"En Canarias, la mayor parte del daño ya está hecho". De ese modo se refirieron ayer fuentes de los trabajadores al proceso de ajuste anunciado por Bankia. Bruselas obliga a la entidad financiera a adelgazar su plantilla en un 28%, lo que supone 6.000 despidos. En la mesa de negociación celebrada el martes, la dirección del banco del que formó parte La Caja de Canarias puso sobre la mesa además una reducción salarial del 40%. Los sindicatos entienden que el reparto territorial de esos recortes no será idéntico en todas las comunidad autónomas españolas y afirman que el Archipiélago será uno de los territorios donde menor incidencia tendrán.

El argumento que manejan los representantes de los trabajadores es que en las Islas ya se han afrontado recortes de calado. En el momento de crearse el Sistema Institucional de Protección (SIP) que dio forma al Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, "se cerraron 67 oficinas de La Caja, en lugar de las 48 previstas inicialmente", afirmaron fuentes sindicales.

La exposición que hicieron el martes los mandatarios de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri es una primera oferta. De hecho, el próximo lunes volverá a reunirse la mesa de negociación en una continuación del diálogo previo a la presentación del expediente de regulación de empleo (ERE).

Ese intercambio de pareceres entre empresa y representantes de los trabajadores no tiene un periodo cerrado, si bien fuentes cercanas a la entidad entienden que no puede prolongarse en demasía. En Bankia saben que la celeridad en acometer reformas será bien vista en Europa, que aprobó el envío de 17.960 millones de euros.

En cuanto a la reducción de plantilla en Canarias, los sindicatos entienden que no será de aplicación el casi 30% que exige Bruselas. Por esos "daños" ya asumidos en el pasado y porque entre las exigencias llegadas desde la Comisión Europea se encuentra también la de que las entidades nacionalizadas que requieren de ayuda externa se replieguen a sus zonas de origen. Las Islas, vía La Caja, lo son para Bankia.

Si bien el propio Goirigolzarri anunció que el banco que preside continuará teniendo un ámbito de actuación nacional, es lógico pensar que los recortes de plantilla tengan mayor incidencia en las comunidades autónomas de las que no procedía ninguna de las siete cajas de ahorros que dieron forma al banco. Aplicando el porcentaje de despidos que exige Bruselas, 200 se concentrarían en el Archipiélago, pero los trabajadores esperan que no se superen los 120. Los datos exactos se conocerán cuando la empresa presente el ERE ante la autoridad laboral. El real decreto de octubre que aprobó el reglamento de los procedimientos de suspensión de contratos y reducción de jornada obliga a comunicar "el ámbito territorial de los despidos colectivos, suspensiones de contratos o reducciones de jornada".

Los sindicatos estiman que el impacto de las medidas dependerán de la capacidad de movilización de las plantillas. Por el momento, la empresa ofrece por los 6.000 despidos -5.000 en Bankia y 1.000 en las sociedades participadas- 22 días por año. Los trabajadores esperan un mejor acuerdo.

Z Despidos

6.000

Los sindicatos, a pesar del anuncio de la empresa de que finalmente serán 5.000 los despidos, aseguran que son 6.000 y que lo único que ha hecho la dirección es sacar los 1.000 que se producirán por la venta de sociedades participadas. Esperan que en las Islas el número de empleados afectados no sobrepase los 120.

Z Salarios

40%

Los representantes de los trabajadores esperan que la reducción salarial del 40% anunciada por Bankia tenga una menor incidencia en el Archipiélago. En Caja Madrid los empleados tenían 21 pagas y en Bancaja, 19; en La Caja, solo 17 y media. "Además incrementamos nuestro horario de trabajo en un 7%", explicaron fuentes sindicales, que entienden que de este modo ya se han asumido parte de los recortes.