Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Madrid, Galicia y Canarias concentran las mayores fortunas de España

La declaración media patrimonial de los ricos fue de 2,9 millones El 0,3% de la población del Archipiélago acapara bienes por más de 17.800 millones

Madrid, Galicia y Canarias concentran las mayores fortunas de España

Madrid, Galicia y Canarias concentran las mayores fortunas de España

La crisis económica de los últimos años ha producido en España y en Canarias una de las mayores brechas de desigualdad social conocidas en la historia reciente y ha supuesto una quiebra en las condiciones de vida y en la expectativas vitales de muchos ciudadanos, pero ha servido en paralelo para agrandar las riquezas de otros. Mientras las clases medias y los trabajadores han sufrido los rigores de los recortes y la pérdida de derechos y servicios públicos esenciales, una minoría de privilegiados ha logrado incrementar sus ingresos. De hecho, desde el inicio de la crisis en 2007, paralelamente al empobrecimiento general ha ido aumentado considerablemente el número de multimillonarios, un fenómeno que se ha extendido por toda la geografía española pero que ha tenido especial incidencia en Canarias.

Así, según los datos hecho públicos por la Agencia Tributaria en relación con el Impuesto sobre el Patrimonio, el paso de la crisis deja en España más multimillonarios que nunca, ya que 471 contribuyentes declararon tener más de 30 millones en el último ejercicio computado, el del 2013. Esto supone un 6,3 % más que en 2012 y más del doble de los contabilizados en el inicio de la crisis en 2007, dónde únicamente 233 personas declararon un patrimonio por encima de esa cantidad. En Canarias se ha seguido idéntica dirección.

Según los datos facilitados por la consejería de Hacienda del Gobierno de Canarias, sólo siete personas declararon en 2007 disponer de un patrimonio total de más de 15 millones, cifra que se triplicó en 2011 hasta las 21 declaraciones, y que casi se mantuvo en el 2012, en el que 19 personas tributaron por fortunas superiores a esa cifra. También se incrementaron notablemente el número de declaraciones con un patrimonio total de entre 6 y 15 millones, pasando de las 33 que lo hicieron en 2007 a las 78 personas en 2011, y a las 79 de 2012.

La declaración del Impuesto sobre el Patrimonio ha estado sujeta en los últimos años a distintos vaivenes legislativos y normativos estatales y autonómicos, pero los datos de los tres últimos años, desde que fue recuperado en 2011 por el anterior gobierno socialista tras haberlo suspendido en 2008, constatan que la crisis no ha hecho mella entre los más ricos. Canarias está entre los territorios donde la declaración deja constancia del crecimiento de la desigualdad, ya que frente al alto porcentaje de ciudadanos en riesgo de exclusión social y con la tasa de desempleo más alto de todo el Estado, el número de declarantes no deja de crecer y su tasa media de riqueza declarada es de las más altas de España.

En 2013, un total de 6.092 contribuyentes canarios, el 3,4% del total de declarantes en España y el 0,3% de la población total de las Islas, declararon bienes por valor de 17.825 millones, lo que representa un patrimonio medio de 2,92 millones para el conjunto de todos ellos y el equivalente al 44,2 % del Producto Interior Bruto de la comunidad autónoma. Esa cantidad supone el 3,3% del total del impuesto declarado en todo el Estado, donde 178.481 contribuyentes declararon un patrimonio total de 537.106 millones, lo que supone una media de 3 millones. La recaudación por este tributo alcanzó los 929,5 millones, sólo 183.958 más que en 2012.

Aunque el patrimonio declarado por los más ricos en Canarias está apenas unas décimas por debajo de la media estatal, se sitúa sin embargo por encima del de la mayoría de las comunidades autónomas, colocándose en tercera posición sólo por debajo de Madrid y Galicia. Las altas medias de las declaraciones en estos dos territorios, de 8,1 y 4,1 millones respectivamente, elevan la estatal a los 3 millones, pero en todas las demás regiones las declaraciones arrojan una media inferior a esa cifra e inferior también a la canaria.

Cuatro regiones registran declaraciones medias similares a las de Canarias aunque algo inferiores, Comunidad Valenciana, con 2,91 millones; Murcia, con 2,7 millones; y Baleares y La Rioja, ambas con una media de 2,6 millones. Por debajo se ya sitúan Aragón y Castilla-La mancha con 2,4 millones, e incluso Cataluña con 2,3 millones de media. Los territorios donde sus ricos declaran un patrimonio medio menor son Extremadura, con 2 millones; y Castilla-León y Asturias, donde se declararon patrimonios medios por valor de 2,1 millones. Cabe señalar que algunas de esta regiones han tenido bonificado este impuesto, como es el caso de Madrid. Así, mientras en el resto del Estado están sujetos a este impuesto todos aquellos contribuyentes cuyos bienes de cualquier tipo (inmuebles, depósitos, valores, joyas, automóviles, etc.) superen los 700.000 euros, en Madrid esta declaración sólo afectará a los que superen los 2 millones de euros. Esto le ha costado a la comunidad autónoma 612 millones. El País Vasco y Navarra no están sujetas al impuesto estatal.

Durante los tres últimos años, el número de adinerados ha ido aumentado en Canarias desde la reforma del impuesto en 2011. Esa reforma hace imposible comparar los datos actuales con los de antes de la crisis. Así, mientras hasta el 2007 el límite de la base imponible se situaba en 108.000 euros o activos de más de 600.000, la reforma situó el mínimo en 700.000 euros o en dos millones según los casos. Eso ha supuesto que de los 30.118 declarantes que hubo en las Islas en el último año de la anterior fase, se pasara en 2011 a 5.869. Pero desde entonces no ha parado de crecer el número de acaudalados, más en 2012, hasta los 6.082, y muy moderadamente en el último ejercicio, hasta los mencionados 6.092.

Compartir el artículo

stats