Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los canarios retiran 2.759 millones en depósitos a plazo en solo dos años

El desplome de la rentabilidad de este producto tradicional financiero ha reducido en un 25,3% su volumen en el Archipiélago desde septiembre de 2013

Los canarios retiran 2.759 millones en depósitos a plazo en solo dos años

Los canarios retiran 2.759 millones en depósitos a plazo en solo dos años

El depósito bancario a plazo, el tradicional producto estrella de la industria financiera, pierde fuerza y clientela a medida que su rentabilidad se desploma. Los canarios confían cada vez menos en los depósitos a plazo fijo que ofrecen las entidades bancarias, principalmente por los bajos beneficios que están generando a cambio de ceder durante un periodo de tiempo unos ahorros ociosos a los bancos. Aunque los depósitos a largo plazo eran habitualmente los más usados, en tan solo dos años se han reducido en las Islas en 2.759 millones de euros, al pasar de 10.864 millones en septiembre de 2013 a 8.105 millones en el mismo periodo de 2015, el último dato que aparece en el Banco de España.

El descenso en estos dos años se sitúa en el 25,3%. Una disminución que se ha realizado de forma paulatina, pero constante, aunque alcanzó un máximo en diciembre de 2103, con 11.111 millones de euros. En cualquier caso los depósitos se han ido reduciendo cada trimestre desde entonces.

Plazo fijo en desuso

Parece que fue ayer cuando el gestor del banco llamaba para renovar el plazo fijo en el que muchas familias canarias habían invertido buena parte de sus ahorros al 5% de interés anual. ¿Qué ha sucedido para que esto parezca algo prehistórico y ya se oigan con normalidad ofertas cercanas o inferiores al 1%?

La retirada del dinero empezó a producirse en el momento en que las entidades financieras redujeron de manera drástica la remuneración del pasivo, para no perjudicar su cuenta de resultados. En 2013 y 2014, el Banco de España recomendó a las entidades que limitaran la rentabilidad que podían ofrecer a los depositantes, sobre todo en entidades de crédito intervenidas, lo que fue imitado de inmediato por las entidades saneadas. Según bancos consultados, una gran parte de ese dinero que se colocaba en depósitos a plazo se ha ido a contratar otros productos financieros, principalmente fondos de inversión, pero también bonos o depósitos estructurados vinculados a renta variable. Pero la crisis también ha hecho mella, y muchos de esos recursos se han utilizado para realizar amortizaciones anticipadas de la hipoteca, a saldar otras deudas o, simplemente, se ha destinado a consumir más.

Aunque otra parte importante de los fondos se ha quedado en las cuentas corrientes de los usuarios, que no se fían -no hay más que verlo que ocurrió con las preferentes- y prefieren tener sus ahorros disponibles por si en algún momento los necesitan. De este modo, mientras caen los depósitos a plazo, el dinero se traslada a otro tipo de depósitos de ahorro o a la vista (cuentas bancarias). Estos se incrementaron en Canarias en un 29,9%, desde los 10.510 millones de euros en septiembre de 2013 a 13.660 millones en el mismo mes del año pasado, con lo cual experimentaron un aumento de 3.150 millones de euros.

Este cambio está directamente vinculado con la evolución de los intereses que las entidades financieras están dispuestas a abonar por captar los recursos de sus clientes.

Los bancos han optado por lanzarse a comercializar los fondos de inversión, un producto que les permite ofrecer algo más de rentabilidad a su cliente, pero también cobrar mayores comisiones. Según expertos financieros, fuera de España lo más habitual es que el ahorro a largo plazo se canalice a través de este tipo de productos mientras que los depósitos a plazo no son tan frecuentes.

Una situación que se está trasladando no solo a Canarias sino al conjunto de las autonomías. De hecho, los depósitos a plazo han descendido en todas las comunidades. En un año la bajada ha sido de 101.000 millones de euros en el conjunto de las autonomías, siendo en Cataluña y Madrid donde más se han reducido. Canarias es la quinta comunidad que menos fondos tiene en depósitos a plazos.

Compartir el artículo

stats