Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo de aventura factura ya 50 millones en Canarias y sigue al alza

Unas 270 empresas y más de un millar de profesionales ofertan actividades de riesgo como escalada o barranquismo

El turismo de aventura se abre paso en Canarias. Esta modalidad turística tiene unas elevadas expectativas en el Archipiélago, donde ya mueve entre 40 y 50 millones de euros y hay 270 empresas y más de un millar de técnicos y profesionales en las Islas que se dedican a ofertar actividades en la naturaleza tanto a visitantes como a residentes. Sin embargo, este subsector adolece de un vacío legal porque la Comunidad Autónoma no ha aprobado aún una regulación específica para el mismo, mientras que la mayoría de las regiones sí cuentan con un decreto que define las actividades, la formación de los profesionales y las condiciones de las empresas que se dedican a este negocio.

El 10% de los turistas que vienen a Gran Canaria realizan alguna actividad relacionada con la naturaleza, lo que supuso 350.000 visitantes en 2014 y en el primer semestre de este año unos 170.000. El gasto medio de este tipo de modalidad es superior al turismo de sol y playa, a razón de una media de 1.400 euros frente a 1.107 euros. Estos datos los ofreció ayer la consejera de Turismo del Cabildo grancanario, Inés Jiménez, en las jornadas profesionales iniciadas en la capital grancanaria sobre turismo activo.

En el acto de inauguración, la directora general de Ordenación y Promoción Turística del Gobierno canario, Candelaria Umpiérrez, avanzó que el Ejecutivo estudiará las alegaciones presentadas al borrador elaborado al final de la anterior legislatura por parte de las asociaciones y empresarios del sector para adaptarlo a la realidad del turismo activo en las Islas. Asimismo se analizarán los decretos de otras comunidades.

El presidente nacional de las empresas de turismo activo, Ignacio Alonso, valoró la potencialidad que supone esta modalidad turística para Canarias, aunque se trata todavía de un subsector que está en pañales, por lo que tendrán todavía que definirse cuestiones como las disciplinas que lo integran, la formación que deben tener los monitores y profesionales, los niveles de riesgo y la seguridad. Alonso también anunció durante las jornadas que el turismo activo contará en breve con una formación específica, tanto a través de un ciclo formativo de FP como en las universidades. El nuevo título está autorizado por la Comisión Europea.

Entre las disciplinas que tienen cada vez más arraigo en Canarias figuran el senderismo, la escalada o el barranquismo. El vicepresidente de Activa Canarias, Sergio Gil, señala que se trata de una modalidad al alza y un tejido empresarial en auge porque el turismo activo se está poniendo de moda y es cada vez más demandado. La debilidad viene del tamaño de las empresas, normalmente microempresas o pymes de cuatro o seis personas que ofertan sus productos tanto a los turistas como a los residentes y que también acusan altas dosis de intrusismo.

Compartir el artículo

stats