Crece la expectativa de que Portugal tenga que recurrir al fondo de rescate europeo después de que ayer el Parlamento luso tumbara el plan de ajuste económico presentado por el Gobierno del socialista José Sócrates y este se viera obligado a dimitir horas después.

Sócrates, tras una reunión de 20 minutos con el presidente conservador, Anibal Cavaco Silva, en la que pidió la convocatoria de nuevas elecciones, acusó a las fuerzas de la oposición de anteponer el interés partidario a los nacionales y les responsabilizó de los problemas que pueda sufrir ahora Portugal, que vive la peor crisis económica en 30 años.

Todos los partidos de la oposición, dos conservadores y tres de tendencia marxista, votaron contra el paquete de medidas económicas anticrisis presentado por el primer ministro -el cuarto plan de austeridad presentado en el último año-, al que sólo apoyó su propia formación, con 97 de los 230 diputados.

El plan de austeridad fue defendido en el Parlamento por varios ministros, entre ellos el de Finanzas, Fernando Texeira dos Santos, que advirtió de las graves consecuencias financieras que tendrá su rechazo ante la presión de los mercados sobre la deuda lusa.

En un largo y tenso debate de cinco horas, la oposición coincidió en rechazar el "chantaje" gubernamental y acusó al Ejecutivo de no saber gestionar la crisis e imponer graves sacrificios a la población.

Mientras las fuerzas de izquierda reprocharon al Gobierno la destrucción de la cobertura social del Estado, los conservadores consideraron una burla el Programa de Estabilidad y Crecimiento (PEC) rechazado y que pretendía ampliar los ajustes económicos ya en vigor con mayor presión fiscal y recortes de pensiones.

Las medidas contenidas en las tres versiones anteriores del PEC, que fueron negociadas con Bruselas, aplicaron varias subidas de impuestos, reducción de salarios, gastos e inversiones del sector público y una rebaja de los subsidios sociales lusos.

La jefatura del Estado luso señaló a través de su página web que el presidente abrirá reuniones con los partidos políticos el próximo viernes y, entretanto, se mantiene en funciones el actual Ejecutivo.