Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Archipiélago es el mejor lugar de España para lanzar cohetes comerciales

PLD Space planea enviar al espacio el Arion-1 desde Huelva, pero señala que Canarias presenta grandes ventajas por su mayor proximidad al Ecuador

El Archipiélago es el mejor lugar de España para lanzar cohetes comerciales

El Archipiélago es el mejor lugar de España para lanzar cohetes comerciales

Una empresa privada, PLD Space, fundada por dos jóvenes que aún no han cumplido los 30 años, desarrolla en estos momentos la tecnología necesaria para el lanzamiento de cohetes desde España con fines comerciales. Su director general, Raúl Torres -28 años, ingeniero aeronáutico y biólogo- reconoce que hasta el momento no han mantenido contactos en las Islas para estudiar la posibilidad de establecer aquí la base de lanzamientos, pero no por falta de ganas. Asegura que Canarias cumple a la perfección "los criterios técnicos", su mayor proximidad al ecuador la convierte en el mejor lugar de España para ello.

El Arenosillo, una base militar de Huelva, es el punto que hasta el momento barajan Torres y su socio Raúl Verdú -27 años e ingeniero industrial- para el lanzamiento de los cohetes Arion-1 y Arion-2, naves de 10 y 20 metros respectivamente, que "transportan satélites y los ponen en órbita", señala Torres.

Como una mensajería

¿Qué satélites? "Para que se entienda, esto es como una mensajería. El cliente entrega un paquete y la empresa lo lleva de un punto a otro. A nosotros nos dan un satélite, nos dicen la órbita, la altura y la inclinación a la que debe ubicarse y nosotros prestamos ese servicio, no tiene más", explica Raúl Torres.

Ese es el resultado, pero en cohetes espaciales la tecnología es mucho más complicada, y también la cuestión económica. Un grupo de inversores apostó por ellos y lograron cerrar un millón de euros para realizar las pruebas de los motores en una base que asentaron en Teruel. Ahora se enfrentan al desarrollo del Arion-1 y para eso van a iniciar un road show con el objetivo de conseguir diez millones de euros; "siete serán de inversión privada", detalla el director general.

Ese primer cohete ya tendrá un uso comercial, con lo que parte de la inversión retornará. Incluso la propia aeronave lo hará. "El proyecto pasa por lograr la recuperación del cohete. Cuando, de regreso, está a determinada altura, se abre un paracaídas para frenarlo y, más tarde, un parapente que te lo devuelve al lugar del lanzamiento", explica Torres.

El porqué resultan más rentables los lanzamientos cuanto más cerca del Ecuador tiene su explicación en el movimiento de rotación de la Tierra. Aprovechar esa inercia permite un tamaño menor del cohete y menos cantidad también de combustible para propulsarlo. Además, habilita la posibilidad de enviar más satélites en su interior.

A pesar de que la base para el despegue no es una gran infraestructura -"más o menos un cuadrado de 15 metros de lado y nada a construir, todo se monta y se desmonta", señala el cofundador de PLD Space-, Torres afirma que, en el caso de llegar a estudiar con detenimiento la ubicación en las Islas y se obtenga un resultado negativo, "no se hace y punto".

A Raúl Torres no se le escapa que existe un precedente en las Islas, en concreto un proyecto del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) -"dependiente del Ministerio de Defensa", aclara- que en los años 90 intentó colocar en El Hierro su zona de lanzamiento. Aquella iniciativa despertó un movimiento social de rechazo, tal y como recordó la semana pasada la Asociación Ecologista Ossinisa.

Esa iniciativa tenía un perfil militar, como el propio Raúl Torres reconoce. La de PLD Space, "no", asegura. "Cada vez hay una mayor demanda de empresas e instituciones que necesitan colocar sus satélites en el espacio para desarrollar su trabajo; en el sector de las telecomunicaciones, de la ciencia...", enumera.

Lo de El Hierro tampoco es casual, ya que también se optimiza el resultado de los lanzamientos cuanto más al oeste se sitúe el punto de despegue, pero, insiste Torres, "hasta la fecha no se ha estudiado a fondo ningún lugar que no sea El Arenosillo. Es más, cuando hemos mirado por encima la posibilidad de lanzar más cerca del Ecuador, no nos hemos limitado a Canarias", región de la que asegura desconocer sus ventajas fiscales.

De recalar aquí, serían los primeros que lanzan desde tierra un cohete, pero no desde el aire. A principios de este siglo despegó desde el aeródromo de Gran Canaria un avión con uno de estos aparatos pegado a la panza. La empresa estadounidense Orbital Sciences Corporation comandó la acción, que puso en órbita, entre otros, el primer satélite con tecnología íntegramente española. También la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, junto a otros centros académicos, probó en 2012 el envío de pequeños satélites al espacio mediante un globo.

"En España hay gente muy buena, pero no se confía en ellos", asevera Raúl Torres antes de revelar que su verdadero objetivo es, precisamente, dar la oportunidad a muchos de esos jóvenes y predicar con el ejemplo a la hora de "hacer cosas nuevas". En una palabra, diversificar y aportar valor a la economía.

PLD Space la integran ahora mismo seis empleados, número que sus fundadores esperan multiplicar por cinco o seis antes de que finalice el año recién comenzado. "Sobre todo ingenieros, gente formada que solo podría participar en un proyecto de esta naturaleza haciendo las maletas y emigrando a Estados Unidos o París", sede de la Agencia Espacial Europea. De momento, van a contratar personal para mantener el banco de pruebas de Teruel, dar el salto dependerá de encontrar los diez millones que permitan avanzar en el desarrollo del Arion-1.

Compartir el artículo

stats