la televisión el medio que ha tomado ventaja en este creciente interés por recuperar las historias ocurridas durante doce años en la Colonia Agrícola Penitenciaria de Tefía. ATRESplayer Premium ha concluido el rodaje en Madrid de Las Noches de Tefía, una serie de ficción que también se ha grabado en diferentes localizaciones de Tenerife como Arico, Granadilla de Abona, Santa Cruz de Tenerife y El Sauzal. Miguel del Arco dirige este proyecto en el que se entremezclan el drama, la comedia y el musical. Producida por Atresmedia Televisión en colaboración con Buendía Estudios, la serie contará con seis episodios de cincuenta minutos y está protagonizada por Patrick Criado y Marcos Ruiz.

En Las Noches de Tefía un personaje llamado Airam Betancor rememora en 2004 los terribles dieciocho meses que estuvo preso en la colonia cuando apenas contaba 17 años, condenado por ser homosexual.

«También recuerda cómo uno de sus compañeros de barracón contaba historias por la noche para aliviar los sufrimientos del día», ha explicado Del Arco sobre este proyecto que aún no tiene fecha de estreno. «En esas narraciones nocturnas surge El Tindaya, un cabaret imaginado donde cada uno de los presos tiene un alter ego. Un espacio de libertad en el que todo es posible», añaden desde Atresmedia Televisión.

Miquel Fernández, Roberto Álamo, Raúl Prieto, Israel Errejalde y Javier Ruesga, entre otros, completan el elenco de esta serie que cuenta, asimismo, con un importante número de intérpretes canarios entre los que destacan Luifer Rodríguez, José Luis de Madariaga, Ana Wagener, Mingo Ávila, Ciro Miró y Maykol Hernández.

El director general de Diversidad del Gobierno canario, Víctor Ramírez, vincula el interés que han generado en el medio audiovisual, teatral y literario las historias del campo de trabajo de Fuerteventura con «la dureza de los relatos de Tefía, el entorno geográfico y el momento en el que se desarrollaron los hechos», un borrón en la historia del Archipiélago sobre el que aún quedan muchas páginas por escribir.

El desierto de la vergüenza

Entre febrero de 1954 y julio de 1966 cerca de 400 presos, muchos de ellos homosexuales, cumplieron condena en la Colonia Agrícola Penitenciaria de Tefía, en Fuerteventura. En las fotos, vista general de las instalaciones y autoridades civiles y religiosas en un acto institucional.

Compartir el artículo

stats