20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Berlín acusa a Atenas de "juego sucio"

Los ecos de los ataques del primer ministro griego, Alexis Tsipras, a España y Portugal se prolongaron ayer con las reacciones de Alemania y la Comisión Europea. El Gobierno alemán calificó de "juego sucio" las acusaciones de Atenas de que los Gobiernos de Madrid y Lisboa quisieron sabotear el acuerdo entre Grecia y la UE para, de ese modo, ahorrarse riesgos políticos internos ante las elecciones que este mismo año se celebrarán en ambos países. "Esto en el Eurogrupo no se hace", declaró un portavoz germano.

En Bruselas, la Comisión Europea, que ha recibido las correspondientes quejas españolas y lusas, se negó, en contra de las peticiones de ambos países, a comentar la jugada, se centró en su papel de estricta mediación y resaltó su interés en que las partes cumplan los acuerdos alcanzados la pasada semana. Desde Atenas, mientras tanto, el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, aseguró que su Gobierno no aceptará el tramo del crédito comunitario pendiente de desembolso (7.200 millones de euros) si se supedita a la firma de un tercer rescate. Varufakis precisó que a finales de este mes o principios de abril se habrá completado la cooperación con los socios comunitarios, por lo tanto, será entonces cuando se proceda a su evaluación.

Compartir el artículo

stats