Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma de la ley turística vuelve a estancarse en el seno del Gobierno

El borrador recoge la sustitución de la categoría de cinco estrellas por parámetros de calidad

La reforma de la ley turística vuelve a estancarse en el seno del Gobierno

La reforma de la ley turística vuelve a estancarse en el seno del Gobierno

La reforma de la Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias sigue sobre la mesa del Gobierno de Canarias, a la espera de que se superen las últimas tensiones surgidas en torno a la conveniencia o no de aprobarla en estos momentos. El texto está preparado, en un artículado único, para ser enviado al Consejo Consultivo antes de su posterior remisión al Parlamento. De este modo, se daría cumplimiento al compromiso adquirido por el presidente del Gobierno de modificar la contestada normativa, tras una primera evaluación que ya se realizó en el último trimestre del año. El borrador incluye la eliminación de las limitaciones para la construcción de hoteles inferiores a las cinco estrellas mediante la introducción de nuevos parámetros de calidad vinculados a la sostenibilidad y la creación de empleo.

Ceder a las presiones

El documento, que ya fue debatido y aprobado en el momento de su evaluación, ha vuelto a ser objeto de presiones por parte de quienes se oponen a su modificación. Entre ellos, y de forma especialmente activa, la patronal hotelera tinerfeña. Así, en su balance de final de año, Ashotel reiteró su "apoyo condicional al necesario proceso de renovación y recualificación de la oferta alojativa obsoleta" y lamentó que "desde el Gobierno de Canarias se haya cedido a las presiones de algunos empresarios a la hora de modificar la exigencia de construir hoteles nuevos de cinco estrellas por criterios de ecoeficencia y sostenibilidad".

Los hoteleros de la provincia de Tenerife añaden que "esta modificación legal se traduce en un levantamiento de la moratoria, con la que no" están "de acuerdo". Y concluyen considerando que supondrá "hacer más agujeros a la destiladera del turismo".

Compartir el artículo

stats