20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo Feria Internacional de Berlín

Fuerteventura se convierte en el principal destino alemán en verano

La Isla aumenta un 17% sus plazas aéreas mientras Gran Canaria, Lanzarote y Tenerife pierden reservas

Fuerteventura se convierte en el principal destino alemán en verano

Fuerteventura se convierte en el principal destino alemán en verano

Políticos y profesionales del sector turístico han puesto rumbo estos días a Berlín. En la capital germana se celebra desde ayer y hasta el próximo domingo la feria de turismo ITB, uno de los principales escaparates para Canarias ante el segundo mercado emisor de turistas. Casi tres millones de alemanes escogieron las Islas el año pasado para pasar sus vacaciones y los datos del primer mes de este año corroboran la tendencia al alza. De cara al verano, las aerolíneas ya han reservado 1,52 millones de plazas, un 4,3% más que el pasado año, gracias al crecimiento de Fuerteventura, que se convierte en el principal destino con aproximadamente 450.000 asientos.

Los 14 vuelos extras a la semana que la compañía SunExpress a través del turoperador FTI operará en la época estival entre Alemania y Fuerteventura son los que convierten a la isla en líder. Entre mayo y octubre, la isla majorera tiene previsto recibir un 17% más de visitantes teutones que en el mismo periodo del año pasado, según indicó ayer el Cabildo Insular en un comunicado. Este dato contrasta con los de otras islas como Tenerife, que sufre un serio revés en las previsiones con un 9,5% menos de reservas que en 2014 hasta situarse en las 404.000; o Gran Canaria, para donde se han puesto a la venta unos 420.000 billetes, que suponen un descenso del 0,8%. Lanzarote también arroja datos negativos, con una caída del 3% hasta los 175.000 asientos, mientras que La Palma logra crecer el 35% con 4.000 billetes a la venta, según fuentes del sector.

"Valoramos mucho el interés de Alemania por Fuerteventura porque además de ser un mercado fundamental para el sector turístico majorero, compartimos valores de conservación medioambiental como parte del modelo económico insular", destacó el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, durante la primera jornada de la ITB. "Es sin duda el mercado emisor líder para nuestro destino y un cliente de larga tradición para las empresas y profesionales de hostelería de Fuerteventura", recalcó el consejero de Turismo Blas Acosta.

La importancia del mercado alemán para Canarias volvió a reflejarse el año pasado, convirtiéndose una vez más en el segundo más importante en número de visitantes -sólo superado por el británico- con 2,9 millones de turistas, casi un 12% más que en 2013, que gastaron de media 1.127 euros. Por islas, Gran Canaria sigue siendo el principal destino, con 829.254 visitantes germanos, seguida de cerca por Fuerteventura, con 793.311. La isla majorera aspira a convertirse en la preferida de los teutones para pasar sus vacaciones si el crecimiento ya previsto para el verano se consolida en el resto del año.

El Cabildo de Gran Canaria, para afianzar su liderazgo, presenta este año en la ITB un pabellón propio. "Estamos muy contentos con nuestro stand porque lo que queremos es estar aquí con un nombre propio, marcarlo, porque somos el destino líder para los turistas alemanes", apuntó ayer desde Berlín el consejero de Turismo, Melchor Camón, quien agregó que de cara a la temporada veraniega aerolíneas de bajo coste como Ryanair y Norwegian han ampliado sus rutas con Alemania, lo que supondrá entre un 5% y un 10% más de plazas en vuelos regulares.

La participación de Gran Canaria con un pabellón diferenciado del resto ha provocado el enfado por parte de la patronal turística tinerfeña, que criticó que el Cabildo se aproveche del trabajo realizado por el Gobierno de Canarias al situar el expositor junto al stand del Archipiélago. "Si en Gran Canaria creen que ir de forma independiente diferencia su destino, nos parece perfecto, pero que sean valientes y se coloquen en otro lugar", declaró Jorge Marichal, presidente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel).

Marichal aseguró que la decisión del Cabildo "daña el concepto de unidad de destino" que recoge la Ley de Ordenación del Turismo de Canarias y solicitó al Ejecutivo regional modificar las bases de contratación de los expositores para prohibir que los stands de los organismos insulares estén situados junto al pabellón institucional de Canarias, aunque especificó que esto no debería de afectar a los de empresas u organismos de otra índole, según se indica en una nota remitida ayer por Ashotel.

Buenos augurios

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, que aprovecha esta feria turística para despedirse de los profesionales del sector antes de dejar la jefatura del Ejecutivo, se limitó a destacar la importancia del turismo germano para las Islas, que tuvo una "espectacular" progresión en 2014, y auguró buenos resultados de cara al presente ejercicio gracias a la mejoría de la conectividad aérea entre el Archipiélago y Alemania, que ya el año pasado movió a 5,8 millones de pasajeros. En este sentido, el aeropuerto de Dusseldorf fue el que registró un mayor flujo de viajeros con 1.020.738 personas, seguido de Fráncfort con 666.947, Hamburgo (569.599), Múnich (567.206) y Colonia (422.678).

Rivero comentó que los buenos registros del sector turístico en el Archipiélago, que el pasado año marcó su récord con 12,9 millones de visitantes, han conllevado un crecimiento económico en las Islas "que se ha traducido en la creación de 31.000 puestos de trabajo".

Por su parte, Tom Smulders, vicepresidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT), destacó la importancia de una feria como la ITB al estar destinada a "un cliente histórico, que fue de los primeros en llegar a las Islas después de los nórdicos" y para el que "casi no hace falta realizar promoción". De cara al verano, Smulders auguró que habrá "una enorme competencia". Por ello, se mostró contrario a la aplicación de una tasa turística. "El viajero mira con lupa el precio y el hecho de que sea 50 euros más caro o más barato puede ser lo que provoque que el cliente se decida por otro destino", explicó.

Compartir el artículo

stats