Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las rebajas y las devoluciones de Reyes abarrotan las tiendas

Los comercios ofrecen descuentos entre el 30 y el 50% para mantener el aumento de ventas de las navidades

Las rebajas y las devoluciones de Reyes abarrotan las tiendas

Las rebajas y las devoluciones de Reyes abarrotan las tiendas

Los comercios colgaron ayer de forma oficial el cartel de las rebajas de invierno, un período de dos meses en el que el sector isleño espera consolidar el incremento de las ventas del 6,3% logrado durante la campaña navideña. Las arterias comerciales de las Islas se abarrotaron de compradores desde primera hora de la mañana dispuestos a lograr su objetivo: atrapar antes que nadie las mejores gangas y devolver los regalos de Reyes no deseados. Los descuentos, que en la mayoría de tiendas, franquicias y grandes superficies oscilan entre el 30 y 50%, alcanzan en algunos casos el 75% para incentivar las compras. Tanto la Asociación Canaria de Medianas y Pequeñas Empresas de Distribución (Asodican) y la Federación Empresarial de Comercio de Las Palmas (Fedeco) consideran, además, que el ritmo de ventas no decaerá por la recuperación de la economía en el último año. Así, las estimaciones apuntan a que cada español gastará entre 70 y 85 euros de media.

Aunque las rebajas llegaron hace semanas a algunas tiendas, desde ayer es posible adquirir vaqueros a diez euros o cámaras digitales a la mitad de su precio original en la mayoría de los comercios de las Islas. En Triana, en Las Palmas de Gran Canaria, José Marrero tuvo que tomarse un descanso junto a su hermano pequeño Miguel en uno de los bancos de la calle comercial. Con cinco bolsas de diferentes tiendas en sus manos y 150 euros menos en sus carteras, debatían sobre la conveniencia de entrar en un comercio de calzado deportivo totalmente abarrotado. "No nos apetece hacer más colas de media hora, pero la vida del cazador de chollos nunca fue fácil", reconocía el mayor con una amplia sonrisa. Tras unos instantes de duda, finalmente se introducen entre la marabunta para adquirir sus deseos. Pero si en el exterior el ajetreo era intenso, en el interior era mayúsculo. Los dependientes no daban a abasto para atender a todas las peticiones. "No hemos podido parar en toda la mañana, es muy estresante", reconoce uno de ellos mientras los clientes no paran de pedirle nuevas tallas.

Las devoluciones de los regalos de los Reyes Magos unidas a la compra de nuevos artículos hacían más tediosas las colas, una tónica que se repetía en la mayoría de los comercios. No importaba que éstos se dedicaran al textil, decoración, bisutería o la electrónica, las esperas se sucedían tienda tras tienda. En algunos casos, incluso, fue necesario que el personal de seguridad se subiera a taburetes para vigilar que la jornada transcurriera con normalidad.

Eugenio Sánchez, presidente de Fedeco, indica que las rebajas suelen funcionar muy bien los 20 primeros días, por lo que son necesarios las contraofertas pasado este tiempo para que no decaigan. En este sentido coincide Daniela Díaz, una joven en busca de empleo que asegura que son necesarios más descuentos en una mayor selección de productos para que el ahorro sea mayor. María del Carmen Pérez, en cambio, no opina lo mismo. "Siempre vienen bien porque aunque sean cinco euros se nota en el bolsillo", insiste esta ama de casa cargada de bolsas junto a su hijo Jaime. Pero no solo los canarios se benefician de las rebajas de invierno, también los turistas que visitan en estas fechas las Islas. Es el caso de la suiza Christine Gisler, quien asegura entre risas que no se librará de pagar el exceso de equipaje en el aeropuerto tras su arrollador paseo de compras por Triana.

La vorágine de compras también se apreciaba en Mesa y López, otra zona comercial de la capital grancanaria. Los pasos de cebra de esta vía se llenaban de bolsas cada que los semáforos favorecían el paso de los peatones. El matrimonio formado por Jorge de Miguel y Elena Pérez estaba sorprendido de la cantidad de consumidores que ayer tomaron la calle. " Hay demasiada gente devolviendo y otros tantos entregados a las rebajas", insiste ella. Por eso, en un intento de abarcar más, aquellos que fueron acompañados el primer día de las rebajas se repartían las tiendas para efectuar sus compras. Esta técnica fue la empleada por Delia Santana y su madre Herminia Quintana en el Centro Comercial Las Arenas. "¡Divide y vencerás!", sostenía la hija con una bolsa cargada de zapatos, camisetas y bolsos para toda la familia. Pero no todo el mundo disfruta tanto del período de descuentos. El operario de Parques y Jardines Xerach Peñate reconocía su agobio a pesar del ahorro conseguido: "La mezcla de rebajas con Reyes es una auténtica locura".

Compartir el artículo

stats