Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Presidente de Fredica.

Rafael Pombriego: "Una empresa bien gestionada subsiste incluso en una crisis como la actual"

Rafael Pombriego, en la sede de Fredica de la capital grancanaria. SABRINA CEBALLOS

¿Cómo se está comportando este año la venta de vehículos?

Mejor que en años precedentes. En 2013 ya hubo una recuperación y hay fundamentos para pensar que 2014 puede ir por el mismo camino. Si las cosas no se tuercen, terminaremos el año por encima del 20% o el 30% y ese es un dato importantísimo. Eso sí, debemos tener en cuenta que la crisis nos dejó muy abajo, todo depende de con qué te compares, pero aunque estamos lejos de lo que sería normal en un mercado como el de las Islas, maduro y competitivo, que puede estar entre 60.000 y 65.000 unidades vendidas al año, podemos cerrar el ejercicio cerca de las 40.000.

¿Volverán alguna vez al nivel de ventas de 2007?

Ya le digo que queda recorrido para mejorar, pero las 100.000 unidades que vendimos en 2007 no creo que regresen. De hecho, no creo que aquello fuera real, sino un boom puntual de la economía.

Según el termómetro que para la economía representa este sector, ¿podemos decir que se nota una mejoría global?

Realmente, contra lo que sucede en otros, en el sector del automóvil se dan dos circunstancias especiales que no hacen necesario esperar a que la mejora de los datos macroeconómicos llegue al día a día. El primero de ellos es la buena marcha del turismo, que es un sector que repercute directamente en nuestras ventas. Tenemos un segmento de mercado que es el del rent a car, el alquiler de vehículos sin conductor, que ya el año pasado supuso prácticamente el 30% de las ventas y en 2014 va por el mismo camino. Por tanto, una parte importante del crecimiento que estamos teniendo es ajeno a la demanda interna.

¿Cuál es el segundo de esos factores específicos que colaboran en la mejora de las ventas?

Las ayudas. Resulta muy indicativo que nuestra mejoría coincida con la aplicación del primer plan PIVE y haya continuado hasta la actualidad, cuando ya vamos por el sexto. Esto ha permitido también que se incentive el consumo interno. Puede que sea algo artificial. De hecho, nos preguntamos qué ocurrirá cuando desaparezca este plan de ayudas.

¿En qué medida este plan PIVE ha sumado a la mejoría?

Ha sido fundamental. Aunque se calcula que el peso del acogimiento de Canarias en el conjunto del Estado es del 4%, podemos decir que en las Islas el 40% por ciento de las ventas llegan por esta vía. Ha sido un incentivo fundamental que, además, no tiene coste neto para la Administración, sino todo lo contrario.

Explíqueme eso.

Lo que se recauda en impuestos supera al volumen de las ayudas. IGIC, impuesto de matriculación e impuesto de rodaje el primer año. Otra de las especificidades que presenta este sector es que generamos ingresos fiscales al Estado, a la comunidad autónoma y a las corporaciones locales, a prácticamente todas las Administraciones Públicas. Aparte de Tráfico, cuyas tasas generan cantidades anuales importantes.

¿Qué estiman que ocurrirá cuando no existan estas ayudas?

Es una incógnita. De momento, hemos pedido que se mantengan en 2015 y este viernes el Consejo de Ministro decidió extender el PIVE 6 hasta final de año. Para el año próximo, los Presupuestos Generales del Estado establecen una partida de 175 millones de euros, ya dentro del PIVE 7. A lo largo del próximo ejercicio debe mantenerse. Entendemos que será un año en que la mejora económica se consolidará, pero es lógico que llegue el momento en que se tengan que acabar y, según nuestros cálculos, será a partir de 2016. Siempre contando con un escenario en el que el turismo continúe cosechando buenos resultados.

Volviendo a ese sector del rent a car,

Es el único que presta un servicio dentro del sector turístico sujeto a un tipo incrementado del 13,5%. No tiene mucho sentido que al cliente le cobren el 7% en el hotel y un 13,5% cuando alquila un coche. Prácticamente el 90% de los alquileres de vehículos los realizan turistas. Es lógico que reivindiquen el mismo trato que el resto de actores del turismo, estamos hablando de más de seis puntos de diferencia. Hoy en día nuestros precios son competitivos, pero puede suceder que la situación del turismo varíe y se complicará más si para entonces no tenemos una fiscalidad acorde. El alquiler de vehículos realiza una actividad importantísima para el conjunto de la economía de las Islas, porque reparte la riqueza que deja el turismo por todos los rincones. En el lugar más escondido puedes encontrar visitantes que han llegado allí a comer o a comprar artesanía en un vehículo de alquiler. Sin embargo, es un sector totalmente abandonado.

Y cuándo el año turístico es malo, ¿cómo lo sufren?

Se critica que el turismo no esté siendo un tractor en cuanto a la generación de empleo, pero si no fuera por esta rama de actividad, nos comeríamos unos a otros, eso está más claro que el agua. Representa el 30% del PIB y es un sector fundamental para la economía.

¿Qué confianza tienen depositada en el nuevo REF?

Hasta la fecha el REF no ha cumplido, sobre todo en la coyuntura económica actual. A lo mejor deberíamos haberlo centrado más en la inversión productiva, industrial. Habría sido muy importante para la economía de las Islas. Hasta el momento ha tenido utilidad para muchas empresas pero no ha generado un efecto positivo para paliar la crisis. Con las modificaciones mantiene lo que existe y puede ser un incentivo interesante, por ejemplo, con la mejora de la ZEC. Es verdad que ahora está mucho más controlado y quizá vaya a tener menos carácter especulativo. Lo que ocurre es que todas las herramientas son buenas si se utilizan correctamente y benefician al conjunto de los ciudadanos, pero si se quedan en el plano especulativo y no se aplican de manera eficiente, no van a servir de nada.

