Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias es la comunidad con más desempleados con títulos superiores

El paro entre los universitarios isleños cae un 11% en el último año, más que la media nacional

Al terminar el mes de septiembre tenían trabajo en las Islas 8.500 personas más con formación universitaria que doce meses antes. Este recorte del desempleo entre los ciudadanos canarios con estudios superiores, que en términos relativos es del 11,5% y supera al registrado en el conjunto del Estado (-9,6%), no impide, sin embargo, que el Archipiélago continúe presentando la peor tasa de paro de todas las comunidades autónomas para este grupo de población.

Dos de cada diez isleños (19,96%) que han finalizado su carrera universitaria y quieren trabajar no encuentran dónde hacerlo. Así se desprende de los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA). Claro, que las Islas cuentan con el serio hándicap de que si bien 8.500 universitarios encontraron empleo, otros 9.500 nuevos pasaron a engrosar la cifra de activos. En otras palabras, el número de jóvenes canarios que han finalizado sus estudios superiores y buscan trabajo creció un 2,98% entre septiembre de 2014 y el mismo mes de este año. El actual ritmo de creación de empleo no da para absorber a quienes ya estaban a la espera de una oportunidad laboral y a quienes se incorporan a esa situación.

Este crecimiento de la fuerza de trabajo disponible con nivel de estudios universitarios superó ampliamente al que se produjo en el conjunto de Estado (0,52%). En esta variable, la comparativa Canarias-España para la población universitaria no difiere esencialmente de la que se establece para toda la sociedad: mientras en las Islas la población activa creció un 2,25%, en todo el país se redujo un 0,15%.

Con la intensidad que muestran estos números, salir del furgón de cola del ranking de comunidades autónomas por incidencia del desempleo entre los universitarios se revela complicado. De los centros académicos salen más jóvenes de los que el mercado puede asumir. Andalucía (19,29%) sigue al Archipiélago con el segundo peor registro, ambas comunidades a gran distancia de la media nacional (13,01%) y a mucha más de Baleares (7,31%), que es la región que exhibe el mejor dato.

Con todo y a pesar del pesimismo al que pueden conducir los números, lo cierto es que la formación se revela como un factor esencial de cara a contar con más posibilidades de encontrar un empleo. Lo demuestra el desglose de los ocupados -quienes actualmente tienen trabajo- isleños por el nivel de estudios alcanzado.

El grupo más nutrido es precisamente el de quienes cuentan con estudios superiores. Un tercio (33%) del total de los residentes en las Islas que actualmente tienen empleo poseen este tipo de titulación académica, haciendo bueno el axioma de que la formación multiplica las posibilidades.

Eso a pesar de que la propia estructura económica canaria no lo pone fácil. El gran peso del turismo y, en menor medida, el comercio provoca que la mano de obra que más se demanda requiera de baja cualificación, lo que conduce a no pocos universitarios a emigrar a otros lugares en busca de un horizonte más despejado.

Esa exportación de talento preocupa en el Gobierno canario y es una de las claves que mejor explican la inclusión en una misma consejería de las competencias de Industria y Conocimiento. Lograr que el saber universitario se traspase al proceso productivo local resulta clave para mejorar la calidad del empleo. En la medida en que se consiga, las oportunidades para los universitarios canarios crecerán en las Islas.

Compartir el artículo

stats