La compañía Cepsa no podrá almacenar ni comercializar combustible para los barcos desde sus depósitos del Puerto de La Luz durante tres años, tras su operación de compra de Chevron España, que en Canarias opera como Texaco. La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) impuso ayer esta restricción a la operadora ya que la suma de su almacenaje con los depósitos que posee Texaco en La Luz le dan una clara posición dominante en el negocio del bunkering.

Cepsa -que opera también con las firmas Ducar y Petrocan- cuenta con una capacidad de 170.000 metros cúbicos en el recinto grancanario, lo que unido a los 58.000 metros cúbicos de Texaco, le supone casi 230.000 metros cúbicos de almacenaje. El resto de operadores de combustibles del Puerto tienen una capacidad que oscila entre los 85.000 y los 50.000 metros cúbicos.

Esta restricción de Competencia durante tres años, tiempo que tardará la multinacional suiza Addax & Orix en terminar los depósitos que le convertirán en el principal suministrador de combustible en el Puerto, ya que tendrá una capacidad superior a la que tiene ahora Cepsa-Texaco.

Cepsa se volcará ahora en usar sus terminales de La Luz para suministrar combustible y carburantes al mercado de la automoción, eléctrico, la industria y los productos intermedios correspondientes a estos usos. Esta decisión de Competencia no le supone a la empresa un quebradero de cabeza en su negocio en Canarias ya que con la compra de Texaco se hace con una amplia red de gasolineras en las Islas, hasta un total de 60, frente a las ocho que tenía hasta ahora.

Las reglas del juego que imperan hasta ahora en el Puerto en el negocio del bunkering cambiarán cuando la multinacional suiza comience a operar, situación que coincidirá en el tiempo con la finalización de la restricción de Competencia, por lo que Cepsa pugnará directamente con Addax.

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) aprobó la operación por la que Cepsa adquiere el 100% de Chevron España con cuatro compromisos para compensar problemas de competencia. El organismo explica que la autorización está condicionada al cumplimiento de unas medidas propuestas por Cepsa y que resultan "suficientes" para solucionar los problemas de competencia detectados.