¿Qué introduciría?

En el régimen económico está claro que es necesario apostar por medidas que palíen nuestros condicionantes económicos como la lejanía. Eso está conseguido. Ahora, en la parte fiscal sería interesante que no solo las empresas se beneficien. Ceuta y Melilla tienen una rebaja del 50% en IRPF y a lo mejor esa habría sido una buena medida. La opinión es personal. Nosotros compartimos mesa conla CEOE y la CCE y, evidentemente, estamos con lo que se ha consensuado en esos foros. Al final, sipretendemos mejorar el consumo y teniendo en cuenta que subir salarios va a ser muy complicado, hay que establecer incentivos y este de rebajar el IRPF a todos puede ser muy interesante.

Alude a los salarios. ¿Debemos hacer caso a quienes sostienen que es necesario seguir ajustando por ese lado?

Las políticas de contención siempre son necesarias en una situación de crisis, pero el recorte salarial tampoco puede sostenerse indefinidamente. La gente hoy está preocupada con todo, con la democracia, con la política que se está desarrollando en materia laboral..., pero en una situación de restricción hay que recortar en muchos aspectos. El peso de lo laboral es importante y también se recorta empleo, que es lo que están haciendo las empresas españolas, además de recortar salarios para no despedir. Cuando las cosas mejoren también deberá mejorar este aspecto, la gente debe tener un poco de paciencia, porque venimos de una situación muy complicada. Hace dos o tres años, España estaba a punto de quebrar. A pesar de la reforma laboral el empresariado español, y el canario en particular, todavía tiene pánico a contar con plantillas pesadas. Ahora hay herramientas para que esa carga no sea definitiva, pero está muy metido en la piel de los empresarios y eso va a ser difícil que cambie rápidamente.

¿El ajuste en este sector está totalmente hecho?

Sí, pero la reforma laboral no llegó a tiempo y varias empresas han tenido que hacer ajustes por la vía del empleo. También es verdad que para la mayoría de las empresas que han desaparecido, la crisis solo las ha rematado, ha sido el golpe de gracia ante problemas que venían arrastrando. Una empresa medianamente bien gestionada, incluso en situaciones de crisis tan duras como esta, subsiste. De las alrededor de 80 empresas que teníamos antes de la crisis, hoy en día quedarán algo más de 50.

¿Se pasaron de frenada los políticos con el aumento de la presión fiscal en estos años?

Sí, y, además, en el caso del partido en el Gobierno central incumpliendo un compromiso electoral. Aparte de eso, muchas corporaciones locales han aprovechado para subir impuestos también. Si la contención salarial de la que hablábamos se mezcla con estas subidas de impuestos, el cóctel es tremendo y causa un grave perjuicio al consumo. A los empresarios nos hace falta que la gente tenga más dinero. Lo que no es de recibo es que las Administraciones Públicas, pese a la que está cayendo, y dentro de que es cierto que han recortado, continúen incrementando los gastos corrientes y de personal. Parecen estar esperando a que esto mejorar un poquito y seguir como antes. No se puede exigir que todo venga de una parte de la economía, la privada, también el peso de la administración es muy importante y todos debemos jugar al mismo juego. Y mientras, cae la inversión real, cuando debería suceder lo contrario. Hemos visto cómo se ha recortado el convenio de carreteras y no hay fondos para atender los compromisos de inversión. Tenemos paralizada la circunvalación, el anillo insular de Tenerife, la carretera de La Aldea...

¿Cómo les afecta que no se cambie con tanta alegría el parque móvil público?

No tiene tanta importancia como se puede creer, pero lógicamente se ha frenado. De todos modos, por ejemplo el parque móvil de la Policía Local de Las Palmas está obsoleto y habrá que cambiarlo, no queda otra. Quizá lo que habría que recortar son los coches oficiales, pero ya le digo que este no es un mercado decisivo para nosotros. Incluso a veces ni se venden los vehículos aquí, sino que son operaciones cerradas con la marca.

¿Tampoco ha caído aquí el mercado de los vehículos de lujo?

Todos los segmentos han caído. Vamos a ver, si estamos hablando de una persona que tiene 15 millones de euros en su cuenta, no creo que tenga problemas para comprar el coche que quiera, pero eso representa un porcentaje ínfimo de las ventas. Ahora bien, si hablamos de coches de alta gama, también hemos notado un serio bajón en Canarias. Para mejor entender, casi todo lo que se vende ahora son coches de gama media-baja, utilitarios, coches de tipo medio.

¿Ha habido mucha diversificación en el sector?

Puede haber habido casos concretos de algunas empresas, pero la mayoría se ha mantenido. Lo que sí se ha producido es una concentración cada vez mayor, el número de operadores o empresas del sector es menor. Antes había 40 sociedades y ahora prácticamente todo está en manos de seis o siete grupos. Está claro que había que concretar alianzas por economías de escala, para potenciar la diversidad en las líneas de negocio de las empresas y para reducir costes. Seis grupos se comen el 60% del sector en la actualidad.

¿Se han tenido que reinventar por la crisis?

No. A lo mejor sí ha cambiado la gestión, está mucho más centralizada. Se miran más los costes, los créditos, pero, por ejemplo, se decía que Internet iba a arrasar en el sector del automóvil y yo creo que está siendo una herramienta importante pero no ha arrasado. El cliente sigue visitando los concesionarios. Hay páginas web especializadas y todas las empresas tienen la suya propia. Las redes sociales han supuesto un incentivo más y es una parte nueva del negocio que hay que desarrollar, pero no ha supuesto un cambio radical con respecto a lo que teníamos hace siete años.

Compartir el artículo

stats