Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perdida en el laberinto del desempleo

Una canaria busca trabajo desde 2008, supera la cuarentena y ha cotizado menos de cinco años

Dolores Valido, ayer en la capital grancanaria.

Dolores Valido, ayer en la capital grancanaria. YAIZA SOCORRO

Si Dolores Valido no ha perdido ya la esperanza de encontrar un empleo, es solo por no contradecir la popular afirmación de que es precisamente eso lo último que puede extraviarse de forma voluntaria. De la paciencia, la autoestima y las relaciones familiares, sin embargo, no puede afirmar que hayan permanecido a salvo de la erosión que genera entregar currículos, visitar oficinas de empleo y realizar cursos sin lograr que desde 2008 algo de eso cristalice en el retorno a un puesto de trabajo. "Quiero ser persona, no pido lujos, solo acostarme sabiendo que a la mañana siguiente tengo que atender una rutina", afirma.

Ha cumplido los 42 y entre el tiempo que lleva en paro y las veces en que ha podido trabajar, pero con contratos de media jornada, solo tiene cotizados cuatro años y diez meses. Ha pasado por ocho empresas diferentes y en ninguna ha logrado echar raíces. Piensa que "los jefes" deberían quedarse con "quienes hacen bien su trabajo", pero también sabe que eso "no es lo que se lleva ahora".

Asegura que tiene los nudillos pelados de haber tocado en infinidad de puertas. Y sigue haciéndolo, porque la situación familiar apremia. Su madre le da cobijo, pero esa es una situación que no se hace sostenible por más tiempo para una progenitora que quedó viuda en 1990 y atiende con su pensión tanto a ella como a su hermano, que tiene un hijo pequeño y también está ahora desempleado.

¿Qué le queda? "Buenas amigas y amigos que me animan a sobrellevar estos más de siete años tan complicados", afirma. En especial uno de ellos, con el que suele quedar cuando la angustia le oprime hasta el punto de hacerle difícil respirar y con el que puede "charlar y dar un paseo". Con todo, aún tiene tiempo de mirar en derredor para observar cómo personas de su generación se convierten en "gente perdida que no sabe a dónde ir" y termina por entregarse "a la bebida. Hay que poner solución a esto, es un fracaso de la sociedad", afirma.

Mientras pudo trabajar, la última vez como auxiliar administrativo en el Servicio Canario de Salud, asegura haberse encontrado con más de una sorpresa. Desde "mobbing", hasta un intento municipal para fomentar el voluntariado en el que vio cómo entraba "material, equipos, se hacía publicidad, carteles", en una palabra, se invirtió dinero. "Cuando yo ya no estaba allí, me llamaron para preguntarme dónde estaba ese proyecto", señala abriendo mucho los ojos para rememorar la sorpresa de saber en ese momento que todo el presupuesto se había ido por el desagüe.

A los ocho meses de vida, "un catarro mal curado" le generó una discapacidad auditiva del 41% que tiene reconocida. Le resultan "vacías" las palabras de quienes insisten en la necesidad de integrar en el mercado laboral a los colectivos que presentan especiales dificultades. Desde luego, no ha sido algo que le haya evitado pasar "ocho años llorando por las esquinas" y sí ha visto cómo algún empresario "hacían trampas" con su situación para lograr el mayor ahorro posible en la cotización a la Seguridad Social.

Hasta la fecha no ha hallado la fórmula que le permita tener "un proyecto de futuro". Estudió Delineación (Formación Profesional) y lo completó con un ciclo superior de gráfica publicitaria. Entre 2012 y 2014 realizó otro ciclo de Moda. En los años que lleva desempleada solo la han llamado del paro para realizar un curso, de modelismo de indumentaria (dirigido al teatro). Afirma que tenía que ver con lo que ella sabe hacer, aunque, "sin salida laboral".

Tras tanto tiempo, empieza a pensar que los años invertidos en formarse son parte del problema. Le dicen que sus conocimientos son "muy específicos y técnicos" y no hay ofertas de trabajo que cubrir con ellos. Así que, está "pensando eliminar todo del currículo para parecer analfabeta. A ver si así consigo que alguien se interese", asegura.

Compartir el artículo

stats