Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias, entre las regiones con más desahucios pese a que se reducen

Las Islas registran 1.204 lanzamientos en los tres primeros meses del año

El efecto del pinchazo de la burbuja inmobiliaria continúa presente y se observa con claridad en la estadística de lanzamientos -desahucios- correspondiente al primer trimestre de este año. En Canarias se adoptó 1.204 veces esta medida entre enero y marzo, lo que colocó a la comunidad autónoma como la quinta en que en mayor número de ocasiones los impagos concluyeron con la pérdida de la propiedad. A pesar de ello, fueron 163 menos que en el arranque del pasado año.

Los números recogidos por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no dejan lugar a las dudas. Son los puntos de la geografía española en que en mayor medida la inversión se decantó por el ladrillo los que ahora sufren con más rigor las consecuencias. A las Islas las aventajan, por este orden: Cataluña (4.420), Andalucía (2.857), Comunidad Valenciana (2.793) y Madrid (2.253). En toda España, se produjeron 18.869 lanzamientos, lo que representa un incremento con respecto al periodo enero-marzo de 2014 del 2,1%.

Cierto es que solo la mitad aproximada de los desahucios registrados en el Archipiélago supusieron el triste colofón a una ejecución hipotecaria. En 631 ocasiones fueron los impagos de las cuotas mensuales las que estuvieron en el origen, 75 menos (-10,6%) que en el primer trimestre de 2014, pero 147 más que hace dos años, lo que desvela que aún resta mucho camino para que la situación se normalice.

Otras 553 veces el motivo de la salida de una propiedad fue el impago de la mensualidad correspondiente al alquiler. En esta ocasión, las cifras sí se redujeron tanto con respecto a los tres primeros meses del pasado año (-50) como del anterior a este (-73).

La ejecución hipotecaria es el inicio de la acción judicial que decide el banco tras acumularse los impagos. No en todas las ocasiones concluyen en desahucio, si bien sí son el primer paso para que esto suceda. Tampoco todas las ejecuciones responden al impago de las cuotas de una vivienda hipotecada y ni siquiera la totalidad de dichas hipotecas judicializadas están constituidas para sutentar la compra de fincas urbanas; también incluyen suelo o comercios.

Fueron 818 las hipotecas sobre viviendas ejecutadas en los tres primeros meses de 2015 en el Archipiélago, lo que supone un notable decrecimiento del 43,8% con respecto al arranque del pasado año o, en términos absolutos, 639 menos. De esos inmuebles son propietarias 490 personas físicas y 328 jurídicas. Esta última cifra vuelve a denotar el error del excesivo apalancamiento -endeudamiento- contraído por las empresas en bienes que perdieron buena parte de su valor desde 2008.

En toda España, las ejecuciones hipotecarias iniciadas en el primer trimestre de este año llegaron hasta las 17.786. El 28,5% de ellas se realizaron sobre viviendas habituales de personas físicas y en otro 21,1% de los casos la propiedad correspondía a personas jurídicas.

También en el ámbito nacional se observa una reducción, aunque más tenue, del 6,5% y un total de 1.238 unidades menos que entre enero y marzo de 2014.

La estadística sobre el efecto que la crisis tiene en los órganos judiciales también incluye los concursos de acreedores presentados a lo largo del primer cuarto del año. En el Archipiélago, los juzgados de lo mercantil registraron 52 de estas medidas, quince menos que hace un año. En toda España ascendieron a 1.718 y la mejoría en términos relativos fue del 21,8%.

Compartir el artículo

stats