Cuando para muchos la palabra crisis hacía temblar sus negocios, Elena Gómez y Álvaro Enríquez se embarcaron en su primera aventura empresarial. En 2007 esta pareja de artistas pusieron en marcha Hado's, una marca que eleva el concepto de joya al nivel de una obra de arte. "Antes de dedicarme al diseño de estas piezas hacía exposiciones de pintura, pero con la crisis cada vez se vendía menos", comenta Elena.

Elena comenzó entonces a diseñar bisutería y a venderla en algunas boutiques, que luego la comercializaban. "Pero poco a poco esos comercios también empezaron a cerrar", señala.

Ante tal panorama, Álvaro decidió que "había que hacer algo serio" con la creatividad que su mujer mostraba en sus invenciones. "Decidimos que en lugar de bisutería elaboraríamos joyas que se pudieran concebir como esculturas en sí mismas, que fueran algo diferente y único", afirma Elena. Y así nació Hado's.

Sin experiencia alguna en el mundo empresarial, Elena y Álvaro fueron desarrollando su idea de forma intuitiva. "No teníamos el concepto de montar una empresa, surgió como algo natural, y hacíamos cosas como registrar nuestras joyas y piezas como manera de proteger nuestro trabajo, pero sin saber muy bien los pasos a seguir", recuerdan.

A raíz de su ingreso en la Cámara de Comercio de Gran Canaria, su visión empresarial ha mejorado y crecido. "Hemos asistido a cursos que nos han ayudado mucho pero creo que la forma en la que surgió todo fue muy buena porque si llegamos a tener al principio toda la información que tenemos ahora de lo que es una empresa y de lo que hay que montar, igual no lo hubiéramos hecho, porque un artista no soporta tantas formalidades", confiesan.

Lo que siempre han tenido claro es que no han sentido miedo de embarcarse en este proyecto, a pesar de la coyuntura económica que atraviesa el país. "Soy artista y no sé hacer otra cosa. La seguridad de que todo va a ir bien me la da la propia crisis al enfrentarme día a día al reto de buscar nuevas ideas", afirma con contundencia Elena.

De las tiendas y boutiques, Elena y Álvaro pasaron a estar presentes en las tiendas de reconocidos museos. "Hemos vendido en el Museo Lis de Art Nouveau y Art Déco de Salamanca y en el Museo Würth de Arte Contemporáneo de La Rioja. En Canarias vendemos en el Tenerife Espacio de las Artes (TEA) y en el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM)", explican. Una evolución que ha hecho que la empresa facture 6.000 euros brutos en el último trimestre.

Entre sus objetivos de futuro está crecer y conseguir ser internacionales. "Tenemos previsto salir al exterior y buscar distribuidores aprovechando algunos productos que tenemos de venta masiva, que pueden ser más potentes para dar a conocer la parte artística de Hado's", apunta Álvaro. Además, junto a su extensión por diferentes museos de Europa y América, estos emprendedores quieren crear sus propios espacios Hado's. "Queremos que la marca esté presente en ciudades grandes como Bruselas, Londres, Berlín...", afirman con ilusión.