Dos personas fueron detenidas en la noche del miércoles por los actos vandálicos que se produjeron en Las Palmas de Gran Canaria durante la manifestación que recorrió gran parte de la ciudad como colofón de la huelga general, según confirmó ayer la Delegación del Gobierno.

Durante la marcha ciudadana, algunos de los participantes lanzaron piedras contra oficinas bancarias e instalaciones municipales, así como contra agentes de la Policía Nacional y de la Policía Canaria que velaban por que la protesta se desarrollara con seguridad. Estos últimos fueron los encargados de detener a los dos supuestos autores de vandalismo después de que rompieran la puerta de acceso al Edificio de Usos Múltiples III del Gobierno canario, en la calle León y Castillo.

La delegada del Gobierno, María del Carmen Hernández Bento, restó ayer importancia a esos incidentes, que ella atribuye a la actuación de "unos pocos frente a miles de ciudadanos que se manifestaron de forma pacífica y tranquila". La delegada considera que sería "injusto" que los actos de esos pocos descalificaran el comportamiento de la gran mayoría.

Hernández Bento defendió que el balance más importante de la huelga general en las Islas es que "fue una jornada que discurrió con absoluta normalidad, en la que se garantizó tanto el derecho de los que querían ir a la huelga y manifestarse como el de aquellas personas que quisieron trabajar".

Por el momento, no ha trascendido la identidad de los dos arrestados pero fuentes de la Policía Canaria señalan que se están estudiando las imágenes de la noche de la manifestación y que no se descarta que haya nuevas detenciones relacionadas con los mismos actos de delincuencia a lo largo de los próximos días.