Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paro se redujo en 2014 en 24 países de la UE y se sitúa de media en el 9,9%

El paro descendió en 1,71 millones de personas a lo largo de 2014 en la Unión Europea (UE), que cerró el ejercicio con un total de 24 millones de parados. La reducción de las listas fue de 693.000 en la zona monetaria del euro, donde aún buscan empleo 18,13 millones de desocupados, según la oficina estadística europea. El desempleo se redujo en 24 de los 28 países, incluido España, se mantuvo estable en Bélgica y aumentó en Finlandia, Italia y Francia.

Como consecuencia de esta leve mejora, las tasas europeas de desempleo se redujeron en cuatro décimas hasta afectar al 11,84% de la población activa en los 18 países de la zona euro y en 5 décimas -hasta el 9,9%- en los 28 que integran la Unión.

España se mantiene como la segunda economía de la UE con mayor porcentaje de paro en relación a su fuerza laboral (23,7%), sólo superada por Grecia, que anotó el 25,8% con datos contabilizados sólo hasta el mes de octubre.

El mayor desempleo europeo se concentra en los países del Sur de Europa y en algunos de la zona este el continente. Los mayores índices de fuerza laboral desocupada se localizan, por este orden, en Grecia, España, Chipre, Croacia, Portugal, Italia y Eslovaquia, todos ellos con regsitros que se sitúan por encima del promedio del euro. Estos países y otros cuatro (Bulgaria, Letonia, Irlanda y Francia) rebasan también la media de la UE. Mientras, las menores tasas de desempleo las disfrutan Alemania (4,8%), Austria (4,9%), República Checa y Malta (ambos, con el 5,8%), Luxemburgo y Reino Unido (5,9%) y Dinamarca (6,4%).

En cuanto al paro juvenil, parámetro en el que quedan englobados todos los demandantes de empleo menores de 25 años, España es el país de la UE con mayor tasa de paro (51,4%), rebasando en 30 puntos la media de la UE (21,4%) y el algo menos al 23% de la eurozona. Le siguen Grecia (50,6%), Croacia (44,8%) e Italia (42%).

Éxodo de parados

Los mayores descensos del paro se produjeron en Estonia, Bulgaria, Grecia, Hungría y Polonia, seguidos por un grupo de varios países entre lo que se incluye España. Esto obedeció a diferentes circunstancias, desde la propia creación de empleo, al éxodo de parados a otros países y al cambio metodológico que se hizo en abril y que en el caso español afloró 377.000 ocupados no contabilizados, y que fundamentalmente databan de la etapa de Zapatero.

Compartir el artículo

stats