Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El freno a las piscifactorías de Canarias impide crear 250 empleos

Los empresarios afrontan ya catorce meses sin poder poner en marcha nuevos proyectos ni mejorar los existentes

El freno a las piscifactorías de Canarias impide crear 250 empleos

La inversión de cerca de 50 millones de euros en la acuicultura canaria está a punto de esfumarse. La paralización del sector desde diciembre de 2013, y la consiguiente imposibilidad de poner en marcha nuevos proyectos, provoca que los empresarios comiencen a plantearse nuevas ubicaciones en las que poder desarrollar sus negocios. En términos de puestos de trabajo, el Archipiélago, con una tasa de paro superior al 30%, puede quedarse sin alrededor de 250 empleos de calidad.

En el último mes del año 2013 se suspendió la tramitación administrativa en el ámbito de la acuicultura por la inminente aprobación del Plan Regional de Ordenación de la Acuicultura de Canarias (Proac). Sin embargo, catorce meses después el documento acaba de entrar en la Consejería de Sostenibilidad para completar un trámite medioambiental.

Con solo tres sesiones plenarias previstas en lo que resta de legislatura y teniendo en cuenta, además, que una de ellas se consumirá para abordar el Debate sobre el Estado de la Nacionalidad Canaria, parece harto improbable que el plan pueda salir adelante antes de que la Cámara se disuelva para dar paso al periodo preelectoral.

Ultimado

El consejero de Pesca, Juan Ramón Hernández, señaló en los pasillos del Parlamento de Canarias esta misma semana que su departamento tiene todo ultimado. De hecho, ya no es donde se tramita. A su juicio, no queda nada para que se apruebe, pero lo cierto es que el proceso continúa alargándose.

Fue la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial la que lo redactó a través de la empresa pública Gesplan. Ahora le toca el turno a la de Sostenibilidad. El director general de Protección de la Naturaleza, Pedro Cuesta, señaló el viernes que el Proac llegó a su departamento el pasado 6 de febrero, por lo que no ha habido tiempo para abordarlo. Pero hay más. "Estamos analizando jurídicamente si realmente nos corresponde esa tramitación", explicó el propio Cuesta. Política Territorial lo remitió el pasado 29 de enero.

Es decir, ni siquiera está claro quién debe finalizarlo, lo que constituye otro factor que juega en contra de la posibilidad de que el plan vea la luz antes de poner fin a la octava legislatura de la Comunidad Autónoma de Canarias. Más aún teniendo en cuenta que cuando no falte ya ni una coma, debe pasar también por la Comisión de Ordenación Territorial y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac). Si este organismo pone alguna objeción, cuestión que no puede descartarse, ya será definitiva la imposibilidad de llegar a tiempo.

Quedar sobre la mesa significa prácticamente otro año de espera. Las elecciones autonómicas se celebrarán el próximo 24 de mayo y no será hasta la primera semana de julio cuando se conozca la composición del nuevo Gobierno regional. Solo el caso de que no cambien los consejeros implicados en la tramitación aceleraría la aprobación, pero lo normal es que se produzcan variaciones y deberá pasar un tiempo para que los nuevos responsables tomen contacto con la cuestión; además, con el verano de por medio.

Por eso, los empresarios del sector señalan la necesidad de que se dé marcha atrás y se restituya la tramitación administrativa de los proyectos. No confían ya en que el Proac sea una realidad en los próximos meses. "Solo queremos tener unas reglas del juego, que nos digan a qué atenernos para poder seguir trabajando en este sector", afirmó el gerente de la Asociación Canaria de Productores Acuícolas, Pedro Pablo García.

Tampoco las granjas que ya existen pueden realizar mejoras para continuar siendo competitivas, con lo que están quedando progresivamente fuera del mercado. Las explotaciones de pequeño tamaño que dieron forma al sector en un principio en el Archipiélago dejaron su sitio con el paso de los años a grandes grupos, con mayor capacidad de inversión y la necesidad de tomar decisiones en el menor tiempo posible para no perder cuota de mercado.

Según otras fuentes consultadas, la paralización política está poniendo en grave riesgo contratos millonarios como el que está a falta de rúbrica con una de las más importantes empresas españolas del sector de la alimentación, a la que se suministraría desde las Islas el 20% del total de los productos que pone a la venta en sus pescaderías.

El Proac está redactado al detalle y de hecho puede consultarse en la página web de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas. Sin embargo, a cada día que pasa sin estar aprobado, la acuicultura ve cómo se incrementa el riesgo de desaparecer de una región en la que en el pasado fue puntera.

Compartir el artículo

stats